¿Cómo es la cena ideal para dormir bien?

Lorena González · 5 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 16 enero, 2019
Comer con un tiempo prudente antes de irnos a dormir nos permitirá hacer bien la digestión y así podremos prevenir molestias como la pesadez o el reflujo.

Un buen descanso lo suficientemente largo es muy importante para la salud. Tomar una cena muy pesada, o dormir demasiado pronto puede hacer que descansar bien sea más difícil. ¿Sabes cuál es la cena ideal para dormir bien?

Hay muchos factores que influyen en el sueño: el estilo de vida, los hábitos, qué y cuándo comemos… Así pues, es mejor evitar estas costumbres que nos impiden descansar.

Cómo debe ser una cena ideal para dormir bien

1. La cena debe ser ligera

La cena ideal para domir bien, debería ser una comida ligera, sobre todo si te cuesta dormir con el estómago lleno. Por ello es importante preferir alimentos que se digieran más rápido, para así evitar molestias durante la noche.

Durante la digestión se liberan hormonas y ácidos digestivos, que pueden ocasionar dificultades a la hora de dormir. Uno de los problemas más comunes es sufrir reflujo si el estómago está lleno al momento de acostarse.

El reflujo podría provocar cáncer de laringe y esófago. Por lo tanto, se debe tener en cuenta el tipo de alimentos ingeridos durante la noche y el momento en que se toman, para tratar de evitar el reflujo.

2. La cena ideal para dormir bien no debería tomarse justo antes de acostarse

La cena ideal para dormir bien debería ser ligera

Digerir lleva su tiempo, y tendremos que calcularlo en función de los alimentos. Una digestión completa suele tardar de dos a cuatro horas, aunque si es una comida completa y pesada, puede durar hasta seis.

Los alimentos líquidos pueden digerirse en menos de una hora. Los siguientes alimentos que pasan menos tiempo en el estómago son los hidratos de carbono, seguidos de las proteínas y las grasas.

3. Aprovecha para dar un paseo

Este pequeño gesto puede ayudarnos a conciliar el sueño en caso de padecer insomnio. Además, la posición recta que se adopta al andar favorece la digestión y ayuda a evitar el reflujo.

Caminar después de comer está especialmene indicado para personas con diabetes. Se ha demostrado que ayudar a evitar los picos de glucosa en sangre, con lo que se facilita la labor de la insulina para mantener dichos niveles en el rango adecuado.

4. Planifica tu menú

Al hacer las compras, planifica cenas ligeras, sencillas y deliciosas. Es la comida final del día de la que puede disfrutar toda la familia sin prisas. Piensa en qué es lo más adecuado y nutritivo. Las cenas pueden ser una manera fantástica de disfrutar cuidándose.

5. Olvídate de las malas costumbres

La cena ideal para dormir bien debería ser ligera y sencilla

Hay personas que están acostumbradas a cenar apenas 30 minutos antes de acostarse y no sentir ningún malestar, pero no es lo mejor. El organismo puede mostrar signos de acidez estomacal, pesadez, o reflujo en cualquier momento.

Estos síntomas están causados por una inadecuada digestión. Esto también suele ocurrir cuando la cantidad de comida es excesiva o se hace en horas muy avanzadas de la noche.

Lo recomendable es tomar la cena unas dos o tres horas antes de ir a dormir. Así damos tiempo para que el sistema digestivo realice todos los procesos y promovemos una mayor absorción de los nutrientes.

En definitiva, organízate y cena un par de horas antes de irte a dormir. Tu salud lo notará, lograrás conciliar el sueño mejor y tu descanso se verá favorecido.