Descubre cómo hacer una exquisita salsa de tamarindo

La salsa de tamarindo es un excelente aliado para sorprender a nuestro paladar. Tiene un sabor dulzón que va excelente con carnes, verduras y pescados.

Originaria de México, la salsa de tamarindo es tan inaudita como deliciosa. Normalmente es empleada en muchos platos salados. Desde la ternera, pasando por los pescados y ¡hasta con el cerdo! Lo cierto es que es innegable el sabor que se obtiene de este fruto.

Si estás en búsqueda de un aderezo realmente especial y distinto, que además te proporcione contraste en el sabor de tus recetas saladas, indudablemente esta preparación te será útil. Probablemente estés más familiarizado con los tomates u otros ingredientes para hacer este tipo de acompañamientos. Sin embargo, aquí te traemos algo sencillo pero diferente.

Ahora bien, para quienes no tengan idea de cómo hacer esta deliciosa salsa de tamarindo, no tienen de qué preocuparse. Lo primero que tendrás que hacer es conseguir los tamarindos en la presentación que quieras, preferiblemente en pulpa. Puedes adquirirlos en cualquier tienda o abasto, no son muy difíciles de conseguir y son económicos.

 

Cuenco con vainas de tamarindo.

Sin importar cuál sea el método por el que optes, debes tratar de seguir los pasos que te mostraremos, de manera que sepas cómo lidiar con la acidez propia de esta pequeña fruta y así poder sacar el mejor provecho para esta receta.

También puedes leer: 7 beneficios de comer pescado regularmente.

Cómo hacer una deliciosa salsa de tamarindo

Ingredientes:

  • 12 vainas de tamarindo (150 g).
  • 1/2 taza de agua (125 ml).
  • 4 cucharadas de azúcar (60 g).
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco (30 ml).

Preparación:

Semillas y vainas de tamarindo.

  1. Primero, extrae la pulpa de las vainas de tamarindo.
  2. Para poder hacerlo deberás separar las hebras que componen las vainas y reservar las pequeñas bolitas de tamarindo en otro lugar. Puedes desechar todo lo demás.
  3. Además, dentro de las bolitas de tamarindo también encontrarás semillas aún más pequeñas. Tendrás que extraerlas de igual manera.
  4. Listo el procedimiento relacionados con las semillas, deberás separar la pulpa y colocarla en agua (tibia) para poder ablandarlas.
  5. Para esto, necesitarás dejarlas en reposo por al menos 30 minutos. De esta manera, lograrás que estén en el punto necesario para esta receta.
  6. El próximo paso será encender el fuego, fijar la llama en el mínimo posible, emplear una olla pequeña y verter el agua con la pulpa de tamarindo.
  7. Tendrás que remover con paciencia hasta disolver bien la pulpa de tamarindo y que ésta se integre con el agua.
  8. Seguidamente, añadirás azúcar a la mezcla dentro de la olla y vinagre de vino blanco. Este aumentará la viscosidad que buscamos.
  9. Ahora bien, dependiendo de la receta para la que usarás esta de salsa de tamarindo, variará que añadas uno u otro ingrediente: si es picante, con pimientos rojos o chile bastará.
  10. De igual manera, si prefieres el contraste más ácido del tamarindo, un toque extra de limón o aceite de oliva extra virgen también ayudará.
  11. Por otro lado, si lo harás para mojar con arroz o vegetales al horno y asados, al mejor estilo oriental; será adecuado el toque de salsa de soja.
  12. Finalmente, para culminar con este receta, tendrás que triturar los ingredientes en una batidora eléctrica y luego colar el resto.
  13. Si ha quedado muy espesa, puedes añadir un poco de agua y listo. Igualmente, tendrás que remover para lograr la textura que deseas.

Quizá te interese: 4 deliciosos exfoliantes con azúcar moreno.

Consejos para usar y acompañar esta salsa de tamarindo

Filetes con salsa de tamarindo y semillas.

La salsa de tamarindo la puedes adaptar al plato que desees preparar. Dependiendo si vas a realizar una comida dulce o salada, puedes recrear la salsa a tu gusto. Algunas ideas de preparaciones donde puedes usar la exquisita salsa de tamarindo:

  • Verduras al horno o asadas.
  • Ternera a la plancha o en filete guisado.
  • Merluza a la gallega.
  • Recetas con cerdo como ingrediente.
  • Patatas al horno y patatas crujientes fritas.

¡Buen provecho!