Dermatitis atópica en el bebé, cuidados básicos

Este artículo fue redactado y avalado por la matrona María Cantos
25 junio, 2019
La dermatitis atópica en el bebé es una afectación que preocupa mucho a los padres. Pero, con las recomendaciones adecuadas, puede mejorar rápidamente.

La dermatitis atópica en el bebé es una de las afectaciones de la piel más frecuentes que puede aparecer en los primeros meses de vida. Al ser una enfermedad crónica, su principal cuidado será la prevención y el alivio de la sintomatología que cursa con ella.

La detección temprana de esta afectación dermatológica favorecerá las conductas de los miembros familiares para reducir los síntomas y molestias que genera.

¿Qué es la dermatitis atópica en el bebé?

Dentro de las diferentes etapas por las cuales pasan los hijos, se encuentran la fase de lactante, la infantil o escolar y la adolescencia. En medicina, se nombra al bebé con el concepto de lactante para diferenciarlo de otras etapas.

La dermatitis atópica en el bebé suele debutar entre el tercer y el quinto mes de vida. En esta etapa, estas lesiones en la piel son más frecuentes. Suelen aparecer en brotes de unas seis semanas, aunque también pueden estar de forma continua.

Es una enfermedad inflamatoria cutánea que presenta sequedad en la piel como uno de los signos más significativos en los bebés. A este cuadro le suele acompañar picor o prurito muy intenso.

Suele estar activa hasta los dos años, fecha en la cual, o perpetúa en el tiempo, o desaparece. Es una enfermedad propia de la infancia y posee cierto componente hereditario. Por ese motivo, los antecedentes familiares son un factor a tener en cuenta.

Dermatitis atópica

Lee también: Los 5 tips de irritaciones comunes en el bebé

Cuándo consultar con el pediatra

La dermatitis atópica en el bebé no tiene unas características específicas. Varía según cada individuo. Por eso, es muy difícil diferenciarla de otras dermatitis. Solo su pediatra podrá diagnosticar la dermatitis atópica tras valorar los signos y síntomas del bebé.

Conviene consultar con el pediatra si se observa alguna de las siguientes manifestaciones en el lactante:

  • Lesiones inespecíficas en la piel, sobre todo en la región facial y en la zona de flexuras.
  • Curso de las lesiones en brotes o mantenidas en el tiempo.
  • Llanto frecuente del lactante, que puede estar asociado con picor en las zonas afectadas.

Cómo debuta la dermatitis atópica en el bebé

La dermatitis atópica en el bebé puede aparecer de diferentes formas. Las más habituales son las que expondremos en este artículo.

Las lesiones suelen presentarse en las mejillas, frente, orejas y cuero cabelludo. Desde la región facial, puede extenderse posteriormente al resto del cuerpo. Suelen ser eczemas que presentan mucho picor y, en ocasiones, cierto grado de exudación.

La dermatitis atópica en el bebé puede aparecer acompañada de sensibilización a la proteína de la clara del huevo. Por ese motivo, a lactantes diagnosticados, hay que realizarles pruebas de sensibilización a dicho alimento.

Te puede interesar: Tratamiento para los eczemas en el cuero cabelludo

Cuidados para prevenir la dermatitis atópica en el bebé

Irritaciones en la piel del bebé

Para el cuidado de la dermatitis atópica en el bebé se precisa una buena educación sanitaria a los familiares sobre los cuidados específicos:

  • Lavar la ropa del bebé con detergentes suaves y evitar el suavizante.
  • Evitar el calor, sobre todo el aire caliente. Para ello debes eliminar los tejidos de lana, plásticos y algunas fibras que favorecen la aparición de sudor y, con ello, la presencia de lesiones. Por este motivo, se debe utilizar ropa de algodón.
  • Humidificadores para la sequedad ambiental en las regiones donde los niveles de humedad están bajos.
  • Realizar la higiene del bebé con baños cortos o duchas, no más de 2-3 veces a la semana, ya que el exceso de agua y la exposición a geles favorecen la aparición de las lesiones. Se recomienda utilizar gel de pH ácido o de avena.
  • Aplicar cremas emolientes varias veces al día realizando un suave masaje para su correcta penetración en la piel.

El tratamiento farmacológico

Existen situaciones en las cuales los signos o síntomas que forman la dermatitis atópica en el bebé precisan de tratamientos farmacológicos y vigilancia por el facultativo para evitar complicaciones:

  • Cuando existen brotes, se precisa acudir al pediatra para determinar la pauta de tratamiento antiinflamatorio tópico . Además, deberán eliminarse las cremas emolientes que se usan en la fase de prevención.
  • Evitar la aparición de infecciones cutáneas. Suelen aparecer por el rascado generado tras la aparición del picor. Es preciso mantener una higiene adecuada. Ante la sospecha, el pediatra puede recomendar la aplicación de antibióticos tópicos o sistémicos.
  • Uno de los fármacos más prescritos por los pediatras en esta enfermedad son los corticoides tópicos. No se debe tener miedo a la aplicación de dicho tratamiento de forma correcta, ya que aporta grandes beneficios para el bebé que tiene estas afectaciones.
  • Sánchez Pérez, J., & García García, C. (2010). Dermatitis atópica. Medicine. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(10)70015-9
  • Martorell, A., & Martorell, C. (2013). Actitud ante el niño afecto de dermatitis atópica. Sección de Dermatología Pediátrica.
  • Mateos, M. (2011). Guía de tratamiento de la Dermatitis Atópica en el niño. In Documento de consenso grupo de expertos.
  • Dammak, A., Guillet, G., & Guillet, S. (2015). Dermatitis atópica del niño. EMC - Tratado de Medicina. https://doi.org/10.1016/s1636-5410(15)72824-2