Descubre 6 protectores de estómago naturales

Existen alternativas naturales que pueden resultar muy eficaces para aliviar los dolores de estómago y otras posibles molestias después de comer. Pueden ingerirse como tratamiento o a modo preventivo.

Un problema muy común en nuestro día a día es la acidez estomacal, el reflujo o esas molestias que van desde la gastritis hasta un malestar general en nuestro pecho y abdomen justo en el momento de la digestión.

Muchos recurren a los clásicos protectores de estómago: esa medicación que, en ocasiones, tomamos sin prescripción médica. Hay que tener en cuenta que su consumo regular puede generar otras complicaciones.

¿Existe alguna alternativa natural? Está claro que, en primer lugar, debemos conocer la causa de ese problema estomacal. Para ello, siempre es necesario consultar con el médico.

Ahora bien, antes de recurrir a un medicamento por nuestra cuenta, es mejor que conozcas los 6 mejores protectores de estómago naturales.

¿Tomamos nota?

Información sobre los protectores gástricos

Según la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), los denominados fármacos inhibidores de la bomba de protones (IBP), cuyos nombres comerciales más conocidos son omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol y esomeprazol, constituyen una de las familias de medicamentos más consumidas a nivel mundial.

¿A qué se debe? En general, los fármacos IBP también se recetan como gastroprotectores para pacientes que consumen antiinflamatorios no esteroides (el ibuprofreno y el ácido acetilsalicílico, entre los más conocidos). Suelen ser casos de edad avanzada, enfermedad crónica y tratamiento prolongado de estos antinflamatorios.

“La aspirina o los antinflamatorios no esteroideos pueden producir pequeñas úlceras en el estómago y el duodeno. Para que estas cicatricen más rápido, recetamos estos fármacos, que frenan la producción de ácido clorhídrico”, explica un experto de la SEPD.

Según el Dr. Martín de Argila, los IBP son muy útiles para los especialistas del aparato digestivo, pues su eficacia está contrastada en enfermedades prevalentes: úlceras, reflujo gastroesofágico, etc.

No obstante, cabe recordar que su uso como protector gástrico debe limitarse a los grupos de riesgo que combinen todos los puntos mencionados y a la prescripción médica.

Cuando las personas para las que no están indicados recurren a ellos por decisión propia, corren el riesgo innecesario de verse afectados por los efectos secundarios. Por ello, presentamos estos protectores de estómago naturales, que además son alternativas innocuas.

Cuidados preventivos

  • Un dato que parece claro es que, muchas veces, no nos alimentamos bien. Esto, sumado a la realidad del estrés, perfila una situación muy común que nos hace buscar ayuda en los fármacos en lugar de tratar el problema en su raíz.
  • Para tener una buena salud digestiva, debemos cuidar qué tipo de alimentos servimos en nuestros platos cada día.
  • El reflujo gástrico suele ser el problema que surge con mayor frecuencia. Sería esencial que empezáramos a aumentar el consumo de frutas y verduras frescas, e incluso crudas. ¿La razón? Contienen enzimas vivas que aportan beneficios para el tejido estomacal.
  • Otro dato para tener en cuenta es que debemos restringir esas dietas ricas en azúcares y bollerías procesadas, siguiendo los consejos de la nutricionista Victoria Lozada. Favorecen la irritación y la inflamación, no se digieren bien y no son útiles para saciar el hambre.
  • Llevar una vida activa donde hagamos un poco de ejercicio de intensidad baja o moderada también resulta fundamental para combatir el reflujo gástrico. Caminar, por ejemplo, fortalece nuestro sistema inmunológico y mejora nuestra salud general.
  • No descuides tampoco una buena gestión de tus emociones. Ya sabes que suele decirse que el estómago es nuestro segundo cerebro, y es común que sea ahí donde se concentran los nervios, las ansiedades…

Los mejores protectores de estómago naturales

1. Manzana

Manzanas

La manzana es ligera y muy digestiva. Como todo alimento rico en fibra, ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Aunque parezca contradictorio, actúa como laxante suave en caso de estreñimiento (cruda y con cáscara) y, a su vez, contribuye a la formación del bolo intestinal en caso de diarrea (pelada, rallada y oxidada).

Además de sus propiedades antinflamatorias y diuréticas, esta fruta es rica en pectina y glicina, un antiácido natural que la convierte en uno de los alimentos más recomendados en caso de acidez estomacal.
Procura conseguir manzanas de cultivo orgánico y no tratadas con pesticidas.

