Por qué hay que dejar dormir a los niños junto a los padres

Si a medianoche tu bebé se sube a tu cama, entonces es momento de leer este artículo. Que los hijos duerman junto a sus padres, según la edad, tiene pros y contras que debes conocer.

Quisieras dormir ocho horas sin pausa y de forma placentera, pero, de repente, escuchas ese llanto de tu bebé desde su habitación. En este artículo, descubrirás por qué hay que dejar dormir a los niños junto a los padres y cuáles son los pros y contras de esto.

Surgen varias dudas en los padres cuando sus hijos quieren dormir siempre junto a ellos. Si ocurre con mucha frecuencia, es importante considerar ciertos aspectos para garantizar un crecimiento óptimo en los niños. Si tú también tienes esta preocupación, sigue leyendo.

No es lo mismo que un bebé recién nacido duerma junto a sus padres, a que un niño de 10 años lo haga. Entre las edades de 3 a 7 años, estas experiencias pueden definir a la persona de por vida, según estudios realizados en España por Aláez Fernández y otros autores.

¿Cuáles son los beneficios de dejar dormir a los niños junto a los padres?

Niño durmiendo y su madre al lado.

Cada papá quiere compartir con su pequeño a su modo. Si el tuyo es dormir con él, puedes hacer que tu hijo logre descansar mucho mejor que antes. Cuando el bebé siente a uno de sus padres cerca, no tiene la necesidad de llorar. Podrás descansar mejor y despertar con una sonrisa en tu rostro.

Sabemos también que levantarse de la cama en la noche para atender a tu hijo, tiende a ser molesto. Dejar dormir a los niños junto a los padres es una opción cómoda para atender a su llanto de una forma más rápida.

La paz que te da tu pequeño al dormir contigo es inigualable. Al escoger algunas noches de la semana para descansar con él, podrán mejorar su vínculo familiar. De esta forma, disfrutarás esa etapa de la infancia de tu hijo que no se repite.

Leer también: ¿Cómo enseñar a tu hijo a dormir toda la noche?

1. Aumentan su seguridad personal debido a la sensación de protección

Cada vez que un bebé se despierta durante la noche y no encuentra a sus padres en la habitación, utilizará el llanto o los gritos como solución. Esto, no llega a suceder cuando duermen en el mismo espacio porque se sienten protegidos. Tomando en cuenta su edad, dejar dormir a los niños junto a los padres, ayudará a que todos tengan mejor sueño.

2. Se sienten amados

Pasar tiempo con tu hijo es importante para los sentimientos de ambos. En el caso de tu pequeño, este se sentirá más querido al pasar las noches contigo. Si eres de esos padres que tienden a estar ocupados por su trabajo y demás deberes, estos momentos especiales con tu niño pueden ayudarte a demostrar cuánto lo amas.

3. Tus hijos suelen tener un sueño tranquilo y sin incidentes

En varios momentos de la noche, algunos padres tienden a despertarse solo para ver si su hijo está durmiendo bien. Sin embargo, los bebés pueden tener un sueño tranquilo si duermes con ellos, ignorando la luz apagada, los ruidos de la noche y demás incidentes. Y si llegan a tener una pesadilla, al darse cuenta que estás cerca, pronto la olvidarán, pues se sentirán protegidos con tu presencia.

Bebé durmiendo con los padres.

4. Fortalecen la relación con los papás

Que lo primero y último que veas al dormir y despertar sea a tu hijo, no tiene precio. Lo mismo ocurre en la mente de ellos, ya que se sienten acompañados por los seres que más aman. Si ambos duermen en un espacio ideal, mejorarán su relación y podrán descansar las horas necesarias, para que así tengan un día productivo a la mañana siguiente.

Algunos aspectos negativos que debes tomar en cuenta

Dejar que los niños duerman junto a los padres, además de benificios, trae consigo algunas consecuencias. Puedes tener un hijo que necesite de ti cada dos o tres horas. Por lo que recurrirás a tu pequeño cada vez que esto ocurra.  Dicho desvelo podrá afectarte al día siguiente.

Te recomendamos que a la hora de dormir, tu pequeño descanse en un espacio donde no pueda sufrir de asfixia. Los movimientos inconscientes que hacemos al dormir podrían incomodar al niño, e incluso, llegar a lastimarlo.Si dejar dormir a los niños junto a los padres es aún una duda para ti, revisa los siguientes puntos. De esta forma, podrás llevar un balance en tu vida y en la de tu hijo.

1. Falta de intimidad en la relación

Al dormir solo con tu pareja, puedes tener una mejorar intimidad para la relación. Sin embargo, cuando incluyen a su hijo para descansar con ustedes, esto podría disminuir y acabar.

Si haces un equilibrio entre tu vida de madre y de pareja, podrán pasar buenos momentos juntos.

2. Poca independencia de los niños

La mayoría de las ocasiones, son las madres las que quieren dormir con sus hijos. Al hacer esto todos los días, le estás quitando la independencia de vivir experiencias por su cuenta. Este hecho podría crear ciertas marcas de la infancia en tu pequeño, que a futuro le podrían traer consecuencias, como también a ti.

Debes leer: Ayuda a tus hijos a controlar las emociones desde pequeños

3. Malcriadez en exceso

Dejar dormir a los niños junto a los padres muy seguido puede convertirlos en malcriados. Si tu hijo está entre los 5-7 años de edad, podrías conversar con él y quedar en dormir juntos algunas noches. La malcriadez aparece cuando se siente amparado en exceso por ti. El niño llega incluso a creer que las cosas malas que haga, serán aceptadas por ti.

Padres durmiendo con su bebé.

Si notas este tipo de comportamientos, es momento de hacerle saber que tú estás para corregirlo y guiarlo por el camino correcto.

Por más amor que le tengas, no puedes tolerar que tu hijo tenga una mala actitud.

Conclusión

¿Por qué dejar dormir a los niños junto a los padres? Pues porque es uno de los más hermosos momentos que puedes pasar con él. Crea hermosos recuerdos, pero también algunas consecuencias. Sabemos que como mamá puedes hallar el equilibrio para descansar con tu pequeño y también sin él.

La relación madre e hijo cambia con el paso del tiempo. Por eso, te recomendamos vivir estas pequeñas experiencias. Ambos tendrán lindo recuerdos.