Descubre cómo preparar musaca griega

Maite Córdova · 8 octubre, 2018
Aunque la receta original de musca incluye leche y carne, podemos convertirla en una opción vegetariana si sustituimos estas por leche de almendras y seitán o soja texturizada.

Dentro del maravilloso universo que supone la gastronomía griega se encuentra un plato realmente delicioso que vale la pena incorporar a nuestro menú: la musaca o μουσακάς (mousakas). Tiene cierto parecido con la lasaña italiana, aunque en el caso de la musaca, se colocan solo tres capas. Aún así, lo más llamativo de este plato es el uso del vegetal más típico de Grecia: las berenjenas.

Por lo general, la musaca se sirve a la hora del almuerzo, como plato único o como segundo plato. De cualquier manera, se trata de una comida muy nutritiva y gustosa que, sin duda alguna, nos satisfará a la vez que nos aportará lo necesario para continuar la jornada con buen pie.

La musaca griega

La receta que te presentamos a continuación está pensada para un total de cuatro a seis comensales, aproximadamente. En caso de que el número varíe, deberemos hacer los ajustes necesarios en las cantidades. Lo que debe prevalecer es el uso del aceite de oliva y los condimentos que te mencionamos, ya que son los que le dan el sabor característico a la musaca.

Te interesa leer: 10 beneficios que le brinda la berenjena a nuestra salud

Ingredientes para la base

  • Aceite de oliva
  • Vinagre tinto
  • 1 cebolla pequeña
  • ½ kilo de berenjenas
  • 1 cucharada de orégano (15 g)
  • Carne de cordero picada (400 g)
  • 1 cucharadas de pasta de tomate (20 g)
  • 3 cucharadas de vino blanco (45 ml)
  • 1 ½ cucharadas de queso parmesano rallado (30 g)
  • Condimentos: sal marina gruesa

Ingredientes para la bechamel

  • 2 tazas de leche (500 ml)
  • 2 cucharadas de margarina (40 g)
  • ½taza de harina (60 g)
  • Condimentos: sal fina, pimienta negra, nuez moscada

Preparación de la bechamel

  1. En una sartén calentada a fuego medio, derretimos la margarina. Una vez que esté lo suficientemente líquida, incorporamos la harina y mezclamos bien con movimientos lentos y envolventes. La harina debe tostarse durante este proceso.
  2. Calentamos la leche en una olla a fuego medio. Una vez que alance su punto de ebullición, apagamos el fuego.
  3. Agregamos la leche a la mezcla de harina y margarina. Nos mantenemos removiendo  la mezcla para evitar que se hagan grumos.
  4. Dejamos cocer durante 5 minutos para que la bechamel alcance suficiente consistencia. A continuación, apagamos y procedemos a condimentar con un toque de sal, pimienta negra recién molida y nuez moscada.

No te pierdas: ¿Cuáles son los beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea?

Preparación de la musaca

  1. En primer lugar, lavamos y cortamos las berenjenas en rodajas finas (de medio centímetro). Seguidamente, las colocamos en un recipiente y procedemos a espolvorearlas con sal marina gruesa. Dejamos reposar durante una hora.
  2. Unos cinco minutos antes de que finalice el tiempo de reposo, colocamos una sartén a calentar a fuego medio.
  3. Secamos las berenjenas con una hoja de papel absorbente y procedemos a freírlas en abundante aceite. Deben quedar doradas por ambos lados.
  4. Una vez listas, escurrimos bien las berenjenas y reservamos en un plato.
  5. Mientras tanto, marinamos la carne de cordero con vinagre, nueces tostadas y aceite de oliva en abundancia.
  6. Aparte, pelamos y picamos la cebolla y la llevamos a freír en una sartén junto con las dos cucharadas de tomate. Una vez que esté pochada, añadimos un toque de vino blanco y orégano.
  7. Dejamos cocer la salsa a fuego lento durante media hora, aproximadamente.
  8. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  9. En otra sartén, cocinamos la carne de cordero hasta que alcance su punto medio. Una vez lista, reservamos.
  10. Cuando tengamos la salsa, salamos y añadimos un poco de pimienta negra recién molida. Mezclamos con movimientos envolventes.
  11. Vertemos la salsa de tomate y cebolla sobre la carne y removemos.
  12. Engrasamos un molde para horno con apenas un poco de aceite de oliva. Espolvoreamos un poco de pan rallado por todo el molde y, a continuación, procedemos a colocar las berenjenas fritas.
  13. Sobre las berenjenas, añadimos una capa de carne y otra de bechamel. Realizamos este procedimiento hasta conseguir 3 capas. La última capa debe ser de bechamel.
  14. Llevamos al horno durante 30 o 40 minutos, aproximadamente. De esta manera, la musaca se cocerá bien y tendrá una cubierta ligeramente dorada que resultará muy apetitosa.

Cabe destacar que existen muchas formas de preparar la musaca, ya que cada quien incorpora sus preferencias a la receta. No obstante, lo importante es que la sazón siempre se mantiene: esa mezcla de ingredientes mediterráneos con influencias orientales tan rica como única en el mundo.