Cómo dejar de fumar y desintoxicar los pulmones

Además de nuestra fuerza de voluntad, para no volver a fumar es importante que aumentemos el consumo de alimentos ricos en vitamina C, que nos ayudarán a evitar la recaída

Dejar de fumar no es fácil y lograr desintoxicar los pulmones tampoco es nada sencillo.

Si te has propuesto hacerlo, así que anota estos consejos que te permitirán acabar dejando este hábito tan nocivo para la salud de manera más rápida y sencilla.

Nunca es tarde para dar este importante paso, más aún si tenemos en cuenta lo positivo que esto puede ser para nuestra salud.

Y es que el humo del cigarrillo contiene más de 4000 sustancias químicas dañinas, como:

  • Nicotina
  • Monóxido de carbono
  • Alquitrán
  • Cianuro
  • Formol
  • Plomo

Todos estos componentes pueden producir una gran cantidad de desórdenes y generar enfermedades cancerosas y mortales.

Así pues, estas razones son más que poderosas para que intentes apartar este mal hábito de tu vida.

Cómo actúa la nicotina en nuestro cuerpo

spray-alla-nicotina

La nicotina genera una gran dependencia y de ahí que sea bastante difícil dejar de fumar. El cuerpo se acostumbra a la presencia de la misma en sangre y reacciona con el síndrome de abstinencia si no la tiene concentrada.

Entre los síntomas que se pueden presentar fruto de este síndrome encontramos:

  • Irritabilidad
  • Trastornos del sueño
  • Aumento de peso
  • Dificultad en la concentración
  • Trastornos gastrointestinales

Todo ello hace que dejarlo sea una experiencia para muchos absolutamente fallida.

Lee también: 7 cosas que debes evitar justo después de comer

Pasos para dejar de fumar

1. Toma la decisión

Nadie más que tú puede concienciarse para dejar de fumar. La nicotina es adictiva y dejarla requiere de una gran fuerza de voluntad.

Para ponértelo un poco más fácil piensa que fumar afecta a tu salud, apariencia, estilo de vida y a tus seres queridos.

2. Ponte una fecha

Ponte una fecha

Quizá te ayude planear una fecha límite para dejar de fumar. Ponla siempre cercana, de no más de 2 semanas, y no la pospongas. Así tú mismo podrás ir mentalizándote del paso que vas a dar.

3. Prepárate para los síntomas del síndrome abstinencia

Si fumas de forma habitual y dejas de hacerlo pasarás por el síndrome de abstinencia con total seguridad.

Debes prepararte mentalmente porque cuando dejes de fumar podrías experimentar los síntomas mencionados anteriormente y estos podrían llegar a echar por tierra todos tus esfuerzos.

4. Elige cómo hacerlo

El cigarrillo

Puedes dejar de fumar de un día para otro por completo o hacerlo de manera paulatina. En el caso de que prefieras la segunda opción, ponte plazos.

Eso sí, una vez dejes por completo el tabaco, evita darte la licencia de fumar de vez en cuando, ya que podrías recaer en la adicción.

5. Pide apoyo moral

Dejar de fumar no es una solución fácil de llevar a cabo, así que lo mejor será que impliques en dicho proceso a tus familiares y amigos.

Sobre todo, pídeles que te ayuden no fumando cerca de ti y que eviten ofrecerte un cigarrillo.

Visita este artículo: Cigarrillos electrónicos ¿una alternativa real?

6. Si es necesario, apóyate en el uso de cigarrillos electrónicos

Hay personas que les resulta más fácil dejar de fumar si utilizan cigarrillos electrónicos.

Según determinados estudios, usar cigarrillos electrónicos mientras dejas de fumar puede ayudarte a reducir o dejar dicho hábito. Si crees que no eres capaz, tenlo en cuenta.

Pasos para desintoxicar y limpiar los pulmones de la nicotina

Una vez has decidido dejar de fumar, toca desintoxicar y limpiar los pulmones. Este paso también requiere de una serie de hábitos.

Hidrátate bien

Hidratación

El agua te ayudará a eliminar la nicotina y te ayudará a contrarrestar el efecto de deshidratación que produce la presencia de esta sustancia en el cuerpo.

Apuesta por las verduras

Hay una serie de alimentos que pueden ayudarte a disminuir la dependencia de la nicotina.

Procura aumentar la ingesta de:

  • Apio
  • Calabacín
  • Brócoli
  • Espinaca
  • Zanahoria
  • Berenjena (betabel)
  • Pepino

Asimismo, debes evitar consumir muchos alimentos dulces, ya que contienen un alto contenido en azúcar y podrían incidir sobre las ganas de fumar.

Come fruta

Hay frutas con grandes beneficios para los pulmones. Te recomendamos todas aquellas ricas en vitamina C, como las naranjas y los kiwis.

Estas te aportan agua y ayudan a tu cuerpo a reponer las vitaminas que se reducen cuando uno fuma.

¿Quieres conocer más? Lee: 10 frutas ricas en potasio

No te olvides del jengibre

Jengibre

Gracias a su contenido en gingerol, esta raíz te ayudará a fortalecer tus bronquios y pulmones.

Además, te permitirá eliminar el exceso de flemas y mucosidades que el tabaco haya podido ocasionarte.

Consume ortiga

Gracias a la alta concentración de hierro que tiene podrás eliminar de tu cuerpo la acumulación de sustancias tóxicas que el tabaco te ha provocado. Puedes prepararte una infusión.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de ortiga (10 g)

Preparación

  • Calienta una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, añade la ortiga.
  • Deja que repose durante 10 minutos, cuela y consume.

Hazte baños de vapor con eucalipto

Los vahos de eucalipto te permitirán abrir las vías respiratorias y expulsar flemas y mucosidades que puedas haber acumulado por el tabaco.

Hazlo durante 15 minutos al día, antes de ir a dormir.

Te puede gustar