Derrame pleural: causas y tipos

El derrame pleural es una patología relativamente frecuente que se origina por más de 50 causas conocidas y que conviene tratarse lo antes posible para evitar complicaciones.

Un derrame pleural se produce cuando la zona del torso, es decir, el espacio ocupado por el tórax y los pulmones, se llena de líquido.

En esta área del cuerpo siempre hay un poco de líquido, que es absolutamente necesario para el buen funcionamiento del organismo. Cuando hay una cantidad mayor de fluido de lo normal es cuando se produce esta patología.

Al derrame pleural también se le conoce con el nombre de pleuresía o síndrome de interposición líquida. Se trata de una enfermedad relativamente frecuente. Hay más de 50 causas conocidas que la producen.

Lo normal es que haya entre 10-15 ml de líquido pleural en esta área. Su función principal es la de lubricar y facilitar el movimiento de las hojas pleurales. Cuando hay un desequilibrio entre la formación de ese líquido y la reabsorción del mismo, se produce el derrame pleural.

Clasificación de los derrames pleurales

Clasificación de los derrames pleurales

Existen dos tipos de derrame pleural: el transudativo y el exudativo. El derrame pleural transudativo se produce cuando el líquido se filtra hacia el espacio pleural, debido a una elevada presión en los vasos sanguíneos o a un bajo contenido de proteínas en la sangre. Por lo general, se debe a una insuficiencia cardíaca.

El derrame pleural exudativo ocurre cuando los vasos sanguíneos o linfáticos están bloqueados, por inflamación, lesión en los pulmones o tumores. En otras palabras, por procesos que se dan localmente y que provocan una mayor permeabilidad capilar, lo cual lleva a que se produzca un exudado.

Para determinar si el derrame pleural es trasudativo o exudativo lo que se hace es analizar la bioquímica del líquido pleural. De acuerdo con la composición del líquido, aparecen los siguientes subtipos:

  • Derrame quiloso. Es de color blanco lechoso, con aumento de triglicéridos.
  • Derrame quiliforme. Parecidos a los anteriores, pero con baja presencia de triglicéridos y en cambio alto contenido de colesterol.
  • Hemotórax. Cuando hay presencia de sangre en el líquido.
  • Empiema. Cuando hay presencia de pus.

Lee también: Insuficiencia cardiaca

Causas del derrame pleural y síntomas

Causas del derrame pleural y síntomas

Solo en un 15% de los casos, aproximadamente, la causa del derrame pleural es desconocida. En esos casos, lo usual es que haya infecciones virales, émbolos pulmonares ocultos, tuberculosis o cáncer. En la mayoría de casos sí logra establecerse la causa exacta.

Las principales son:

  • Insuficiencia cardíaca. Se presenta cuando hay un desequilibrio entre las necesidades del organismo y la capacidad del organismo para bombear sangre.
  • Enfermedades sistémicas. Son aquellas enfermedades que afectan a todo el cuerpo, como la hipertensión
  • Enfermedades del hígado.
  • Enfermedades inflamatorias o infecciosas en los pulmones.
  • Enfermedades ginecológicas o digestivas
  • Tuberculosis.
  • Cáncer.
  • Cirugías abdominales o torácicas.

Hay casos en los que el derrame pleural es asintomático. Normalmente se descubre de forma accidental durante un examen físico o por una radiografía de tórax. Sin embargo, lo usual es que sí se presenten síntomas, los cuales suelen ser muy molestos. Los principales son:

  • Dolor
  • Dificultad para respirar
  • Tos seca
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Incapacidad para permanecer acostado
  • Imposibilidad de hacer ejercicio
  • Sensación de malestar general

Visita este artículo: 4 remedios caseros para fortalecer tus pulmones y respirar mejor

Diagnóstico y pronóstico

shutterstock_527054272

Lo más habitual es que haya un prediagnóstico durante el examen clínico, con base en los síntomas referidos por el paciente. Generalmente, el médico ordenará una o varias pruebas para confirmar el derrame pleural.

Las principales pruebas son:

  • Radiografía de tórax. Permite visualizar el derrame pleural y establecer su localización precisa.
  • Ecografía torácica. Esta es una de las pruebas más precisas para determinar la profundidad del derrame pleural.
  • Videotoracoscopia para la biopsia pleural. Es un examen que se practica realizando una incisión en el tórax para introducir una pequeña cámara y observar en detalle la condición del paciente.
  • Tomografía computarizada. Permite determinar con elevado detalle la enfermedad y generalmente se emplea cuando hay una enfermedad pulmonar asociada al derrame.

Lo normal es que también se ordene un análisis del líquido pleural. Este permite determinar la causa del derrame pleural, además del tipo y el subtipo del mismo. Cuando este examen no permite determinar la causa, casi siempre se ordena una angiotomografía para establecer si hay embolias o lesiones pulmonares ocultas.

El desenlace de la enfermedad depende de la causa que la origina. A veces se presentan complicaciones que dan lugar a daño pulmonar, formación de abscesos o engrosamiento del revestimiento pulmonar. Después del drenaje existe el riesgo de que entre aire en la cavidad torácica (neumotórax).

Te puede gustar