Descubre cómo cerrar los poros de forma natural

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 21 noviembre, 2018
Una buena exfoliación es fundamental para limpiar la piel y eliminar células muertas. De este modo evitamos que la suciedad obstruya los poros y aparezca acné o puntos negros.

Se pueden realizar algunos tratamientos de belleza complementarios para ayudar a cerrar los poros de forma natural. Y es que este es un problema ‘estético’ muy común en la población que, por lo general, se desconoce que puede solucionarse desde casa mediante varias acciones sencillas.

Los pieles con poros dilatados tienen mayor tendencia a tener mayor cantidad de impurezas, puesto que la suciedad consigue alojarse fácilmente en los poros. El resultado viene a ser muy antiestético.

Algunas de las acciones más simples (y eficaces) que podemos tomar para combatir los poros dilatados son: mantener una dieta equilibrada, usar protección solar, utilizar los jabones apropiados para la higiene facial y exfoliar la piel periódicamente.

A continuación te comentamos cómo debe ser una rutina de belleza para ayudar cerrar los poros dilatados. Te asombrará ver lo sencilla que es y por qué vale la pena ponerla en práctica. Recupera la belleza del rostro con arcilla

Rutina de belleza para cerrar los poros

1. Baño de vapor

Un baño de vapor de 15 minutos será suficiente para abrir los poros y, posteriormente realizar una limpieza facial. Solo debes colocar un cazo con agua a hervir y cuando esta entra en ebullición, apaga el fuego, acerca el rostro a una distancia prudente, y colócate por encima de la cabeza una toalla.

Te puede interesar: Descubre los beneficios de las vaporizaciones faciales

2. Exfóliate semanalmente

Así evitarás que las células muertas de la piel, así como también la suciedad, obstruyan los poros y causen acné o formación de múltiples espinillas negras. Para llevarla a cabo, coloca el exfoliante sobre un paño de algodón húmedo y frótalo suavemente con movimiento circulares sobre la piel.

3. Aplica una mascarilla facial

Una vez realizada la limpieza, deberás hidratar y nutrir tu piel para que tenga un aspecto fabuloso. Una de las mascarillas más recomendadas son las de arcilla, puesto que absorben los excesos de grasa y suavizan la piel.Adelgazar rostro

4. Hidrata con aloe vera

Esta planta tiene muchas propiedades benéficas para la salud de la piel. Al retirar tu mascarilla facial, puedes colocarte un poco de gel de aloe para hidratar y proteger tus rostro de los agentes externos.

Puedes tener una planta de aloe vera en casa, cortar una penca y extraer el gel interno. Aplica en el rostro y deja que se seque antes de enjuagar.

La limpieza de cada mañana

Cuando te levantes, lava tu cara con agua bien fría y aplica un limpiador facial casero previamente preparado. Este se realiza mezclando media taza de agua, ¼ taza de leche, dos cucharadas de bicarbonato de sodio y una clara de huevo.

Esta mezcla limpiará tus poros profundamente y eliminarán las bacterias superficiales que podrían obstruir los poros. Frota con suavidad y enjuaga con agua tibia.

Lavar el rostro

Remedios caseros para cerrar los poros

1. Yogur

Está comprobado que el yogur es un excelente ingrediente para cuidar la piel y también, ayudar a cerrar los poros. Una vez a la semana, aplícate una mascarilla de yogur, durante 15 minutos, y enjuaga luego con agua templada.

Lee también: Cómo combatir los puntos negros con una mascarilla de yogur y avena

2. Cubos de hielo

Toma del refrigerador algunos cubitos de hielo. Envuélvelos en una gasa o paño de tela fino y pásalos directamente sobre la cara, no más de 30 segundos para que no se queme la piel. Obtendrás un efecto tensor inmediato. Se recomienda realizar esta acción después de la ducha y antes de maquillarse.

Conoce: 7 beneficios que obtienes cuando aplicas un cubito de hielo en tu piel

3. Bicarbonato de sodio

bicarbonato1Realiza una pasta mezclando bicarbonato y agua tibia en partes iguales. Con movimientos circulares, masajea en el rostro unos 30 segundos y enjuaga con agua fría. Repite durante una semana completa y la siguiente semana reduce a tres veces.

Existen muchos otros ingredientes naturales, como la avena, la miel, el aceite de árbol de té, entre otros, con los cuales realizar tratamientos de belleza efectivos para el cuidado de la piel. La clave está en saber aprovecharlos y en aplicarlos, preferiblemente durante la noche.

Ahora bien, dichos tratamientos naturales siempre serán complementarios a aquellos que estén pautados por el dermatólogo. De ninguna manera se recomienda prescindir de las indicaciones del médico ni de un control dermatológico periódico.