La diverticulitis puede aliviarse con la alimentación

Ante la menor sospecha de diverticulitis debemos acudir al especialista para que nos recete un tratamiento, que podremos combinar con alimentos que nos ayuden a mejorar la condición.

La diverticulitis es una condición digestiva que se desarrolla en el intestino (sobre todo en el grueso) cuando las bolsas de la pared intestinal, llamadas divertículos, se inflaman o infectan.

Aunque no se conocen las causas de esta inflamación, se cree que se produce cuando se hace demasiado esfuerzo al defecar, lo que ejerce presión sobre las paredes del intestino y provoca la inflamación y la irritación. Factores como una dieta baja en fibra, la obesidad, falta de ejercicio o el tabaquismo están relacionados con el desarrollo de la enfermedad.

Los síntomas más comunes de la diverticulitis pueden incluir:

  • Dolor abdominal
  • Sangrado en las heces
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Náuseas
  • Cansancio inexplicable
  • Hinchazón
  • Dolor en el abdomen al tacto.

Es fundamental acudir al médico si sospechamos padecer diverticulitis, ya que podrían presentarse complicaciones. Si quieres disminuir estos síntomas y combatir la enfermedad, puedes aprovechar estos remedios caseros.

Las patatas

Algunos alimentos pueden ayudarnos a combatir la diverticulitis.

En términos de sabor puede que sean uno de los vegetales más aburridos, aunque también de los más versátiles. Pero es altamente recomendable comer patatas cuando sufres de diverticulitis.

Esto se debe a que contienen una gran cantidad de agentes antiinflamatorios y almidón que facilitan su digestión.

Ten en cuenta que, si tu idea era comerlas fritas, estás cometiendo un grave error. La grasa empeorará tu condición y anulará cualquier beneficio que las patatas puedan darte. La mejor opción es cocinarlas al horno, en puré o asadas a la parrilla.

Ver también: Cómo utilizar el jugo de patatas para hacer crecer el cabello

Papaya y pera

Las frutas son una de las mejores opciones cuando hablamos de preservar o mejorar la salud digestiva. La combinación de papaya y pera resulta deliciosa y nos aporta una gran cantidad de nutrientes ideales para mejorar las facultades de tu intestino grueso.

La fibra que estas dos frutas contienen, junto con sus altos niveles de vitaminas, minerales y antioxidantes, hacen que sean ideales para lidiar con los síntomas de la diverticulitis.

La vitamina C

Tu cuerpo utiliza una gran cantidad de vitamina C para realizar muchos procesos internos, por lo que es lógico que resulte fundamental prestar atención a sus niveles.

La vitamina C ayuda a tu cuerpo a crear nuevas células, a estimular tu sistema inmunitario y a casi cualquier proceso que tu cuerpo realice.

Como la diverticulitis afecta al colon de manera grave, esta vitamina puede contribuir a acelerar la curación y reducir la inflamación antes de que el estado de tu colon empeore.

La cebada

La cebada es uno de los alimentos que pueden ayudarnos a combatir la diverticulitis.

Este grano es de gran importancia en tu dieta cuando tienes diverticulitis.

Aunque otros tipos de fibras son consideradas negativas para esta enfermedad, las propiedades antiinflamatorias de la cebada y su alto contenido en fibra soluble la hacen ideal para lidiar con esta condición. Además, podría contribuir a prevenir el cáncer de colon.

Puede consumirse de maneras muy variadas, en sopas, guisos, mezclada con otros granos y cereales y un montón de ideas más. Tu imaginación es el límite. Ya no tendrás excusa para no incluirla en tu dieta.

El ajo

El ajo es uno de los remedios más utilizados para solucionar un sinfín de problemas de la salud (entre ellos, la diverticulitis) y un potente antibiótico natural.

Los componentes activos del ajo son muy poderosos y previenen las infecciones de todo tipo en el cuerpo.

Tomando en cuenta que la diverticulitis empeora cuando la región afectada se inflama, comer ajo mantendrá este problema a raya. Además, de este modo, evitarás tener que consumir tantos antibióticos. Recuerda que deberás consumirlo crudo para no perder sus propiedades.

Evita las comidas picantes

Si eres un adicto a los alimentos picantes o muy condimentados deberías dejar de consumirlos cuanto antes. Los picantes son una de las razones por las cuales tu colon se ve afectado.

El picante inflama aún más las áreas irritadas, alargando el proceso de recuperación y empeorando en gran medida los síntomas.

Así, estarás de acuerdo en que hacer un esfuerzo por dejarlas de lado vale la pena.

El orégano

El orégano tiene propiedades excelentes para la salud digestiva y puede ayudarte a vencer la diverticulitis.

Condimentar todos los platos con orégano durante episodios de diverticulitis puede ser una buena idea. Esta especia proporcionará un alivio significativo de los síntomas.

El orégano tiene grandes propiedades antibacterianas y antimicrobianas que contribuirán a neutralizar cualquier infección o parásito que esté afectando a tu intestino.

Por otra parte, el orégano ayuda a limpiar y expulsar de tu cuerpo todos los desechos con mayor facilidad.

El aceite de ricino

Una buena forma de eliminar la infección bacteriana de tu colon es mediante una limpieza, y una opción para hacerla es el aceite de ricino.

No obstante, debes recordar que este aceite es muy potente y podría acabar también con tu flora intestinal.

Por esta razón solo debes tomar la cantidad prescrita o ingerirlo bajo observación médica, ya que podría ser muy peligroso si lo consumes de manera inapropiada.

Te recomendamos leer: Cómo regular la flora intestinal naturalmente

La importancia de tener un buen diagnóstico

Debido a sus síntomas es fácil confundir la diverticulitis con alguna otra afección digestiva, como la enfermedad de Crohn.

Es recomendable que acudas a tu médico si tienes la ligera sospecha de tener dicha enfermedad.

Las infecciones en el colon pueden tratarse de un problema mucho más grave de lo que te imaginas.

Si experimentas esta combinación de síntomas, debes ver a un profesional para que te indique tu estado de salud actual.

A partir de ahí puedes comenzar a probar estos remedios junto con el tratamiento que tu médico te prescriba. Además, incorporar gran cantidad de fibra a tu dieta te ayudará a combatir la diverticulitis. 

  • A., B., M.S., D., R.A., B., G.B., F., & S.A., J. (2013). The role of non-starchy polysaccharides (“soluble” dietary fibre), in particular (1,3;1,4)-beta-glucans and arabinoxylans, in promoting bowel health. Planta Medica.
  • Dahl, C., Crichton, M., Jenkins, J., Nucera, R., Mahoney, S., Marx, W., & Marshall, S. (2018). Evidence for dietary Fibre modification in the recovery and prevention of reoccurrence of acute, uncomplicated diverticulitis: A systematic literature review. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu10020137
  • Gutiérrez-Grijalva, E., Picos-Salas, M., Leyva-López, N., Criollo-Mendoza, M., Vazquez-Olivo, G., & Heredia, J. (2017). Flavonoids and Phenolic Acids from Oregano: Occurrence, Biological Activity and Health Benefits. Plants. https://doi.org/10.3390/plants7010002