Depresión posparto: qué es y cómo tratarla

Aunque la llegada del bebé es un momento emocionante, algunas madres pueden experimentar una intensa sensación de tristeza. ¿Cómo reconocer la depresión posparto? Descúbrelo.

Aunque la llegada del bebé sea un momento muy emotivo para la familia, algunas madres pueden sentirse invadidas por una inexplicable e intensa sensación de tristeza que se mantiene durante varios días. Hablamos de la depresión posparto.

Según un trabajo de la Universidad Autónoma de Barcelona, este tipo de depresión afecta al 10-15 % de las mujeres. De hecho, que el embarazo haya sido deseado y planeado no impide que se padezca este estado. Al parecer, el brusco descenso de hormonas que experimenta el cuerpo tras el nacimiento del bebé puede ser un detonante clave de sus síntomas, pero no el único.

Ahora bien, lo más preocupante para quienes padecen la depresión posparto suele ser el hecho de hacer frente a los prejuicios sociales y familiares, ya que a pesar de ser un problema frecuente, todavía hay muchas personas que no le dan importancia ni consiguen entenderlo. Por esta razón, muchas mujeres reprimen sus sentimientos para aparentar estar bien y ser felices. Profundicemos.

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto es un trastorno del estado de ánimo que suele aparecer después de haber dado a luz o incluso entre dos y tres meses más tarde. Se caracteriza por una tristeza extrema, una sensación de agotamiento tanto físico como mental, ansiedad y un malestar general que puede durar desde varias semanas hasta meses.

En un principio este trastorno puede confundirse con la tristeza posparto, pero la diferencia se encuentra en que en la depresión posparto los síntomas son más intensos y duraderos e interfieren en la capacidad para atender al bebé y realizar las tareas del día a día. De esta forma, la mujer suele experimentar grandes dificultades para establecer un vínculo con su hijo, además de pensamientos de inutilidad y de no ser buena madre.

Muchas mujeres se avergüenzan de cómo se sienten y no piden ayuda debido a la consideración del nacimiento de un bebé como una etapa de alegría e ilusión por parte de la sociedad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no existe una manera adecuada de afrontar la maternidad. Por esta razón, es importante pedir ayuda cuando no nos sentimos bien.

Te puede interesar: 9 consejos para eliminar las manchas en las axilas tras el parto

Síntomas de la depresión posparto

Como mencionamos anteriormente, puede ser difícil identificar si se trata de depresión posparto o si es una simple reacción al cansancio y estrés de la maternidad. No obstante, cuando se produce un estado de tristeza y desesperación intensa, se puede empezar a considerar este problema. Algunos de los síntomas principales son los siguientes:

  • Sensación de tristeza, vacío y desesperanza.
  • Llanto intenso y prolongado sin saber por qué.
  • Pérdida de interés por actividades que eran agradables.
  • Preocupaciones excesivas por esta nueva etapa.
  • Imposibilidad de establecer un vínculo afectivo con el bebé. 
  • Dificultades para dormir en la noche y somnolencia.
  • Inapetencia o, por el contrario, demasiada ansiedad por la comida.
  • Sentimiento de culpa excesiva o inutilidad.
  • Agitación o pereza.
  • Pérdida de la concentración y dificultad para tomar decisiones.
  • Irritación constante o enojo.
  • Aislamiento social y familiar.
  • Pérdida del interés por el cuidado del bebé.
  • Sentir cansancio intenso e incapacidad de salir de la cama.

¿Cómo es el tratamiento de la depresión posparto?

Madre llorando en una consulta psicológica

Es difícil determinar cuánto tiempo durará la depresión posparto, aunque la mayoría de casos mejoran en cuestión de semanas. Los médicos recomiendan pautar un tratamiento desde el principio, ya que de lo contrario se pueden prolongar los síntomas.

Así, la depresión posparto se trata de forma similar a cualquier otra depresión. Sin embargo, antes de recurrir a medicamentos, se sugieren sesiones de terapia psicológica, sobre todo cuando la madre está amamantando al bebé.

La psicoterapia se puede desarrollar de forma individual o grupal. En caso de ser necesario, es recomendable realizar terapia familiar para trabajar en conjunto con la pareja o algunos parientes cercanos.

De forma complementaria, será necesario que la madre descanse bien y adopte una alimentación sana. La práctica constante de hábitos saludables ayuda a mejorar el estado de ánimo y disminuir el riesgo de recaídas.

Ver también: La preparación al parto y sus beneficios

Estrategias para prevenir la depresión posparto

Madre primeriza con su bebé riéndose.

Dado que la depresión posparto se origina por múltiples factores, es difícil asegurar que se puede evitar. Sin embargo, teniendo en cuenta ciertos aspectos antes y después de dar a luz, se puede minimizar el riesgo. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Dormir bien todos los días y tratar de descansar cuando sea necesario.
  • Buscar apoyo con otras madres que han atravesado la misma situación.
  • Salir a dar un paseo diario y aprovechar para hacer ejercicio suave: caminar o estiramientos.
  • No hacer comparaciones con otras personas.
  • Simplificar las tareas del hogar, no es momento de tener todo reluciente.
  • Posponer las visitas para poder descansar.
  • Comer alimentos que mejoren el estado de ánimo.
  • Incrementar el consumo de agua y líquidos saludables (zumos, caldos, infusiones).
  • Dedicar un poco de tiempo a la pareja.
  • Buscar distracciones (ir de compras, ver una película, cenar en familia)
  • Practicar métodos de relajación y respiración profunda.
  • Trabajar la autoestima.
  • Resolver las dudas sobre la maternidad.

¿Crees que tienes algunos de los síntomas de la depresión posparto? ¡No los ignores! Aunque temas ser juzgada es primordial pedir ayuda para poder afrontarlo. Si reprimes cómo te sientes puede sentirte peor con el paso del tiempo.

  • Heh, S. S. (2013). Postpartum depression. Journal of Nursing. https://doi.org/10.6224/JN.60.6.22
  • Pearlstein, T., Howard, M., Salisbury, A., & Zlotnick, C. (2009). Postpartum depression. American Journal of Obstetrics and Gynecology. https://doi.org/10.1016/j.ajog.2008.11.033
  • Beck, C. T. (2001). Predictors of postpartum depression: An update. Nursing Research. https://doi.org/10.1097/00006199-200109000-00004
  • Hirst, K. P., & Moutier, C. Y. (2010). Postpartum major depression. American Family Physician. https://doi.org/10.1001/jama.304.15.1736
  • Beck, C. T. (2002). Postpartum depression: A metasynthesis. Qualitative Health Research. https://doi.org/10.1177/104973202129120016