La diverticulitis puede aliviarse con la alimentación

27 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Ante la menor sospecha de diverticulitis debemos acudir al especialista para que nos recete un tratamiento adecuado, que podremos combinar con alimentos saludables para obtener el alivio.

La diverticulitis es una condición digestiva que se desarrolla en el intestino (sobre todo en el grueso) cuando las bolsas de la pared intestinal, llamadas divertículos, se inflaman o infectan.

Aunque no se conocen las causas exactas de esta inflamación, se cree que se produce cuando se hace demasiado esfuerzo al defecar, porque se ejerce presión sobre las paredes del intestino y esto provoca la inflamación y la irritación.

Factores como una dieta pobre en fibra, el sobrepeso, la obesidad, la falta de ejercicio y el tabaquismo están relacionados con el desarrollo de la enfermedad.

Según el Manual MSD, los síntomas de la diverticulitis suelen ser fiebre y sensibilidad o dolor al palpar (en la parte inferior izquierda del abdomen, generalmente). En ocasiones también puede cursar con náuseas y vómitos.

En caso de experimentar estos síntomas y otras molestias, lo más recomendable es acudir al médico para una evaluación y diagnóstico temprano. No es recomendable automedicarse ni recurrir a los remedios caseros.

Una vez que el médico paute el tratamiento, es indispensable seguir sus instrucciones y, a la par, mejorar los hábitos de vida y, en concreto, en lo que respecta a la dieta.

Alimentos que pueden aliviar la diverticulitis

Cuando la diverticulitis es leve, el médico suele pautar reposo y una dieta líquida. Esta deberá seguirse al pie de la letra para poder obtener el alivio y mejorar. Posteriormente, una vez que lo autorice, se podría comenzar a incorporar a la dieta, poco a poco, los siguientes alimentos que vamos a comentarte.

Al principio, puedes incorporar caldos, cremas suaves, jugos de fruta sin pulpa, gelatina, vegetales y frutas cocidas (sin cáscara ni semillas), huevos, carne de ave, cereales (con bajo contenido de fibra), yogur, arroz blanco, pasta, pan blanco refinado y fideos.

Aunque esté implícito, es necesario recordarlo: durante el proceso de recuperación deben excluirse los alimentos grasosos y picantes, ya que estos solo agravarían los síntomas de la enfermedad.

Descubre: 3 cremas de verduras para mejorar tus defensas

Puré de patatas

Algunos alimentos pueden ayudarnos a combatir la diverticulitis.

En vista de que no es recomendable comer alimentos grasos, como las patatas fritas, lo más recomendable es que te prepares un puré de patatas o te comas una patata asada, como guarnición.

Esto se debe a que contienen una gran cantidad de agentes antiinflamatorios y almidón que facilitan su digestión.

Papaya y pera

Estas dos frutas en concreto podrían resultar beneficiosas en caso de diverticulitis. Ambas son fáciles de digerir y contienen fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales, que son sustancias nutritivas que ayudarían a mejorar la salud gastrointestinal. Además, la combinación de papaya y pera resulta deliciosa, lo cual se agradece mucho cuando se está enfermo.

Cebada

La cebada es uno de los alimentos que pueden ayudarnos a combatir la diverticulitis.

Aunque hay alimentos con fibra que no son recomendables (como los cereales), la cebada, por su alto contenido de fibra soluble y respectivo efecto antiinflamatorio podría contribuir con el alivio en caso de diverticulitis.

Puede consumirse de maneras muy variadas: en sopas, guisos, mezclada con vegetales, etcétera. 

Ajo

Aunque se ha demostrado que el ajo no es un alimento que brinde beneficios consistentes a la salud, su inclusión dentro de una dieta equilibrada podría resultar positivo en términos de nutrición.

A nivel popular, hay quienes recomiendan tomar sopa de ajo en caso de molestias estomacales o diverticulitis.

Descubre: ¿Consumir un diente de ajo a diario tiene beneficios?

Orégano

El orégano tiene propiedades excelentes para la salud digestiva y puede ayudarte a vencer la diverticulitis.

Según creencias populares, condimentar los platos con orégano (en vez de sal) en caso de diverticulitis puede resultar conveniente, ya que esta hierba tan aromática tiene propiedades digestivas y tónicas.

Descubre: El orégano y sus usos

Alimentos ricos en vitamina C

Las frutas ricas en vitamina C (limones, toronjas, naranjas, pomelos, fresas, etcétera) podrían contribuir con la salud digestiva, ya que este nutriente ayudaría a sanar el intestino. Adicionalmente, no hay que olvidar que esta vitamina favorece la absorción de hierro y que tiene un papel clave en la producción de colágeno, por lo que resulta indispensable para el organismo.

En pocas palabras, la vitamina C ayuda al cuerpo a crear nuevas células y a sanar. 

La importancia de tener un buen diagnóstico

Por sus síntomas, es fácil confundir la diverticulitis con alguna otra afección digestiva, como la enfermedad de Crohn. Por ello, ante las molestias, lo mejor es que acudas a tu médico para que te evalúe y te indique qué es realmente lo que ocurre. 

Las infecciones en el colon pueden tratarse de un problema mucho más grave de lo que te imaginas, así que no ignores los síntomas.

  • A., B., M.S., D., R.A., B., G.B., F., & S.A., J. (2013). The role of non-starchy polysaccharides (“soluble” dietary fibre), in particular (1,3;1,4)-beta-glucans and arabinoxylans, in promoting bowel health. Planta Medica.
  • Dahl, C., Crichton, M., Jenkins, J., Nucera, R., Mahoney, S., Marx, W., & Marshall, S. (2018). Evidence for dietary Fibre modification in the recovery and prevention of reoccurrence of acute, uncomplicated diverticulitis: A systematic literature review. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu10020137
  • Gutiérrez-Grijalva, E., Picos-Salas, M., Leyva-López, N., Criollo-Mendoza, M., Vazquez-Olivo, G., & Heredia, J. (2017). Flavonoids and Phenolic Acids from Oregano: Occurrence, Biological Activity and Health Benefits. Plants. https://doi.org/10.3390/plants7010002