Dermatilomanía: cuando la ansiedad hiere la piel

También se le conoce como trastorno por excoriación y aparece cuando el paciente no puede controlar la necesidad por rascarse y suele ocasionarse heridas profundas en la piel.

La dermatilomanía o el trastorno por excoriación es un tipo de alteración psicológica causada por la ansiedad.

Esta condición se caracteriza por una necesidad casi irrefrenable de rascarse la piel, arrancarse costras, pellizcarse o incluso tocar de forma insistente pequeñas heridas previas, como pueden ser los típicos granitos.

Es posible que con estos datos previos nos parezca un tipo de enfermedad tan extraña como inexplicable, sin embargo, cabe decir que la mayoría de nosotros en algún momento hemos experimentado algo similar.

Cuando atravesamos periodos de estrés o ansiedad intensa es común desarrollar algunas conductas de este tipo, ahí donde la mente busca medios para canalizar o aliviar esa presión interna.

Hay quienes se muerden las uñas, y quienes casi sin darse cuenta empiezan a rascarse esa pequeña herida del brazo, ese acné del rostro.

Son conductas generadas por la ansiedad que no nos son desconocidas del todo.

Ahora bien, la dermatilomanía aparece cuando la persona lleva a cabo esta acción de forma desmesurada, hasta el punto de originarse heridas y lesiones graves en la piel.

Estamos por tanto ante un tipo de trastorno psicológico que es interesante conocer.

¿Qué es la dermatilomanía?

chica-con-dermatilomanía

Tal y como la propia palabra indica “dermatilomanía” es un tipo de manía, de obsesión compulsiva. Estamos por tanto ante un problema de origen psicológico que se recoge en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-V).

Se le conoce también como trastorno por excoración, y por llamativo que nos resulte, es un tipo de condición mental descrita ya hace más de un siglo.

  • Fue el doctor Erasmus Wilson quien en 1875 habló por primera vez de la dermatilomanía.
  • Más tarde, otro especialista en dermatología francés, Louis-Anne-Jean Brocq , recogería el llamativo caso de una joven que se había lesionado el rostro de forma tan llamativa como inusual.
  • Su necesidad por rascarse, por pellizcarse y arrancarse de forma reiterada las costras del acné había llevado a la paciente a una seria infección cutánea y a provocarse unas heridas de gran consideración que le dejarían marcas de por vida.

Desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, se han seguido describiendo casos y abriendo debates entre los expertos en psicología y en dermatología.

Durante un tiempo se pensó que era un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo. Sin embargo, no fue hasta hace unos años cuando se reconoció por fin a la dermatilomanía de forma oficial, y como un tipo de trastorno diferente a los recogidos hasta el momento en las ediciones anteriores al DSM-V.

Descubre también cuáles son los trastornos físicos y mentales más comunes

¿Qué síntomas o características presenta la dermatilomanía?

Lesley M. Arnold y Megan B. Auchenbach, de la Universidad de Cincinnati, realizaron un estudio en el 2001 donde ofrecernos una serie de datos característicos de este trastorno mental.

  • Se caracteriza por la necesidad por tocar, rascar o pellizcar alguna parte de cuerpo (generalmente el rostro, cuello, espalda, cuero cabelludo y brazos).
  • El área donde el paciente suele tener mayor fijación es en esas zonas donde hay algún tipo de imperfección, como granitos, costras de heridas, descamaciones.
  • Cabe decir que este tipo de trastorno tiene diferentes grados. Hay quien lo hace cuando está en reposo y casi de forma inconsciente y hay quien no puede evitar el llevarlo a cabo de manera casi constante.

Es importante señalar que la dermatilomanía puede ser grave en algunos casos. Las infecciones pueden ser severas, aún más, hay pacientes que no pueden controlar esa necesidad por rascarse hasta el punto de ocasionarse heridas profundas que requieren de operaciones estéticas.

