Dentífricos naturales sin sulfatos y sin flúor, la opción más saludable

Elena Martínez · 5 diciembre, 2017
A la hora de elegir dentífricos naturales es muy importante asegurarnos de elegir ingredientes aptos para el consumo y elegir aquellos cuya textura no dañe el esmalte dental

Los dentífricos son productos que deberían ser beneficiosos para nuestros dientes y encías, pero también para nuestra salud en general.

No obstante, la mayoría contienen ingredientes que podrían resultar perjudiciales a largo plazo. Por este motivo recomendamos optar por dentífricos naturales, libres de sulfatos, flúor, etc.

Descubre en este artículo cuáles son los dentífricos naturales que puedes usar para cuidar tu boca sin ningún riesgo para tu salud. 

¿Qué contienen los dentífricos convencionales?

Los dentífricos convencionales que podemos encontrar en cualquier supermercado o farmacia prometen diferentes resultados: prevenir la caries, eliminar el sarro, blanquear los dientes, desinflamar las encías, etc.

No obstante, para lograr estos objetivos incluyen componentes que pueden causar algunos efectos secundarios tanto en nuestra boca como a diferentes órganos de nuestro cuerpo.

La boca es el interior de nuestro organismo y tiene un alto poder absorbente, de manera que todo lo que introducimos pasa con mucha rapidez al torrente sanguíneo.

Por este motivo es fundamental controlar bien cuáles son estos componentes que contienen los dentífricos convencionales.

¿Quieres conocer más? Elimina el colesterol y limpia el torrente sanguíneo con esta antigua receta china

Flúor

Flúor

Los dentífricos contienen flúor por sus propiedades antibacterianas. Algunos estudios han demostrado su efecto positivo a la hora de prevenir la caries.

No obstante, un exceso de flúor también puede tener efectos perjudiciales en nuestro organismo.

Y, aunque la cantidad que contienen los dentífricos no es tóxica, hay que tener en cuenta que el flúor también está presente en el agua que bebemos, algunos alimentos, etc. 

Efectos negativos del exceso de flúor en la salud:

  • Causa trastornos digestivos.
  • A la larga debilita el esmalte dental.
  • Ocasiona un desgaste en los huesos.
  • Reduce la producción de melatonina.
  • Aumenta la absorción de aluminio en el cerebro, lo cual, a largo plazo, puede ocasionar párkinson o alzhéimer.
  • Altera los niveles hormonales.

Sulfatos

Los sulfatos, que solemos encontrar bajo el nombre de laurilsulfato de sodio (SLS), son los componentes que provocan la espuma en nuestra pasta de dientes.

No obstante, además de alterar las papilas gustativas, algunos estudios sugieren que los sulfatos también pueden causar aftas, irritación e incluso contener sustancias potencialmente cancerígenas. 

La espuma no es imprescindible para tener una boca limpia, a pesar de las imágenes publicitarias que nos invaden.

Lo importante es que los ingredientes tengan propiedades bactericidas, lo cual también podemos conseguir con los dentífricos naturales y sin ningún riesgo para nuestra salud.

shutterstock.com

Dentífricos naturales

Aceite de coco

aceite-coco

El aceite de coco virgen extra tiene la capacidad de prevenir y combatir las bacterias que se acumulan en la boca y los dientes, además de reducir la inflamación de las encías.

Es un alimento sin ningún riesgo para la salud, por lo cual podemos usarlo y consumirlo a cualquier edad.

Se puede usar como dentífrico o como enjuague final, o bien para realizar las sencilla y efectiva técnica de los enjuagues de aceite en ayunas.

Este método antiguo es muy beneficioso para cuidar la boca y para eliminar las toxinas que se acumulan en todo el tracto digestivo.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales son un milagro para la salud si los elegimos de buena calidad y sabemos usarlos de la manera correcta.

No podemos usar cualquier aceite esencial como dentífrico, ya que algunos podrían causarnos irritación.

Lo importante es asegurarnos de que sean de uso oral (ya que no todos lo son) y diluirlos siempre en algún aceite base, como por ejemplo el aceite de coco.

  • Aceite esencial de clavo: Antiséptico y antimicrobiano, también calma los dolores de dientes y encías.
  • Aceite esencial de menta: Refrescante y bactericida.
  • Aceite esencial de limón: Tiene un alto poder blanqueador e higiénico, además de un delicioso sabor.

Ver también: 6 aceites esenciales que te ayudan a bajar de peso

Bicarbonato de sodio

baking soda

El bicarbonato de sodio, si lo usamos bien fino para no rallar el esmalte, es excelente para nuestra dentadura, ya que ayuda a blanquear los dientes, prevenir el sarro y equilibrar el pH de la boca.

Cuando el pH es demasiado ácido, la boca se convierte en una parte del cuerpo muy vulnerable para todo tipo de bacterias.

Sal marina

La sal marina estimula la producción de saliva para potenciar la autolimpieza natural de la boca, a la vez que aporta una gran cantidad de minerales para tener una dentadura resistente y bonita.

Además, ayuda a reducir el sarro y prevenir la caries.