Descubre cómo hacer una pomada mentolada para la congestión

Aunque hay alternativas comerciales, al preparar tu propia pomada mentolada para aliviar la congestión te estarás asegurando de utilizar un producto natural y te cerciorarás de la calidad de sus ingredientes

La congestión nasal es un síntoma habitual en casos de resfriados, gripes, sinusitis y alergias. Aunque no es un problema de salud grave, lo cierto es que a muchas personas les dificulta en gran medida su rutina diaria.

Descubre en este artículo un receta mágica para poner fin a la congestión de manera natural. Presentamos una pomada mentolada que se prepara de forma rápida y sencilla. ¡Pruébala y tus vías respiratorias se despejarán en pocos minutos!

Aliviar la congestión

La congestión está relacionada con una inflamación y puede afectar a diferentes órganos o partes del cuerpo. No obstante, en este artículo nos centramos en la congestión nasal, un síntoma muy frecuente en resfriados, gripes y alergias que supone una gran molestia para quienes lo padecen.

Este tipo de congestión provoca una inflamación que limita o incluso bloquea la respiración a través de los orificios nasales. No es, como muchas personas creen, por un exceso de mucosidad, aunque este puede ser otro síntoma simultáneo.

Para aliviar la congestión de manera natural, por lo tanto, necesitamos un remedio que nos permita reducir la inflamación y aliviar así la obstrucción nasal. Esto lo lograremos, sobre todo, con dos aceites esenciales: menta y eucalipto.

Lee este artículo: ¿Cómo prevenir las alergias respiratorias? Anota estos 6 consejos

Aceites de menta y eucalipto

Aceite esencial eucalipto y menta para la congestión

Los aceites esenciales son excelentes para elaborar cualquier tipo de remedio medicinal casero. Estas esencias puras se extraen para utilizarlas en su máxima potencia y efectividad, combinadas casi siempre con otros productos como aceites o geles. No obstante, debemos asegurarnos de que sean de calidad y no esencias sintéticas sin propiedades terapéuticas.

En el caso de la congestión, los dos aceites esenciales más efectivos son:

  • Menta: La menta, con su poder vasoconstrictor, ejerce un efecto refrescante que reduce la inflamación de manera natural.
  • Eucalipto: El aceite que se extrae del eucalipto reduce la presión nasal, elimina la mucosidad y desinflama las membranas para facilitar la respiración. Se usa con frecuencia en vahos e inhalaciones.

Pomada mentolada

Ingredientes

Para preparar esta pomada mentolada necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 4 cucharadas de aceite de coco (60 ml)
  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (30 ml)
  • 10 gotas de aceite esencial de menta
  • 10 gotas de aceite esencial de eucalipto

¿Qué debemos hacer?

Para elaborar la pomada para la congestión seguiremos los siguientes pasos:

  • Cuando la temperatura es inferior a los 23 ºC, el aceite de coco se solidifica. Por lo tanto, en ese caso deberíamos calentarlo un poco al baño María hasta que estuviera líquido.
  • Mezclar el aceite de coco con el gel de aloe vera y dejar enfriar un poco hasta que esté tibio, ni frío ni caliente.
  • Añadir los dos aceites esenciales y mezclar bien para que se integren todos los ingredientes.
  • Conservar en un frasco hermético. No es necesario refrigerarlo y puede mantenerse en buenas condiciones bastante tiempo, siempre y cuando no lo expongamos a la luz o el calor.

Descubre: 5 usos prácticos del aceite de menta que te gustará saber

¿Cómo lo aplicamos?

Congestión nasal

  • Esta pomada se utiliza mediante un masaje en el cuello. De este modo, los aceites penetran a través de los poros hasta llegar al torrente sanguíneo.
  • También podemos aplicar una pequeña cantidad debajo de la nariz.
  • Si sufrimos una congestión general en las vías respiratorias la aplicaremos también en el pecho y en la zona alta de la espalda.
  • Aplicaremos la pomada haciendo círculos hasta aportar calor a la piel, durante 2 o 3 minutos, con una intensidad media.
  • Si tenemos mucosidad en los bronquios podemos completar en este tratamiento realizando palmadas con la mano hueca (clapping) tanto en el pecho como en la espalda.

Otros consejos

Para que este remedio sea efectivo recomendamos seguir también estos consejos:

  • Beber cada día, por lo menos, dos litros de agua fuera de las comidas.
  • Reducir o evitar el consumo de harinas y lácteos durante la congestión.
  • Si la congestión tiene como causa un resfriado o una gripe, podemos tomar algún antibiótico natural: ajo, cebolla, equinácea, propóleo, limón, etc.
  • Si sufrimos una alergia crónica deberemos realizar de manera periódica depuraciones que nos ayuden a eliminar toxinas del organismo.
  • Siempre hay una relación entre la congestión y el intestino. Por lo tanto, podríamos mejorar la salud intestinal con suplementos de probióticos para regenerar la flora bacteriana. Del mismo modo, también nos conviene aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos y semillas).