5 depredadores que te rodean cada día y que debes conocer

Aunque los depredadores emocionales nos quieran neutralizar y acabar con nuestras ilusiones, solo nosotros tenemos esa capacidad de saber hasta dónde podemos y queremos llegar y nadie más puede ponernos límites

Los depredadores cumplen un fin muy concreto en todo ecosistema: mantener el equilibrio.

Ahora bien, si nos alejamos del entorno salvaje y nos centramos en nuestros entornos cotidianos, emergen otro tipo de depredadores de perfil más peligroso.

Lejos de mantener un equilibrio natural, lo que consiguen este tipo de depredadores es atentar contra él.

Hablamos, por ejemplo, de esas personas que vulneran la armonía de un hogar, de un escenario de trabajo, de nuestra vida al fin y al cabo.

Existen muchos tipo de depredadores. Sin embargo, debemos ser conscientes de un aspecto: no solo existen enemigos a nuestro alrededor.

También en nuestro ser interno habitan poderosos depredadores que vulneran nuestra capacidad de crecimiento personal.

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte de ellos.

1. Los depredadores que atentan contra nuestro equilibrio emocional

Una de las máximas aspiraciones que tenemos a lo largo de nuestro ciclo vital es poder adquirir, tarde o temprano, una adecuada competencia emocional.

  • Nos referimos a esa capacidad de tomar decisiones para ser responsable de las consecuencias. De poder decidir, sin ser dominados o influenciados por otros.
  • Dimensiones como la autoestima, la asertividad y la resiliencia conforman esta aspiración que tanta dignidad nos confiere.

Ahora bien, en ocasiones, a nuestro alrededor habitan auténticos depredadores emocionales que coartan todas estas aspiraciones:

  • Son personas que disfrutan ejerciendo el poder sobre nosotros.
  • Son hábiles en manipulación emocional, sagaces arquitectos de la mentira, el desprecio y la ironía más destructiva.

Lo más complejo de todo ello es que, a menudo, compartimos lazos afectivos muy íntimos con este tipo de depredadores.

Descubre 5 cosas buenas que debes esperar de ti todo el tiempo

2. Los depredadores que te aferran en el interior de tu zona de confort

pies playa mattsabo17

Todos hallamos un relativo equilibrio en nuestras zonas de confort. Nada escapa a nuestro control, no hay riesgos, no hay miedo y todo nos es conocido.

  • Sin embargo, nada nuevo acontece en estos espacios donde la rutina puede, poco a poco, apagar nuestro bienestar, nuestra capacidad de ser libres, creativos y más maduros.
  • Lo creamos o no, uno de los depredadores más voraces es ese que habita en nuestra mente: el miedo.
  • Es él quien pone alambradas a nuestra felicidad, él quien nos arrincona en lo cotidiano porque nos susurra aquello de que “lo diferente o lo imprevisto es malo o peligroso”.

3. Los depredadores que te dicen “tú no sabes”, “tú no mereces”

mujer-con-lobo

¿Te ha pasado esto mismo alguna vez? Alguien, en un momento dado, te dijo eso de “deja de ilusionarte por ese proyecto, tú no estás preparado para ello”, “No te fijes en esa persona, es demasiado para ti”…

  • Debes recordar que nadie tiene la facultad de adivinar el futuro, ni aún menos dudar de ti.
  • Quien gusta de poner límites a tus oportunidades y aspiraciones es porque desea tenerte bajo su control y evitar, además, que seas más valiente que él, más digno y capaz de alcanzar tus sueños.
  • Los límites en tu vida solo los pones tú. Deja a un lado a estos depredadores de la oportunidad, a estos destructores de sueños que lo único que quieren es relegarte a los rincones de la infelicidad y el fracaso.

Descubre también la técnica japonesa para reparar la cerámica rota que te hará reflexionar

4. El depredador que te hace cometer siempre los mismos errores

¿Por qué me enamoro de las personas menos convenientes? ¿Por qué me acaban traicionando siempre de la misma forma? ¿Por qué fracaso en los mismos proyectos una y otra vez?

Si te son conocidas estas dimensiones, es muy probable que también tú habites con ese depredador tan conocido, ese que te obliga una y otra vez a cometer los mismos errores.

¿A qué se debe?

  • La causa, casi siempre, está en el hecho de no reflexionar acerca de esos mismos errores.

El detenernos a descubrir qué lo ha provocado,  y qué mecanismos deberíamos utilizar para que no se repitiese de nuevo es, sin duda, algo esencial.

  • A medida que avanzamos en nuestros recorridos vitales, las decepciones y los fracasos son más que habituales.
  • Antes de encariñarnos con la misma piedra, hay que aprender a reconocerla, a entender dónde están nuestros límites, qué es lo que nos conviene y qué es lo que deberíamos evitar.

5. Los depredadores disfrazados con piel de cordero

depredadores

Los depredadores disfrazados con piel de cordero son aquellos que dicen respetarnos, querernos y apreciarnos.

  • Son quienes hacen uso de ese cariño de doble filo para sacar beneficios, para mantener una relación egoísta o una amistad interesada.
  • Todos hemos conocido personas con este tipo de comportamiento. Su trato es siempre muy amable, a veces hasta son seductores, hábiles en la comunicación pero falsos en sus sentimientos.

Descubre 7 tipos de personas tóxicas que debes evitar

Es necesario que sepamos reconocerlos. Aunque hayamos caído en sus redes en alguna ocasión, es necesario disponer de ese botón de alarma que nos avise para poner distancia, para protegernos y evitar un sufrimiento innecesario.

 

 

 

Te puede gustar