Depuración hepática y renal con limón, pomelo y jengibre

El hígado y los riñones son fundamentales para eliminar toxinas, pero a veces están sobrecargados. Hacer un tratamiento de depuración con productos naturales ayudará a que estos órganos se mantengan en perfectas condiciones

Te proponemos realizar una depuración hepática y renal para limpiar las toxinas que se acumulan en el hígado y los riñones y que empeoran tu calidad de vida, ocasionándote cansancio, problemas de piel, trastornos intestinales, dolores locales, migrañas, etc.

Descubre en este artículo cómo depurarte utilizando solamente tres alimentos milagrosos: limón, pomelo y jengibre.

Beneficios de la depuración hepática y renal

Beneficios de la depuración hepática y renal

Tanto el hígado como los riñones son órganos imprescindibles en el proceso natural de depuración de toxinas del organismo, las cuales entran a nuestro cuerpo a través de la alimentación, la contaminación, los malos hábitos, el estrés, los productos sintéticos, etc.

Si nuestro cuerpo funciona de manera correcta, la eliminación de toxinas es continua y nos ayuda a estar sanos. Sin embargo, lo más habitual es que estos órganos estén saturados y sobrecargados, por lo que suele ser necesaria una depuración hepática y renal al menos una vez al año.

Una depuración es la mejor manera de prevenir enfermedades crónicas y degenerativas, que suelen estar causadas por una acumulación progresiva de toxinas, además de la predisposición genética.

Por otra parte, una limpieza nos aporta siempre un gran bienestar y podemos notar sus efectos beneficiosos en nuestro nivel de energía, en nuestro aspecto y en las pequeñas molestias que sufrimos de manera constante (dolores, alergias, acné, malas digestiones, etc.).

Ver también: 5 licuados cuidar del hígado y el páncreas

El limón, el pomelo y el jengibre

Para realizar esta depuración usaremos tres ingredientes medicinales:

Limón

Zumo de limón

Cuando pensamos en una depuración hepática y renal, la primera fruta que debemos elegir es el limón, ya que tiene numerosas propiedades beneficiosas para la salud, en especial, para el hígado y los riñones.

El limón mejora la digestión de los nutrientes, en especial de las grasas, lo cual facilita mucho la función hepática. Además, previene la formación de cálculos renales y de infecciones urinarias.

Pomelo

El pomelo es otro cítrico excelente para el hígado por los antioxidantes y la vitamina C que contiene.  Y también lo es para los riñones, ya que es un excelente diurético. Está, además, muy recomendado en dietas de control de peso.

Jengibre

Jengibre molido

El jengibre combate la acumulación de grasa en el hígado y los cálculos en la vesícula biliar, además de mejorar el proceso digestivo en general. Por otro lado, tiene la virtud de aumentar la sudoración, lo cual facilita el trabajo de los riñones. El jengibre es antiinflamatorio, analgésico y es muy beneficioso, en especial, para la mujer.

Las personas con hiperacidez gástrica deberían evitar este remedio, o bien tomar la alternativa de té verde con limón tres veces al día.

¿Cómo preparar el remedio?

Cómo preparar el remedio

El remedio consiste en preparar una bebida fresca con estos tres ingredientes. Necesitaremos las siguientes cantidades diarias:

  • Un limón ecológico.
  • Medio pomelo ecológico.
  • Tres rodajas gruesas de jengibre fresco.
  • Estevia para endulzar, al gusto.
  • Un litro y medio de agua.

Deberemos batir todos los ingredientes durante un minutos a máxima potencia, incluyendo las peladuras de los cítricos (en caso de que sean ecológicos). A continuación la colaremos y la endulzaremos al gusto con estevia.

¿Cómo lo tomamos?

Deberemos tomar esta bebida durante 21 días del siguiente modo:

  • Dos vasos en ayunas, a ser posible calientes.
  • Dos vasos a lo largo de la mañana, a pequeños sorbos y separados de la comida.
  • Dos vasos a lo largo de la tarde.
  • Medio vaso justo antes de acostarnos.

Es muy importante durante la depuración facilitar el tránsito intestinal, en caso de tener estreñimiento, para no impedir esa vía de eliminación de toxinas. Podemos tomar semillas de lino, ciruelas pasas o psyllium, o incluso recurrir a lavativas naturales y caseras.

Te recomendamos leer: 5 formas de utilizar la melaza como remedio para el estreñimiento

Durante la depuración

Durante esta depuración hepática y renal de tres semanas deberíamos eliminar o reducir al máximo el consumo de algunos alimentos:

  • Carnes rojas, procesadas y embutidos.
  • Aceites refinados, fritos y grasas hidrogenadas.
  • Comida precocinada.
  • Natas, cremas de leche, quesos grasos y margarinas.
  • Bollería, galletas, pan blanco y otros alimentos elaborados con harinas refinadas.
  • Azúcar y alimentos azucarados.
  • Bebidas gasificadas, azucaradas o edulcoradas, y alcohólicas.
  • Tabaco.

Las personas que tomen medicación o sufran alguna enfermedad importante deben consultar con su médico de cabecera antes de realizar cualquier depuración, aunque sea natural, ya que podría interferir en su tratamiento.

Te puede gustar