Descubre el trastorno disfórico premenstrual

16 julio, 2018
El trastorno disfórico premenstrual no es lo mismo que el síndrome premenstrual. Hoy descubriremos qué características tiene este trastorno.

Antes de que les baje la menstruación, las mujeres sufren un cambio en sus niveles de hormonas que provoca una serie de síntomas. Sin embargo, aunque muchos son completamente normales, otros pueden estar advirtiendo de la presencia del trastorno disfórico premenstrual.

Los síntomas del trastorno disfórico premenstrual son mucho más intensos que los del SPM (síndrome premenstrual). Recordemos algunos de ellos que entran dentro de lo que consideramos normales:

  • Sentimientos de tristeza o desesperanza.
  • Tensión, ansiedad y nerviosismo.
  • Comportamiento irritable y hostil, incluso agresivo.
  • Altibajos en el estado de ánimo.
  • Problemas para dormir.
  • Baja autoestima y sentimientos de culpa.

Dependiendo del mes, estos síntomas pueden variar, es decir, un mes pueden estar presentes los sentimientos de tristeza y, en otro, predominará el comportamiento irritable y hostil. Lo más importante es que ninguno de los síntomas anteriores incapacitan para llevar una vida normal. No ocurre lo mismo con el trastorno disfórico premenstrual.

El trastorno disfórico premenstrual incapacita

Cuando utilizamos la palabra trastorno nos estamos refiriendo a un problema de gravedad que afecta de manera importante. En el caso del trastorno disfórico premenstrual, las mujeres que lo sufren no presentan los síntomas propios del SPM, sino otros.

Quizá te interese: Depresión mayor, la más incapacitante: seis aspectos que debes conocer

Depresión mayor

Las mujeres con trastorno disfórico premenstrual presentan un cuadro sintomatológico propio de la depresión mayor. Esto puede provocar que no sean capaces de levantarse de la cama y cumplir con sus obligaciones, como ir a trabajar.

Trastorno disfórico premenstrual

Durante los días previos a la llegada de la menstruación las mujeres con este trastorno pueden presentar sentimientos de tristeza y desesperanza. En algunos casos, incluso, se acompañan con pensamientos suicidas.

La falta de interés en las actividades diarias es patente. Ya no solo por el hecho de no tener ganas de trabajar, sino de tampoco ir a hacer la compra o relacionarse con otras personas. Esto puede conducir a un aislamiento que potencie estos síntomas.

La sensación de falta de energía, así como los altibajos emocionales con ataques de llanto sin motivo alguno estarán presentes. En ocasiones, se producirá todo lo contrario. Irritabilidad e ira que se dirigirá a aquellas personas más cercanas, desconcertándolas.

Ansiedad

Los síntomas de ansiedad también pueden estar presentes en las mujeres con trastorno disfórico premenstrual. Esto provocará problemas para dormir y forzará a estas mujeres a evitar ciertas situaciones, como lugares llenos de gente, que agraven los síntomas de la ansiedad.

La ansiedad también se manifestará en el deseo incontrolado por consumir determinados alimentos, por ejemplo, dulces. Esto provocará una gran sensación de malestar tras comer en exceso y sin hambre este tipo de alimentos tan poco recomendables para nuestra salud.

Muchas veces, los síntomas de la ansiedad terminan derivando en ataques de pánico que pueden durar minutos o horas. Son momentos en los que el miedo nos invade de una manera intensa y no podemos controlarlo.

Visita también: ¿Cómo la menstruación afecta el estado de ánimo?

¿Cómo tratar el trastorno disfórico premenstrual?

Los síntomas anteriormente mencionados suelen mejorar una vez baja el periodo menstrual. A veces, tarda unos días en estabilizarse nuestro estado de ánimo y volver a sentirnos bien.

Menstruación

La manera de evitar o prevenir el trastorno disfórico premenstrual es teniendo en cuenta determinados hábitos saludables. A continuación, vamos a mencionar algunos de ellos que nos pueden ayudar:

  • Alimentación equilibrada: consumir más frutas y verduras y disminuir el consumo de sal, alcohol y cafeína será importante para prevenir la sintomatología del trastorno disfórico premenstrual.
  • Ejercicio regular: no hablamos de ejercicio muscular, sino cardiovascular. Esto ayuda a reducir el estrés y la ansiedad y aminorará los síntomas del trastorno disfórico premenstrual llegando incluso a impedir que estos aparezcan. Debemos hacer ejercicio como un hábito para obtener los resultados buscados.
  • Hábitos de sueño: dormir siempre a la misma hora, no cenar copiosamente e irse a la cama pasadas dos horas para hacer la digestión, será muy favorable para prevenir los síntomas del trastorno disfórico premenstrual.

En caso de que nada de esto funcione, habría que acudir al médico. Tal vez, nos recete anticonceptivos para disminuir los síntomas del síndrome premenstrual y que no terminen derivando en un trastorno disfórico premenstrual.

En los casos más graves puede que se receten antidepresivos o que se recomiende hacer algún tipo de terapia conductual cognitiva. No obstante, siempre será mejor probar con opciones naturales primero.

Te puede gustar