Deliciosa receta de lasaña sin pasta para una tarde en familia

La lasaña sin pasta no solo es una opción libre de gluten, sino que es una alternativa perfecta para incluir vegetales en nuestra dieta de forma diferente.

Puede que todo te parezca demasiado irreal como para poder creerlo y entendemos la duda. No obstante, a medida que sigas leyendo esta fabulosa receta de lasaña sin pasta, no te defraudará. Y no, no se trata de ningún truco o nada similar. Al final de cuentas, eres tú quien siempre tiene la última palabra.

La receta de lasaña sin pasta está ideada en principio para personas que tienen problemas para asimilar una sustancia que está muy presente en los carbohidratos que solemos comer: el gluten. Este peculiar elemento es dañino para algunos y de allí surge esta magnífica alternativa de la lasaña de toda la vida.

Ahora bien, lo interesante de todo el proceso es cómo harás para cambiar los ingredientes que solías emplear en una clásica lasaña para poder preparar lasaña sin pasta. No te preocupes, para este propósito existen muchas opciones, pero hoy nos descantaremos por solo un elemento: el calabacín.

Este sera el protagonista de toda esta receta y, antes de que frunzas el ceño, permítenos llevarte a través de la maleabilidad y la innovación que la cocina puede brindarte. Una nueva y nutritiva manera de cambiar la sémola por un vegetal que es increíble para tu salud y, en lo respectivo al sabor, no te defraudará.

Sin más, solo falta que te indiquemos todos los procedimientos que necesitas seguir para poder obtener esa deliciosa lasaña sin pasta, que además de exquisita en sabor te aportará nutrientes y es completamente libre de gluten, lo que es un plus. Incluso si no eres celiaco o sufres de problemas digestivos.

Procedimientos para hacer la deliciosa lasaña sin pasta

¿Por qué el calabacín como sustituto de la pasta?

Ahora bien, para responder adecuadamente a este pregunta debes entender que existe una gran gama de vegetales que sirven como sustitutos ideales de aquellos carbohidratos que por alguna razón el cuerpo no puede o rechaza asimilar. En este sentido, el calabacín es quizás la opción que mejor rédito te traerá y que al interactuar con los demás elementos presentes en la receta no hará que cambie el sabor.

En sí, algunas personas son muy reacios a consumir vegetales, por lo que sería aún peor que, además, transformaran por completo el recuerdo que se tiene de la clásica lasaña. Por otro lado, el calabacín es empleado también es una adaptación que tienen las personas veganas para con esta receta y el resultado siempre es delicioso. Así que no te limites, y prepárate para lo que estás por hacer en la cocina.

Descubre: 5 maneras de rebozar como variante al gluten

Receta de lasaña sin pasta

Ingredientes

  • 3 calabacines grandes en láminas delgadas (unos 900 g)
  • 2 ½ tazas de carne de res molida (unos 600 g)
  • 2 cebollas troceadas
  • 1 cucharada de ajo en polvo (15 g)
  • 1 pimiento rojo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml)
  • 1 lata de pasta de tomate (350 g)
  • 1 cucharada de albahaca molida (15 g)
  • 2 tazas de queso mozzarella rallado (230 g)
  • 1 pizca de tomillo seco
  • 1 cucharada de orégano seco (15 g)
  • 2 tazas de queso parmesano (230 g)
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 1 cucharada de sal (15 g)

Lee este artículo: Los tipos de queso más saludables

Preparación

  1. Lo primero que tienes que hacer es adecuar el tamaño de las láminas de calabacín para la receta de lasaña sin pasta. Lo ideal es que tengan 2 cm.
  2. Puedes emplear un pelador para este propósito para que te salga todo más sencillo.
  3. Precalienta el horno a 200 ºC y mantenlo durante toda la receta.
  4. Luego, calienta el aceite de oliva en una sartén y agregas la carne molida de res. Dejarás cocinar por 4 minutos a mediana intensidad.
  5. A continuación, añade el pimiento, previamente cortado en rodajas finas, ajo en polvo, y las cebollas troceadas para que adquiera sabor y condimento la carne.
  6. Pasados unos 3 minutos más, incorpora a la sartén los siguientes ingredientes: pasta de tomate, albahaca, tomillo, orégano, sal y pimienta. Mezcla muy bien y reduce la llama al mínimo para que dejes cocer por 5 minutos.
  7. En una recipiente refractario para el horno vierte un poco de la salsa de carne.
  8. Luego, será momento de acomodar las láminas del calabacín para el armado de la lasaña.
  9. Lo harás así: salsa de carne, unas 6 láminas, otra vez salsa de carne y así sucesivamente.
  10. Casi para terminar, las capas de queso puedes emplearlas cuando vayas por la mitad del armado, o colocarlas por encima como cubierta. La idea es que gratinen en el horno.
  11. Lleva al horno y deja ahí por 30 minutos. Pasado el tiempo indicado, retira, deja que enfríe un poco y ¡estará terminada la fabulosa lasaña sin pasta!