Descubre cómo aprender a nadar en el mar con estos consejos

19 julio, 2018
La seguridad es fundamental a la hora de aprender a nadar en el mar ya que, al contrario que en las piscinas, hay corrientes que nos pueden dificultar la tarea.

El mar es la fuente de inspiración de poetas, uno de los mayores atractivos turísticos, el medio de vida de miles de marineros, zona de viajes, de cruceros, de inspiración y relajación. Y nos ofrece también uno de los más sencillos y reconfortantes placeres de la vida: nadar en sus aguas. Si aún no has tenido la oportunidad o sientes cierto temor, te damos algunos consejos para aprender a nadar en el mar.

Descubre en este artículo cómo aprender a nadar en aguas abiertas. Es muy importante que conozcamos qué precauciones tomar y los riesgos que debemos prevenir para hacer segura y agradable la experiencia.

Aprender a nadar en el mar con precaución

Aunque no hay que tener miedo, sí debemos desarrollar un respeto y un nivel de precaución muy alto a la hora de aprender a nadar en el mar. Muchas son las personas que, por imprudencia o por desconocimiento, han perdido la vida nadando a mar abierto. Por este motivo, para evitar sustos, hay unas pautas de seguridad que debes conocer y respetar.

El peligro de nadar en el mar son las corrientes de agua que arrastran mar adentro o sumergen hacia el fondo marino al nadador. Por este motivo, en primer lugar, debemos conocer cómo circula la corriente y el modo de salir si nos sucediera:

  • No te pongas nervioso ni entres en pánico.
  • No trates de nadar a contracorriente. De este modo solamente conseguirías gastar toda tu energía.
  • Practica la natación siempre acompañado de otra persona y cerca de un puesto de socorrismo.
  • Respeta las indicaciones del puesto de salvamento. En muchos lugares se indica el grado de seguridad o peligrosidad del baño según el color de la bandera.
  • Si la corriente te arrastra, nada en paralelo a la orilla y, cuando baje de intensidad, toma la dirección para salir del mar.
  • Si estás agotado trata de hacer señales con los brazos o grita pidiendo auxilio.

¿Lo sabías? Natación y sus aportes a la pérdida de peso

cómo aprender a nadar en el mar

Clases de natación

Por evidente que pueda parecer, es muy importante tomar algunas clases para aprender a nadar en el mar. Es conveniente empezar en un medio más controlable como la piscina, donde no existen factores de dificultad como en el mar:

  • Corrientes marinas
  • Temperatura de las aguas
  • Oleaje y diferencia de flotabilidad
  • Miedos
  • Menor control de seguridad
  • Medusas

La natación es un deporte en el que la técnica que empleamos determina por completo el resultado. Unos movimientos bien ejecutados pueden ahorrarnos mucho esfuerzo en cada brazada. Así conseguiremos obtener los grandes beneficios de este deporte, que destaca porque trabaja todo el cuerpo.

En este sentido, un monitor de natación nos puede corregir la postura y la alineación del cuerpo al nadar. Unas cuantas clases de natación nos servirán para el resto de nuestra vida y no es una inversión demasiado cara. Vale la pena realizarlas, además, para ganar autoconfianza y poder disfrutar al hacerlo.

clases para aprender a nadar en el mar

Boyas de seguridad

Es conveniente insistir mucho en la seguridad a la hora de practicar natación en el mar. Un gran consejo, además de ir siempre acompañado, es adquirir una boya hinchable de seguridad. Tienen un color llamativo imprescindible para que visualicen nuestra localización, se atan a la cintura con una correa y, además, sirven para llevar pequeños objetos (llaves, teléfono, etc.)

La boya nos proporciona cierta tranquilidad, ya que nos garantiza estar a flote si nos agotamos al nadar o perdemos el control. Si queremos aprender a nadar en el mar como deporte, es decir, algo más que un chapuzón de verano, debemos comprar este elemento de seguridad.

Aprender a respirar

Lee: ¿Sabrías cómo actuar si alguien se está ahogando?

Por último, antes de lanzarnos a nadar debemos aprender a respirar de manera correcta. Debemos habituarnos a respirar en la superficie y mantener la respiración en apnea con la cabeza sumergida durante varias brazadas. Muchas personas utilizan pinzas nasales para inhalar y exhalar el aire siempre por la boca.

Sobre todo, no te olvides de que nadar en el mar debe ser una actividad para disfrutar de la naturaleza a la vez que trabajas para ponerte en forma. Es importante actuar siempre con precaución y sentido común, pero tampoco podemos hacerlo con una actitud de miedo. Empieza a nadar y te conquistará la sensación de ligereza y libertad que solamente nos puede dar el agua marina.

Te puede gustar