Descubre cómo puedes lavar tu pelo sin champú

A la larga el champú convencional puede resultar agresivo para nuestro cuero cabelludo y puede acabar dañándolo, por lo que conviene sustituirlo por productos naturales que respeten su pH

Hoy en día nuestro cabello se ensucia con facilidad, sobre todo si lo tenemos graso. La contaminación y un consumo excesivo de grasas perjudiciales aumentan la suciedad en nuestro cabello y nos obligan a lavarlo con mayor frecuencia, lo cual puede ser perjudicial a la larga, ya que daña la capa protectora natural del cuero cabelludo.

En este artículo explicamos qué alternativas naturales tenemos para poder lavar el cabello pero usando exclusivamente productos tan naturales como la arcilla, el vinagre o el bicarbonato de sodio.

¿Por qué no debemos abusar del champú?

Antiguamente las mujeres se lavaban el cabello una vez a la semana o cada quince días, y las fotografías antiguas demuestran que sus cabelleras eran bellas y abundantes. ¿Qué ha pasado en la actualidad? Es cierto que hay factores que hacen que nuestro cabello se ensucie con más facilidad, como son las contaminación o una mala alimentación, pero también hay una tendencia a querer limpiar en exceso nuestro cuerpo con productos que en realidad son agresivos para nuestro pH natural.

La mayoría de champús convencionales contienen sustancias que a la larga dañan el cuero cabelludo, como los parabenos o el sodium lauryl sulphate. Es cierto que podemos usar champús naturales o ecológicos libres de estas sustancias perjudiciales, pero en la mayoría de casos tienen un precio elevado.

Por este motivo en este artículo te explicamos cómo puedes lavar tu cabello con productos naturales y económicos, disfrutando a la vez de una cabellera limpia y sana.

cabello

El ghassoul

El ghassoul o rhassoul es un tipo de arcilla usada en algunos países árables para la belleza de la piel y el cabello. Lo encontramos en polvo o en pequeñas plaquitas que debemos mezclar con un poco de agua bien caliente para que se conviertan en una pasta untuosa que usaremos como champú, masajeando suavemente el cuero cabelludo y dejando actuar durante uno o dos minutos antes de aclarar con agua tibia.

La gran ventaja del ghassoul es que actúa como regulador del sebo, por lo que se recomienda para todo tipo de cabellos, ya que nunca lo va a dejar reseco o demasiado graso. Además, limpia en profundidad y su uso continuo permite que el cuero cabelludo se vaya regulando cada vez más, por lo que con el tiempo podremos ir espaciando los lavados para que no sean tan continuados, sin necesidad de tener que llevar el pelo sucio o graso.

El ghassoul es difícil de conseguir en algunos países. Lo podemos encontrar en tiendas de productos árabes, en algunas herboristerías o por internet.

ghassoul Henna Sooq

El bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto que se puede usar para muchas cosas, entre ellas la limpieza del cabello, pero debemos seguir los siguientes pasos.

Diluiremos una cucharada sopera de bicarbonato de sodio en un vaso de agua caliente. Cuando esté tibia, aplicaremos el líquido en las raíces de nuestro cabello, sólo en el cuero cabelludo, para evitar que reseque en exceso las puntas. Lo podemos hacer con la ayuda de un bote de plástico que tenga una entrada fina.

Masajearemos bien y aclararemos con agua.

cabello pelirrojo miss pupik

El vinagre

El vinagre es otro alimento milagroso usado mucho en los remedios antiguos de salud y belleza. En este caso funcionará perfectamente como acondicionador, ya que aporta brillo y suavidad al cabello si lo aplicamos en el último paso.

Mezclaremos tres cuartas partes de un vaso de agua con una cuarta parte de vinagre de manzana, y aplicaremos este líquido después de haber lavado el cabello (con ghassoul, con bicarbonato o con el champú natural), para después, al cabo de uno o dos minutos, aclarar bien con agua.

Si lo deseamos podemos añadir a este líquido alguna gota de un aceite esencial, para mejorar su aroma, a pesar de que el cabello no olerá a vinagre cuando esté seco.

La maicena

La maicena es una harina que nos permite hacer un “lavado en seco”. No es un producto que limpie o lave nuestro cabello, sino que lo que permite es soluncionarnos un momento en el que no podamos lavárnoslo y necesitemos mejorar su aspecto, quitarle grasa o suciedad.

Para usarla adecuadamente aplicaremos directamente la maicena (una cucharadita aproximadamente) sobre el cuero cabelludo, masajearemos ligeramente y posteriormente nos peinaremos bien para eliminar los restos.

Al momento nuestro cabello lucirá un aspecto menos graso.

Imágenes por cortesía de miss pupik y Henna Sooq
Categorías: Cuidado del cuerpo Etiquetas:
Te puede gustar