¿Dejar de fumar engorda?

Tabares 28 abril, 2013
Al dejar de fumar podemos ganar unos kilos, pero los beneficios que nos aporta el dejar este hábito son mucho mayores. Aumenta la ingesta de fibra para sentirte saciado y no excederte

Una de las tantas excusas que se ponen los fumadores para seguir consumiendo esta tan adictiva droga, es que seguro que ganarán unos kilos de más. ¿Pero qué hay de cierto en esto? ¿Es un mito o es una realidad contrastada? En primer lugar, hay que decir que dejar de fumar es lo mejor que podéis hacer en la vida.

Te puede ayudar a prevenir un cáncer tanto de pulmón como de piel entre otras cosas. Y encima, ahorrarás mucho dinero en cajetillas de tabaco. Algo muy importante en estos tiempos de crisis.

Mito o realidad

Bajo estas dos premisas, os diremos lo siguiente: Sí, todos los fumadores en general suelen ganar unos kilitos de más al dejar de fumar, pero tranquilos. Esto es algo completamente normal y pasajero.  ¿Pero cuál es la razón real de que al dejar de fumar ganemos peso?  Pues cuando un fumador consume una caja de 20 cigarrillos diarios, la nicotina en los mismos ayuda a “quemar” más de 250kcal.

Así mismo, el tabaco también da una sensación de saciedad que hace que perdamos un poco el apetito. Por ello, cuando dejamos de hacerlo, se produce  justamente el efecto contrario.  Y de ahí, que se puedan ganar entre 4 ó 8 kilos durante las primeras semanas. De hecho, muchas personas entran en una especie de shock al verse como engordan tanto, tomando esto como una excusa para volver a fumar.

Pero como os hemos dicho antes, estad tranquilos ya que estos “daños colaterales” no durarán más de 6 meses. Es más, transcurrido este  tiempo, vuestro cuerpo se acostumbrará a este más que saludable hábito para siempre. Sin embargo, si quieres que este efecto dure los menos posible cuidando un vuestra línea, os recomendamos que sigáis los siguientes consejos para que el “trauma” de dejar de fumar sea lo más llevadero posible.

Consejos para reducir su efecto

  • Bebed mucha agua. Lo ideal sería entre 2-3 litros diarios o incluso más. De esta manera conseguiréis saciar un poco vuestra ansia de fumar y vuestro apetito.  Así mismo, no estaría de más que tomaseis mucho zumo de naranja ya que os ayudará a “oxigenar” y limpiar vuestras venas de toda la nicotina depositada en las mismas.
  • Alimentos ricos en fibra. No engordan, no tienen apenas calorías, y suelen saciar bastante. Los cereales de avena para desayunar son realmente recomendables para empezar bien el día. Y además, os quitaréis ese “cigarrito de la mañana” que tan placentero resultar ser.
  • ¡Y mucho ejercicio! No hay mejor manera de olvidarse del tabaco que moviendo el esqueleto. Podéis sustituir una buena carrerita por el parque para deshaceros de esas 250kcal que se queman a través del tabaco. Además, con el ejercicio quemaréis también endorfinas (comúnmente llamada la “glándula de la felicidad”) que os ayudará a sentiros mejor con vosotros mismos.

En definitiva, como habréis comprobado dejar de fumar puede tener sus efectos adversos. Pero  tan solo a corto plazo. Tan solo necesitáis un poco de tesón y esfuerzo de vuestra parte para dejar este tan adictivo y poco saludable hábito. ¿A qué esperáis para dejar de fumar y ser una persona completamente sana?

Fotografía cortesía de raphael strada

Te puede gustar