2. Bicarbonato de sodio

Gracias a sus propiedades alcalinas, el bicarbonato de sodio es uno de los protectores de estómago naturales más eficaces. Por lo tanto, no dudes en añadir una cucharadita mezclada en un vaso de agua para ayudar a combatir tus problemas digestivos. Hazlo después de tu comida principal del día.

Es recomendable no tomarlo en caso de hipertensión o si se sigue una dieta baja en sodio. Por ello, antes de utilizar este protector gástrico casero de forma regular, resulta conveniente consultar con un médico.

Leer más: Cómo consumir bicarbonato para combatir la acidez

3. Jugo de aloe vera

Consejos para tomar el jugo de aloe vera

Si no lo sabías aún, toma buena nota de ello: uno de los protectores de estómago naturales más interesantes y económicos que puedes probar es el jugo de aloe vera.

Su uso se vuelve adecuado para reducir inflamaciones y problemas gastrointestinales. Asimismo, sirve para tratar de aliviar incluso el siempre doloroso reflujo gástrico.

Para ello, solo tendrás que disolver media cucharadita (3 gramos) del gel interior de la planta del aloe vera en un vaso de agua. Calienta un poco por si no se disuelve bien y bebe a temperatura ambiente después de tus comidas. Verás qué bien te sienta.

4. Vinagre de manzana orgánico

Vinagre de manzana.

Este protector de estómago natural contribuye a evitar el reflujo y favorece la digestión. Resulta de especial utilidad en los momentos en los que se presentan episodios agudos de reflujo.

¿Tienes vinagre de manzana en casa? Procura que sea orgánico, puesto que así nos aseguramos de que sus propiedades sean óptimas y lo más naturales posible. Solo tendrás que añadir una cucharadita (5 ml) de vinagre de manzana en un vaso de agua (200 ml) y beberlo antes de comer.

Leer más: Los 8 beneficios de consumir una cucharada de vinagre de manzana al día

5. Infusión de manzanilla

Manzanilla

Deliciosa, relajante y saludable, la infusión de manzanilla y, en especial, de sus flores secas nos va ayudar a resolver diversos problemas digestivos.

La manzanilla constituye una alternativa natural para aliviar la acidez estomacal. Además, es uno de los protectores de estómago más conocidos capaces de reparar y proteger la mucosa gástrica gracias a sus propiedades antinflamatorias.

Recuerda que es importante beber esta infusión a temperatura ambiente, nunca fría ni muy caliente. Incorpórala antes de cada comida para cuidar la membrana gástrica.

6. Regaliz

regaliz para la rinitis alergica

No estamos hablando del típico dulce que comen los niños, sino de esa raíz tan saludable y de sabor intenso que suele ayudar a los exfumadores a regular el síndrome de abstinencia por la nicotina.

Gracias a sus propiedades naturales, consigue crear un gel protector en la pared del estómago para protegerlo de los ácidos que aparecen en la digestión.

Encontrarás raíz de regaliz en las tiendas naturales, ya preparada para hacer en infusión.

Verás qué bien te sientes si empiezas a alimentarte un poco mejor y a introducir en tu vida estos excelentes protectores de estómago naturales.

Baker, A. (2014). Digestive Enzymes & Immunity: Making the Connection - Nourish Holistic Nutrition. Retrieved October 19, 2018, from https://nourishholisticnutrition.com/digestive-enzymes-immunity-making-the-connection/

Dr. Mercola. (2011). Enzymes: Food That Slow Nearly Every Inflammatory Disease. Retrieved October 19, 2018, from https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2011/08/21/enzymes-special-report.aspx

Gómez Ugarte, Magaly; Reyes Rojas, Shirley and Paredes Choque, L. (2015). La manzanilla y sus propiedades medicinales. Revistas Bolivianas. Retrieved from http://www.revistasbolivianas.org.bo/scielo.php?pid=S2075-61942015000100008&script=sci_arttext

Jarabe de Aloe Vera para enfermedad por Reflujo Gastroesofágico. (2016). Retrieved October 19, 2018, from https://www.plantas-medicinales.es/jarabe-de-aloe-vera-para-enfermedad-por-reflujo-gastroesofagico/

La manzana, el mejor aliado para tu salud digestiva. (2016). Europa Press, CHANCE. Retrieved from https://www.europapress.es/chance/belleza/noticia-manzana-mejor-aliado-salud-digestiva-20160529093150.html

Scoles, S. (2013). Reflujo Gastroesofágico y Ejercicio Físico - G-SE. Retrieved October 19, 2018, from https://g-se.com/reflujo-gastroesofagico-y-ejercicio-fisico-ft-x57cfb27016f0f

SEPD - Sala de Prensa. (2014). Retrieved October 19, 2018, from https://www.sepd.es/prensa_id.php?id_nota=74