Desayuno energético y saludable sin lácteos, harinas ni azúcar

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
Gracias a las propiedades de sus ingredientes naturales, con esta receta conseguiremos un desayuno energético que nos aportará todo lo que necesitamos para afrontar el día de la mejor forma

Para tomar un desayuno energético no es necesario recurrir siempre a los productos lácteos, las harinas refinadas y el azúcar. Es posible disfrutar de una buena comida a primera hora de la mañana combinando otros alimentos.

Un desayuno energético ayuda a obtener las fuerzas y el entusiasmo necesario para dar inicio con buen pie a las actividades diarias. Por esta razón, muchas personas consideran que se trata de la comida más importante del día.

Hoy en día, con el auge del vegetarianismo y el veganismo, hemos podido comprobar que existen muchas opciones de desayuno saludables que pueden ayudar a variar la dieta y a no caer siempre en lo mismo: cereales con leche, café y pan.

El café, una bebida muy popular en el desayuno

Generalmente, muchas personas se levantan, se lavan la cara y lo primero que hacen es ir a prepararse una taza de café. Este viene a ser su primer ritual mañanero. Ahora bien, ¿es conveniente beberse la taza de café nada más despertar?

Según Cecilia Lobato, experta en Nutrición, no es recomendable consumir café apenas nos levantamos de la cama. Lo ideal sería esperar unos 90 minutos. Y explica la razón: si bebemos café nada más despertarnos, inhibimos la actividad del cortisol (la hormona que nos mantiene alertas).

¿Cómo renunciar al gusto de esa primera taza del café? ¿Qué beber entonces? se preguntarán algunos. Pues bien, Lobato recomienda optar por lo más simple: tomar la primera taza de café descafeinado y luego, la taza de costumbre. 

¿De dónde viene la cafeína?
El café es la bebida con mayor concentración de cafeína. Le siguen el mate y el té negro.

Descubre: Formas de lograr un consumo de café saludable

Beneficios de un desayuno energético

Un desayuno energético puede brindarnos los siguientes beneficios:

  • Nos sentiremos saciados durante toda la mañana y no tendremos necesidad de picar ningún otro alimento.
  • Podremos sentirnos lo suficientemente espabilados para iniciar nuestras actividades. También tendremos mejor ánimo.
  • Estaremos satisfechos y evitaremos el consumo de comestibles poco saludables.  
  • Por otra parte, podremos mantener un buen proceso de digestión y un tránsito intestinal regular.

Una propuesta de desayuno energético

Podemos tomar la siguiente propuesta una vez a la semana o dos. No hace falta que la mantengamos a diario siempre. Hay que tener en cuenta que parte de la base para una llevar buen alimentación también radica en mantener la variedad. 

Ingredientes

  • ½ taza de miel de abeja (100 g)
  • Aceite de coco (cantidad necesaria)
  • ½ taza de cacao en polvo (120 g)
  • 1 taza de frutas secas: pasas, ciruelas, dátiles (160 g)
  • 1 taza de semillas: girasol, calabaza, lino, chía (160 g)
  • 3 tazas de frutos secos troceados: almendras, avellanas, nueces (300 g)

Preparación

  • En primer lugar, mezclaremos en un bol los frutos secos, las frutas secas (troceadas) y las semillas.
  • En otro bol, mezclaremos la miel de abeja y el aceite de coco. Si están endurecidos deberemos calentarlos al baño María para que estén líquidos. Después, añadiremos el cacao en polvo.
  • Luego, mezclaremos el contenido de los dos boles.
  • Cuando esté todo bien integrado extenderemos esta masa en una bandeja, la cual enfriaremos y conservaremos en la nevera.
  • Por último, en una hora tendremos lista una especie de torta de frutos y semillas que podemos cortar en barritas más pequeñas.
  • Conservaremos siempre las barritas en la nevera hasta la hora de consumirlas, ya que el aceite de coco se derrite si está por encima de los 23 ºC.

El aporte de cada uno de estos ingredientes

Un desayuno energético puede estar compuesto por distintos alimentos sanos y nutritivos. La siguiente contiene los frutos secos como ingredientes principales, que además de ser saciantes, son fuentes de varios nutrientes esenciales y ácidos grasos saludables.

Frutos secos, una opción excelente

Frutos secos
Los frutos secos son ricos en proteína, fibra, ácidos grasos, vitaminas y minerales. Nos aportan mucha energía y nos hacen sentir saciados.

La manera más beneficiosa de consumirlos es poniendo los frutos secos crudos, sin tostar ni freír, sin sal ni azúcar añadido. Como acompañantes, las frutas son ideales.

Frutas secas

Asimismo, las frutas secas, entre las que destacamos las ciruelas, las uvas y los dátiles, son ricas en azúcares y fibra. También contribuyen a regular la función intestinal y nos quitan la ansiedad por comer comestibles dulces poco saludables.

Semillas

Las semillas son alimentos muy completos que pese a su pequeño tamaño concentran varios nutrientes. Son una opción excelente para añadir a todo tipo de recetas, así como a nuestro desayuno nutritivo.

Miel de abeja

La miel es un alimento con un alto contenido de calorías y azúcar que puede ayudar a obtener la energía suficiente para empezar el día. Según datos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), por cada 100 gramos se obtienen unas 295 kilocalorías. 

Descubre: 9 cosas que sucederán cuando empieces a comer miel a diario

Cacao para un desayuno energético con garra

Cacao

El cacao puro y amargo es un alimento que podemos consumir de manera habitual en lugar del chocolate, el cual suele contener mucho azúcar.

El cacao nos da energía, mejora la salud de los músculos y nos proporciona una agradable sensación de bienestar. Además, contiene antioxidantes que brindan diversos beneficios para la salud de todo el organismo.

Desayuna sano y rico, cada día

Vale la pena desayunar sano y rico cada día. Hay muchas opciones para configurar desayunos energéticos, saludables (y si se quiere, veganas), las que hemos comentado aquí son tan solo algunas de las que puedes elegir sin lácteos.

Te animamos a que elabores tus propias versiones y además las acompañes con bebidas sanas y deliciosas, como unos buenos zumos, smoothies o batidos caseros con frutas y bebidas vegetales. ¡Te encantarán!