Deliciosas rosquillas de queso

Maite Córdova Vena · 2 agosto, 2019
Las rosquillas de queso son una preparación diferente y deliciosa que podemos aprovechar para sorprender a nuestros invitados o darnos un capricho de vez en cuando.

Por lo general, cuando nos hablan de rosquillas, solemos pensar de inmediato en la presentación dulce, recubierta por una capa de azúcar o bien, chocolate. Ahora bien, existe una variante muy apetitosa: las rosquillas de queso.

Si nos apetece un aperitivo salado diferente, que no sean las típicas galletas saladas, la siguiente receta nos vendrá como anillo al dedo. El ingrediente principal es el famoso queso de Mahón, un tipo de queso de vaca cuyo color amarillo, sabor y aroma resultan exquisitos. Cabe destacar que esta variedad de queso ayuda a que las rosquillas tomen la consistencia adecuada, ya que tiene una textura firme.

Rosquillas de queso, paso a paso

Ingredientes (12 porciones)

  • Aceite de oliva.
  • 1 cucharada de sal (15 g).
  • 2 huevos medianos (180 g).
  • 2 ramas de romero fresco.
  • 1 taza de harina de maíz (120 g).
  • 1 trozo de queso de Mahón (125 g).
  • 2 cucharaditas de levadura (10 g).
  • 1 taza de fécula de patata (200 g).
  • ½ taza de margarina de soja (100 g).
  • 2 cucharadas y media de zumo de naranja (25 ml).
  • 3 cucharadas de leche entera (30 ml).

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  2. Rallamos el trozo completo de queso de Mahón. Reservamos.
  3. En un bol, cascamos y batimos los huevos hasta integrar por completo las yemas y las claras.
  4. Aparte, mezclamos la harina, la sal, la levadura y la fécula de patata. Removemos con ayuda de una cuchara de madera.
  5. Derretimos la mantequilla hasta que quede líquida. A continuación, la añadimos a los huevos batidos y, finalmente, vertemos la leche.
  6. Llevamos la mezcla al bol con los ingredientes secos y mezclamos todo con ayuda de la batidora de mano. Debemos conseguir una mezcla más o menos espesa, con cierta flexibilidad.
  7. Añadimos el queso rallado a la masa y removemos bien con ayuda de una cuchara.
  8. Engrasamos una bandeja para horno con apenas un poco de aceite de oliva.
  9. Tomamos un poco de masa y procedemos a darle forma con las manos. Una vez tengamos listas varias rosquillas, las colocamos en la bandeja.
  10. Llevamos al horno durante 15 minutos y luego, extraemos un momento para rociar nuestras rosquillas de queso con el zumo de naranja.
  11. Horneamos otros 5 o 10 minutos (o simplemente hasta que estén bien doradas). Al momento de servir, añadimos el romero por encima.

Lee este artículo: ¿Cuál es el queso más saludable para nuestro organismo?

Otra versión de las rosquillas de queso

Ingredientes (8 porciones)

  • Sal (al gusto).
  • 3 cucharadas de natillas casera (30 ml).
  • 3 cucharadas de queso duro, salado (30 g).
  • 1 cucharada de azúcar blanco (10 g).
  • ½ cucharadita de polvo de hornear (2,5 g).
  • 3 cucharadas de leche agria (30 ml).
  • 1 taza de maíz cascado amarillo (100 g).

Preparación

  1. Rallamos el queso duro. Reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  3. En un bol, incorporamos el maíz cascado, el azúcar, la sal y el polvo de hornear. Añadimos la leche agria junto con la nata y mezclamos todo con una cuchara. Obtendremos una masa muy similar a la que se utiliza para preparar arepas y empanadas.
  4. A continuación, agregamos el queso rallado a la masa y procedemos a amasar. Para ello, deberemos tener las manos ligeramente humedecidas con un poco de agua para que no se nos pegue a los dedos.
  5. Una vez que la masa sea lo suficientemente flexible, comenzamos a formar las rosquillas.
  6. Engrasamos ligeramente una bandeja para horno (con un poco de aceite o margarina) y colocamos encima las rosquillas.
  7. Llevamos al horno durante media hora (o hasta que estén doradas).

No te lo pierdas: Receta para preparar yogur griego en casa

La salsa ideal para acompañar las rosquillas

Las rosquillas de queso son un aperitivo que se puede acompañar por una gran variedad de salsas. No obstante, las más recomendadas son las que se preparan a partir de yogur natural, ya que consiguen resaltar el sabor del queso de una forma única. A continuación te dejamos una receta muy sencilla.

Ingredientes

  • Yogur griego (100 mg).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (30 ml).
  • 4 cucharadas de zumo de limón (40 ml).
  • 3 cucharaditas de perejil fresco recién picado (15 g).
  • Condimentos: sal y pimienta negra recién molida.
  • Opcional: 1 puerro pequeño.

Preparación

  1. Colocamos el yogur griego en un bol y le agregamos el aceite de oliva. Removemos con una cuchara.
  2. Aparte, picamos finamente el perejil.
  3. Condimentamos el yogur al gusto y agregamos el perejil.
  4. Si decidimos incorporar el puerro, deberemos picarlo en trozos pequeños y añadirlo a la mezcla.
  5. Finalmente, añadimos el zumo de limón, removemos y dejamos reposar un par de minutos antes de servir.

A tener en cuenta

Debemos ser prudentes con el uso de la sal para que el resultado final quede con un buen punto. Por otra parte, si optamos por otra variedad de queso (menos salada), habrá que hacer los ajustes pertinentes en cuanto a sazón.

Imagen de portada cortesía de: FoodNetwork.co.uk/