Dengue

El virus del dengue pertenece al género Flavivirus, y es una de las infecciones más extendidas en las regiones de clima tropical.

El dengue es una enfermedad infecciosa que se transmite por la picadura de mosquitos hembra, principalmente de la especie Aedes aegypti y, en menor grado, de Aedes albopictus. Puede cursar de forma asintomática, aunque la mayoría de los casos se manifiestan con síntomas gripales y malestar general.

La enfermedad puede evolucionar y presentar complicaciones, convirtiéndose en un cuadro potencialmente mortal, conocido como dengue grave o dengue hemorrágico. De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de la mitad de la población del mundo tiene riesgos de contraer esta enfermedad, sobre todo en las zonas urbanas y semiurbanas.

Causas del dengue

Se produce por la infección del virus del dengue (DENV), perteneciente al género Flavivirus, de la familia Flaviviridae que, al mismo tiempo, pertenece al grupo de los arbovirus. Existen cuatro serotipos del virus, los cuales se designan con las abreviaturas DENV-1, DENV-2, DENV-3 y DENV-4.

Los pacientes infectados por uno de los serotipos del virus quedan inmunizados de forma permanente contra ese tipo; sin embargo, puede producirse un nuevo episodio por otro serotipo diferente. En tales casos aumenta de forma considerable el riesgo de padecer dengue grave.

Ver también: ¿Cómo podemos prevenir el dengue?

Factores de riesgo

Factores de riesgo d

  • Densidad de población de moderada a alta.
  • Incremento de los viajes e intercambio comercial.
  • La resistencia del vector Aedes aegypti a los insecticidas.
  • Falta de mantenimiento a solares yermos y microvertederos.
  • No disponibilidad de productos biológicos para la prevención de la enfermedad.
  • Características de las viviendas inadecuadas, desagües obstruidos por los desechos.
  • Vivir en zonas urbanas y semiurbanas, principalmente de países tropicales y subtropicales.
  • Recolección de desechos sólidos inadecuados, neumáticos desechados, chatarra, entre otros.
  • Agua almacenada en recipientes inadecuados y destapados, los cuales constituyen criaderos del mosquito.

Síntomas

Los síntomas del dengue suelen iniciar después de un período de incubación que puede variar de 5 a 8 días después de la picadura del mosquito. Se manifiesta con la aparición de fiebre alta, de hasta 40.5°C, la cual puede venir acompañada con:

  • Debilidad y cansancio.
  • Dolores de cabeza intensos.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Dolor alrededor de los ojos y detrás de los globos oculares.

Al tercer día de la fiebre, puede producirse una erupción generalizada de color rojo, la cual dura 2 o 3 días; sin embargo, si la enfermedad se sigue desarrollando, puede presentarse una segunda erupción similar al sarampión. Otros síntomas incluyen:

Tras sufrir la fiebre inicial, algunos pacientes pueden experimentar síntomas graves, característicos del dengue hemorrágico. Estos incluyen hemorragias por el tubo digestivo (y por ende, se detecta la presencia de sangre en la orina), sangrados por las encías, erupciones cutáneas, dolor abdominal, vómitos persistentes y respiración acelerada.

Diagnóstico

sangre 0

Para dar el diagnóstico se procede a realizar una entrevista al paciente, en la cual se le pregunta si ha viajado recientemente a zonas endémicas u otro medio de exposición a criaderos de mosquitos. Esto es fundamental para descartar otras enfermedades tropicales, especialmente la malaria y el paludismo.

Las pruebas que se realizan para diagnosticar esta enfermedad incluyen:

  • Pruebas de la función hepática.
  • Conteo sanguíneo completo (CSC).
  • Título de anticuerpos para los tipos del virus del dengue.
  • Examen de reacción en cadena de la polimerasa (RCP) para los tipos del virus del dengue.

¿Quieres conocer más?  ¿Cómo evitar el contagio por chikungunya?

Tratamiento

tratamiento Paracetamol

No existe un fármaco en particular para combatir esta enfermedad, por lo que se recurre a un tratamiento para aliviar los síntomas y reducir el riesgo de complicaciones. Por ejemplo, para controlar la fiebre alta se utiliza el paracetamol (acetaminofén). Por otra parte, para prevenir la deshidratación se aconseja que se tome líquidos en abundancia así como también guardar reposo.

Nunca se deben emplear analgésicos del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos, como la aspirina (ácido acetilsalicílico), el ibuprofeno y naproxeno

Si existe alguna manifestación de dengue grave, es primordial que el paciente acuda de inmediato al médico, ya que probablemente va a necesitar suministro de medicamentos por vía endovenosa e, incluso, podría ser necesaria la administración de concentrado de plaquetas o de transfusiones de sangre.

  • Thomas SJ, Endy TP, Rothman AL, Barrett AD. Flaviviruses (dengue, yellow fever, Japanese encephalitis, West Nile encephalitis, St. Louis encephalitis, tick-borne encephalitis, Kyasanur forest disease, Alkhurma hemorrhagic fever, Zika). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 155.
  • Yacoub S, Garrar J. Dengue. In: Farrar J, Hotez PJ, Junghanss T, Kang G, Lalloo D, White NJ, eds. Manson's Tropical Diseases. 23rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 15.
  • «Etymologia: dengue» (PDF). Emerging Infectious Diseases 12 (6): 893. 2006.
  • Gubler DJ (julio de 1998). «Dengue and dengue hemorrhagic fever». Clinical microbiology reviews 11 (3): 480-96. PMC 88892. PMID 9665979.