Descubre cómo tratar una contractura cervical

22 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Las contracturas cervicales son muy frecuentes y están provocadas por estrés, malas posturas, debilidad muscular o lesiones. ¿Cómo aliviar el dolor que producen? ¿Cuándo consultar al médico?

Una contractura cervical es una rigidez en el cuello que cursa con dolor. Esta zona es muy delicada debido a los ligamentos y músculos que participan en la firmeza y movimiento de la cabeza. Los músculos van desde la cabeza y la columna cervical, hasta la clavícula, el tórax y otras estructuras. En total, son 20 músculos que permiten el movimiento. 

Cuando se produce una contractura cervical se comprimen los vasos sanguíneos que les aportan sangre; en consecuencia, el esguince o contractura empeora. A menudo, los músculos más afectados son el trapecio y el elevador de la escápula.

Por fortuna, rara vez tiene su origen en un problema de salud grave y puede mejorarse mediante ejercicios, masajes y otros tratamientos no invasivos. ¿Cuáles son las mejores opciones? ¿Cuándo consultar al médico? En el siguiente espacio detallamos todo al respecto.

Síntomas de una contractura cervical

No es difícil diagnosticar una contractura cervical, ya que uno de los síntomas es el intenso dolor en la zona del cuello. En algunas situaciones es prolongado y, en otras, se presenta de manera esporádica. Otras manifestaciones clínicas pueden ser las siguientes: 

  • Inflamación.
  • Punzadas intensas.
  • Sensación de hormigueo.
  • Presencia de calor en el área.
  • Dolor en el músculo.
  • Para mover el cuello se requiere mover también el tronco debido a la rigidez.
Síntomas de una contractura cervical
El dolor es el síntoma común de la contractura cervical. Sin embargo, también se da una limitación en el movimiento de la cabeza.

En la mayoría de los casos, la contractura cervical no causa problemas graves. Sin embargo, es importante atender la molestia a tiempo para evitar que el dolor empeore. El médico puede sugerir ciertos exámenes en caso de sospechar una lesión de mayor cuidado. Estas pruebas pueden ser las siguientes: 

  • Radiografías.
  • Análisis de sangre.
  • Electromiografía (EMG).
  • Resonancia magnética (RM).
  • Tomografía computarizada (TC).

Lee también: Mala postura y sus consecuencias para la salud 

Causas de las contracturas cervicales 

Las contracturas cervicales no tienen una causa única. Tampoco se producen solo en determinada población. Dado que es un traumatismo muscular muy común, hay ciertos factores que aumentan el riesgo de padecerla. Los más frecuentes incluyen los comentados a continuación:

  • Sobrecarga de trabajo.
  • Debilidad en los músculos.
  • Uso repetitivo de los músculos.
  • Exposición constante a situaciones estresantes.
  • Posturas forzadas (para el cuello) sostenidas por largos periodos de tiempo.

¿Cómo tratar una contractura cervical?

Siempre y cuando la contractura cervical no tenga su origen en una lesión grave o enfermedad, es posible calmar sus síntomas con algunas medidas de autocuidado. Si el dolor es severo y no mejora pronto, lo mejor es solicitar atención médica. A continuación, detallamos  qué puede contribuir a su alivio.

Analgésicos de venta libre

Una de las primeras recomendaciones para calmar el dolor causado por una contractura cervical es ingerir un analgésico de venta libre como aspirina, ibuprofeno, naproxeno sódico o acetaminofén.

No obstante, como detalla un artículo publicado en National Center for Biotechnology Information, la toma de estos medicamentos debe ser moderada, por pocos días. En caso de tener alguna enfermedad previa, o estar bajo tratamientos médicos, lo mejor es consultar al médico antes de ingerirlos.

Analgésicos de venta libre
El consumo de un analgésico de venta libre puede ayudar a calmar esta dolencia. Sin embargo, no es conveniente exceder las dosis.

Compresas frías

La aplicación de compresas frías contribuye al tratamiento del dolor cervical por varias razones. En primer lugar, ayudan a adormecer la zona afectada, proporcionando una sensación de alivio temporal. Por otro lado, como lo detalla un artículo publicado en University of Rochester Medical Center Rochester, NY, disminuyen la inflamación.

Es importante aplicar el frío a modo de compresas, ya que el hielo por sí solo puede ser agresivo para la piel. En caso de contractura cervical, se pone en la zona afectada durante 10 minutos. Si el dolor persiste, se repite el remedio 2 o 3 veces más.

Terapia de calor

De acuerdo con el artículo mencionado en el apartado anterior, el calor también puede ser útil en caso de dolor. Su aplicación en compresas estimula la circulación, disminuye la rigidez y calma el dolor. Sin embargo, no esta opción no debe emplearse dentro de las primeras 48 horas después de una lesión.

Masaje

Un masaje aplicado por un fisioterapeuta o masajista profesional puede contribuir al alivio de esta dolencia. Un estudio publicado en Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics determinó que, incluso, los tratamientos de masajes cortos sirven para calmar el dolor de cuello.

¿Cómo tratar una contractura cervical?
A la hora de recibir un masaje para calmar el dolor cervical es importante elegir un masajista profesional.

Ejercicio moderado

Ante problemas como la contractura cervical, el médico puede sugerir sesiones con el fisioterapeuta para ayudar a recuperar el rango de movilidad. Si bien un poco de descanso es calmante, en exceso puede ser perjudicial. Por lo tanto, no se recomienda la inactividad total.

Los estiramientos suaves, el ejercicio moderado y las actividades que no implican demasiado esfuerzo son idóneas para mantener el movimiento mientras se alivia esta dolencia.

No dejes de leer: 6 sencillos ejercicios que aliviarán el dolor de cuello

¿Cuándo consultar al médico?

No hay que ignorar que las contracturas cervicales pueden requerir atención médica. Si los síntomas empeoran o se mantienen por varios días, lo mejor es acudir al profesional. Asimismo, es conveniente consultar si:

  • El dolor es el resultado de una caída o lesión.
  • Además de dolor, hay entumecimiento de la espalda, las extremidades u otras partes del cuerpo.
  • Hay dificultad para mover las extremidades.
  • Se pierde el control de la vejiga o los intestinos.
  • Se produce fiebre alta.

En todos estos casos, el tratamiento puede variar de acuerdo a la causa subyacente. Es probable que se requieran pruebas complementarias, al igual que medicamentos u otras opciones terapéuticas a las ya mencionadas.

  • Haik, J., Prat, D., Kornhaber, R., & Tessone, A. (2016). Treatment of cervical contractures utilising a closed platysmotomy like approach: Case report and review of the literature. Burns. https://doi.org/10.1016/j.burns.2016.03.026
  • Binder AI. Neck pain. BMJ Clin Evid. 2008;2008:1103. Published 2008 Aug 4.
  • Cohen, S. P. (2015). Epidemiology, diagnosis, and treatment of neck pain. Mayo Clinic Proceedings. https://doi.org/10.1016/j.mayocp.2014.09.008
  • Bakar Y, Sertel M, Oztürk A, Yümin ET, Tatarli N, Ankarali H. Short term effects of classic massage compared to connective tissue massage on pressure pain threshold and muscle relaxation response in women with chronic neck pain: a preliminary study. J Manipulative Physiol Ther. 2014;37(6):415‐421. doi:10.1016/j.jmpt.2014.05.004