¿Quién puede sufrir dermatilomanía?

chica con dermatilomanía

Odlaug y Grant (2010) señalan que la dermatilomanía es un mecanismo por el cual, la persona busca reducir la ansiedad a través de un acto repetitivo, en este caso, el rascado de la piel y la excoración. Así, entre las causas que suelen determinar esta condición podemos encontrar las siguientes.

Estrés psicosocial

  • Estamos ante una necesidad por canalizar el estrés. Ahí es donde esa activación fisiológica (el rascado) genera alivio, distracción a la mente y un medio donde aplacar la intensa inquietud interna.
  • Por tanto, se trata de una condición que el cerebro lleva a cabo para desviar nuestra atención y recibir alivio, sin saber que en realidad lo que se logra es todo lo contrario: ocasionarnos lesiones e infecciones cutáneas.
  • La dermatilomanía, por tanto, puede aparecer en cualquier época donde suframos estrés laboral, problemas afectivos, ansiedad, tensiones, miedos.

Asimismo, este tipo de conducta es común en personas que han sufrido algún tipo de trauma psicológico, abusos sexuales, quien padece depresión, etc.

Perfiles obsesivos-compulsivos

Este trastorno suele presentar una comorbilidad psiquiátrica con otras condiciones previas. Las más comunes son las siguientes:

  • Trastornos de compulsividad-impulsividad
  • El trastorno dismórfico corporal
  • Trastornos por abuso de sustancias
  • Los trastornos de la alimentación
  • Trastorno de personalidad límite.

Descubre qué alimentos pueden calmar tu ansiedad

¿Qué tipo de tratamiento hay para la dermatilomanía?

persona tratando la dermatilomanía

No hay un solo tratamiento para la dermatilomanía, en realidad, hay varios, diferentes tipos de enfoques y estrategias.

  • Lo más importante en estos casos es que el paciente reciba asistencia para tratar y curar las lesiones cutáneas.
  • En segundo lugar, es esencial que se reciba un buen diagnóstico.
  • No será lo mismo tratar a una persona con depresión, que a alguien con un pasado traumático, a alguien que sufre ansiedad o a un joven con trastorno límite de personalidad.
  • Tras el diagnóstico llega el tratamiento. En gran parte de los casos se hace uso de una estrategia farmacológica (con el fin de reducir la ansiedad) y otra psicológica.

La técnica de inversión del hábito de Azrin y Nunn

  • Lo más adecuado para el tratamiento del trastorno de excoriación es la terapia cognitivo-conductual. Dentro de este enfoque, la que más efectividad ha demostrado es la la técnica de inversión del hábito de Azrin y Nunn (1973).
  • Se entrena a la persona para detectar esos impulsos y detener esta conducta.
  • Se trabajan los pensamientos negativos y se reduce el ansia del rascado, del pellizco y de la lesión de la piel.
  • Asimismo, se introduce otra conducta que pueda sustituir el rascado y que sirva de alivio (cerrar los puños, o mover algún objeto con las manos para que estas se mantengan ocupadas)

Para concluir, tal y como podemos ver este tipo de condición psicológica puede ser en realidad más común de lo que pensamos, sin embargo, puede tratarse y los resultados son muy positivos.

  • Arnold, L. M., Auchenbach, M. B., & McElroy, S. L. (2001). Psychogenic excoriation: Clinical features, proposed diagnostic criteria, epidemiology and approaches to treatment. CNS Drugs. Adis International Ltd. https://doi.org/10.2165/00023210-200115050-00002
  • Oliveira, BCE, Leppink, EW, Derbyshire, KL, y Grant, JE (2015). Trastorno de excoriación: impulsividad y sus asociaciones clínicas. Diario de trastornos de ansiedad30, 19-22. https://doi.org/10.1016/j.janxdis.2014.12.010
  • Dell'Osso, B., Altamura, A. C., Allen, A., Marazziti, D. & Hollander, E. (2006). Epidemiologic and clinical updates on impulse control disorders: a critical review. European Archives of Psychiatry and Clinical Neurosciences, 256(8): 464–75.
  • Odlaug, B. L. & Grant, J. E. (2010). Pathologic skin picking. American Journal of Drug and Alcohol Abuse, 36(5): 296–303.