Depresión mayor, la más incapacitante: 6 aspectos que debes conocer

Valeria Sabater·
19 Mayo, 2020
La depresión mayor se puede presentar a cualquier edad, pero es más común en personas adultas. Existen varios aspectos que deben conocer sobre esta enfermedad para poderla detectar y tratar a tiempo. Te contamos cuáles son.
 

La depresión mayor es uno de los trastornos del estado de ánimo más graves dentro de esta categoría, y está considerada, por la Organización Mundial de la Salud, como una de las principales causas de discapacidad en el mundo.

Cuando los signos y síntomas de esta condición son duraderos, y su intensidad moderada o severa, puede convertirse en un problema de salud grave que afecte todo el entorno de la persona que la padece.

La depresión puede originarse debido a varias causas que involucran factores sociales, psicológicos y biológicos. De cualquier manera, es importante conocer más a fondo algunos aspectos importantes de esta enfermedad. A continuación te contamos cuáles son.

1. Posibles causas

La depresión mayor es un tipo de condición compleja, con muchos matices, tanto para la propia ciencia como para los pacientes. Esto es así porque es un trastorno que, por lo general, no tiene un solo desencadenante, sino es una condición multifactorial.

Por una parte, está la genética, la crianza, la educación recibida y los posibles traumas vividos son factores que valorar, así como también las adversidades experimentadas en la juventud y el contexto social. Por otra, la baja autoestima, la indefensión aprendida y algunos problemas cognitivos, también pueden ser determinante en la causas de la depresión.

Asimismo, muchas veces, se debe a un problema químico, como una disminución de los niveles de dopamina. Por lo tanto, es esencial recibir el diagnóstico y el tratamiento adecuados.

 

2. La anhedonia

Una de las principales características de la depresión mayor es la anhedonia o la inhabilidad de experimentar placer. Sin embargo, no todas las personas que presentan este síntoma tienen depresión.

Los principales signos de la anhedonia son:

  • Desinterés por lo cotidiano.
  • Cansancio extremo.
  • Irritabilidad constante.
  • Falta de iniciativa.
  • Incapacidad para realidad cualquier actividad.

Lee también: 5 factores que inciden en la depresión

3. Los síntomas más comunes de la depresión mayor

Según una publicación de Harvard Medical School, una persona puede ser diagnosticada con este tipo de enfermedad si presenta varios de los siguientes síntomas:

  • Irritabilidad.
  • Pérdida de interés o placer.
  • Disminución o aumento de peso o apetito.
  • Aumento o disminución del sueño.
  • Fatiga y pérdida de energía sin razón aparente.
  • Sentimiento de inutilidad o culpabilidad.
  • Poca concentración o indecisión.

4. No hay un solo tipo de depresión mayor

Cuando se habla de trastornos mentales, hay que tener claro que cada caso es único y cada persona presenta una serie de características propias que, por tanto, es necesario saber atender. Asimismo, es importante destacar que dentro de la depresión mayor existen dos subtipos.

  • Depresión mayor con episodio único.  La persona experimenta este tipo de depresión una sola vez en la vida.
 
  • Depresión mayor recidivante. En este caso, la realidad es mucho más compleja y, de hecho, es la más común. Al parecer, son muchos los pacientes que han tenido que afrontar una depresión mayor ya en la adolescencia y después más de una vez en la edad adulta.

5. Factores de riesgo

La depresión puede ocurrir a cualquier edad, pero es más probable que se de en la edad adulta. Respecto a los otros factores de riesgo para padecerla, una publicación de National Institute of Mental Health señala los siguientes:

  • Antecedentes personales o familiares de depresión.
  • Cambios importantes en la vida, trauma o estrés.
  • Ciertas enfermedades físicas y medicamentos.

6. La depresión mayor se puede tratar

A la hora de abordar la depresión mayor, es necesario contar con varios enfoques y, de hecho, cuantas más opciones se tengan, mejor. Según la publicación mencionada anteriormente, el tratamiento más común es una combinación entre psicoterapia, siendo el enfoque cognitivo-conductual el más apropiado, y ciertos medicamentos. 

Por lo general, es necesario hacer varios ensayos para encontrar el medicamento que funcione mejor. Una vez establecido, se debe encontrar la dosis correcta según la necesidad.

¿Qué más se puede hacer para contrarrestar esta condición?

Aunque el tratamiento con medicamentos y psicoterapia es el más efectivo y el más recomendado, existen varios hábitos saludables y diferentes técnicas que se pueden adoptar para complementarlo.

Entre ellas se encuentra: realizar actividad física de forma regular, comer balanceado, no aislarse, buscar ayuda y hablar con otras personas al respecto, no esperar que el estado de ánimo cambie de un momento para otro, entre otras.

 

Además de esto, es importante prestar mucha atención a los signos y síntomas, y buscar ayuda de un profesional para establecer el procedimiento adecuado según sea el caso.

  • Rittberg, B. R. (2016). Major depressive disorder. In The Medical Basis of Psychiatry: Fourth Edition. https://doi.org/10.1007/978-1-4939-2528-5_5
  • Bentley, S. M., Pagalilauan, G. L., & Simpson, S. A. (2014). Major Depression. Medical Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.mcna.2014.06.013
  • Flint, J., & Kendler, K. S. (2014). The Genetics of Major Depression. Neuron. https://doi.org/10.1016/j.neuron.2014.01.027
  • Marazziti, D., Consoli, G., Picchetti, M., Carlini, M., & Faravelli, L. (2010). Cognitive impairment in major depression. European Journal of Pharmacology. https://doi.org/10.1016/j.ejphar.2009.08.046
  • Harvard Medical School. Major Depression. (2018). Recuperado el 19 de mayo de 2020. https://www.health.harvard.edu/a_to_z/major-depression-a-to-z
  • National Institute of Mental Health. Depression. (2018). Recuperado el 19 de mayo de 2020. https://www.nimh.nih.gov/health/topics/depression/index.shtml