Depresión postpsicótica: todo lo que debes saber

Raquel Lemos · 21 julio, 2018
La depresión postpsicótica surge durante la recuperación de un brote de esquizofrenia. Hoy descubriremos cuáles son las causas de este tipo de depresión, sus síntomas y sus posibles tratamientos.

La depresión postpsicótica es aquella que aparece tras haber sufrido un brote de esquizofrenia. Generalmente, la mayoría de las personas que han padecido esta enfermedad han presentado algún episodio de depresión en algún momento de su evolución.

Cuando una persona deja atrás los delirios y las alucinaciones propias de la esquizofrenia, puede entrar en una depresión. Esto, que en un principio es bastante negativo, supone un progreso. No obstante, tenemos que estar atentos, ya que la depresión postpsicótica también se conoce como un episodio depresivo mayor.

Las causas de la depresión postpsicótica

Existen varias hipótesis sobre algunas de las causas que pueden provocar que las personas con esquizofrenia sufran una depresión postpsicótica a medida que van mejorando. Veamos dos de ellas.

La medicación neuroléptica

La medicación neuroléptica tan solo se suministra a personas que han pasado por un proceso de psicosis. De hecho, es exclusivo para tratar este tipo de problema.

Lo que hacen estos fármacos es modificar el cerebro haciendo que las alucinaciones remitan hasta desaparecer. No obstante, se baraja la idea de que esta medicación puede favorecer a la aparición de la depresión postpsicótica.

Visita: Tratamiento de la esquizofrenia

El “darse cuenta”

A medida que las personas con esquizofrenia salen de ella, comprenden lo que les ha ocurrido. Si la esquizofrenia ha sido causada por la muerte de un hijo, por ejemplo, ser consciente de nuevo de esa pérdida y comprender lo que ha causado el dolor puede derivar en una depresión postpsicótica.

Meditación depresión postpsicótica

En el caso de este ejemplo hay que pasar por un duelo que permita superar la pérdida, aceptar lo sucedido y seguir adelante. Un control y un tratamiento adecuados ayudarán a conseguirlo.

Síntomas de la depresión postpsicótica

A medida que una persona que tiene esquizofrenia se va recuperando, los síntomas de la depresión postpsicótica pueden empezar a aparecer. A continuación, vamos a ver cuáles son:

  • Hipersomnia: la persona duerme más de lo recomendado y, aun así, se encuentra cansada y sin energía como si no hubiese dormido lo suficiente.
  • Dificultades de concentración: la capacidad para concentrarse se reduce de manera tan drástica que, incluso, hay problemas para seguir una conversación o escuchar a otra persona.
  • Aislamiento social: la persona con depresión postpsicótica se encierra tanto en sí misma que no solo deja de ver a amigos o a la familia, sino que empieza a no salir de casa.
  • Pérdida de interés e indiferencia: no hay una motivación, un empuje que incluso anime a vivir o disfrutar de la vida. Esto, en muchos casos, provoca que empiecen a rondar ideas sobre el suicidio.
  • Sentimientos de inutilidad: la persona con depresión postpsicótica se siente fracasada y eso la lleva a sentirse mal, inútil y desesperanzada.
Depresión

El sentimiento de desesperanza es necesario tenerlo muy presente, ya que es una de las causas que suele llevar a las personas que están pasando por esto a tener ideas suicidas.

También, hay que tener en cuenta que, en ocasiones, las personas con depresión postpsicótica pueden tener brotes de ira y rabia intensa. El motivo está en que se dan cuenta de que hay cosas que antes podían hacer y que ahora les cuesta mucho. Esto les puede hacer sentirse inútiles.

Quizá te interese: Consejos para ayudar a quien tiene pensamientos suicidas

¿En qué se debe centrar el tratamiento?

Una vez sabemos que estamos frente a una depresión postpsicótica, es necesario que seamos conscientes de los aspectos que necesitan una atención más urgente. En principio, establecemos cuatro elementos principales:

  • Mantener la esperanza: es imprescindible para que la persona sepa que se puede seguir adelante.
  • Favorecer una actitud y mentalidad positiva: evitará y erradicará los posibles pensamientos suicidas.
  • Ayudar a construir una vida que tenga sentido: la construcción de pequeñas metas e identificar qué se quiere conseguir, será necesario para tener un lugar al que dirigirse.
  • Asumir la responsabilidad y el control de la vida: las circunstancias son las que son, pero la persona debe saber que no está a merced de ellas. Estas no controlan su vida.

Estos cuatro aspectos son fundamentales para poder lidiar con una depresión postpsicótica y empezar a ver cambios positivos que ayuden a la persona a salir de esta nueva etapa de su vida. Los familiares son, también, una parte muy importante de este proceso. Pues su apoyo, comprensión, cariño y ayuda permitirán que la persona que sufra este tipo de depresión se recupere antes.

  • Radua, Joaquim; Pertusa, Alberto; Cardoner, Narcis (28 de febrero de 2010). «Climatic relationships with specific clinical subtypes of depression». Psychiatry Research175 (3): 217-220. PMID 20045197doi:1016/j.psychres.2008.10.025
  • Young J, Bailey G, Rycroft P. Family grief and mental health: a systemic, contextual and compassionate analysis. ANZJFT 2004; 25(4), 188-197.
  • Guimerá, E., Menchón, J. M., & Farré, J. M. (1985). Depresión postpsicótica: Una revisión. = Postpsychotic depression: A review. Revista Del Departamento de Psiquiatría de La Facultad de Medicina de Barcelona.