Descubre la cura de las naranjas

Valeria Sabater · 7 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 7 abril, 2019
Si bien son buenas para la salud por sus múltiples propiedades no conviene excederse en el consumo de naranjas, ya que el exceso de potasio puede tener efectos negativos en nuestros riñones

Como ya sabes, todo cítrico es una fuente natural de propiedades para tu salud. En nuestro espacio te hemos hablado de los beneficios de los limones, y de lo adecuados que resultan para depurarnos y fortalecer el sistema inmunológico. Ahora bien, si no conocías la cura de las naranjas, te contamos que es un forma estupenda de mejorar nuestro bienestar y calidad de vida de un modo muy sencillo.

Estas frutas maravillosas son originarias de China y Japón. Son una de las fuentes más interesantes de vitaminas y minerales que podemos encontrar. Te sorprenderá todo lo que pueden hacer por ti si sigues estas sencillas pautas. ¿Tomamos nota?

Los beneficios de la «cura de naranjas»

Son muchos los estudios realizados para averiguar las auténticas propiedades de las naranjas. Hay nutricionistas que las llaman «las minas de oro vitamínicas», por su gran aporte de nutrientes esenciales.

Desde la revista «Phamacognosy» se realizó un interesante trabajo para descubrir el impacto de las naranjas y sus antioxidantes en nuestra salud. Los resultados fueron muy llamativos. Se demostró que, efectivamente estas frutas son excelentes para nuestra salud en general. Por lo tanto su consumo es muy recomendado.

Ahora bien, cabe precisar un importante detalle: debemos procurar conseguir naranjas orgánicas. Hoy en día, en muchas tiendas y mercados venden frutas con un índice de vitaminas muy pobre. Esto es debido a los procesos de producción que en ocasiones son muy poco saludables.

Otro aspecto que debes saber, es que para disfrutar de todos los beneficios de las naranjas, debemos consumirlas de forma natural. Si nos hacemos un jugo perdemos un índice importante nutrientes y fibra. Veamos ahora todo en lo que nos pueden ayudar las naranjas.

1. Fortalecen nuestro sistema inmunológico

Sistema-Inmunolgico

Nada tan fácil como comernos una o dos naranjas al día. De la variedad que desees, incluyendo, cómo no, las saludables mandarinas. Tienen un alto contenido de vitamina C y en potasio. Esto nos permite proteger nuestras células de los ataques de los radicales libres.

De hecho, es interesante saber que, según la Oficina de Suplementos Dietéticos (ODS) de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los Estados Unidos de América, consumir, por ejemplo, una naranja grande o dos medianas, nos puede aportar cerca de 95 mg de vitamina C, una cantidad diaria muy adecuada.

Descubre: 6 grandes beneficios de la corteza de naranja

2. Las naranjas nos protegen frente a la inflamación

Estas frutas cítricas contienen beta-criptoxantina y vitamina C. Estos dos elementos nos pueden ayudar a combatir la inflamación, en casos, por ejemplo, de artrosis.

Según un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition en abril del año 2010, si seguimos una dieta adecuada donde se reduzca el incremento de grasas, e incluimos el consumo regular de naranjas, evitaremos, por ejemplo, que nuestras arterias se endurezcan. 

3. Las naranjas son buenas para tu corazón

Hay-cambios-en-los-latidos-del-corazón

  • Las naranjas contienen vitamina C, fibra, potasio y colina. Todo ello es salud para tu corazón, en especial por la presencia del potasio.
  • El potasio, es un electrolito vital para permitir que la electricidad fluya a través de nuestro cuerpo. Esto facilita el impulso en los músculos de nuestro corazón.
  • Además, el potasio que se encuentra en las naranjas nos ayuda a bajar la presión arterial,  y a protegernos contra los accidentes cerebrovasculares.
  • Las naranjas también contienen ácido fólico. Este compuesto es muy beneficioso para reducir los niveles de homocisteína, un factor que ataca nuestra salud cardiovascular.

3. Reducen el estreñimiento, depuran y desinfectan

  • La fibra presente en la pulpa de las naranjas, así como sus minerales, estimulan el tránsito intestinal y la producción de bilis, por lo que mejoran los procesos digestivos.
  • El ácido cítrico disuelve el ácido úrico, ayudándonos a depurar toxinas y a eliminar todas esas sustancias que el organismo no puede metabolizar.
  • ¿Sabías, además, que el consumo de naranja de forma moderada pero regular, nos permite purificar el hígado y evitar que las grasas se acumulen en él? Así es.
  • Gracias a sus propiedades diuréticas, nuestra vejiga también se ve beneficiada por su acción depurativa y protectora, combatiendo así los cálculos de riñón.

¿Quieres leer más? Zumo de naranja y perejil para perder peso

Cómo hacer la cura de naranjas

Naranjas-y-miel

La cura de naranjas tiene como finalidad depurar nuestro organismo, mejorar nuestro tránsito intestinal, eliminar grasas, fortalecer nuestro sistema inmunológico y fortalecer el hígado y el páncreas.

Podemos hacer esta cura una vez cada ocho días. Para ello durante ese día mantendremos una dieta ligera pero energética, donde incluyas también abundante agua:

  • Desayuno: una naranja cortada a trocitos con una cucharada de miel, más un tazón de avena y un té blanco.
  • Almuerzo: una ensalada de espinacas con una naranja cortada en trocitos, una rodajita de piña, 2 nueces, 5 dátiles y un huevo cortado a laminitas.
  • Merienda: un jugo de naranja sin azúcar.
  • Cena: pollo a la plancha con limón, una tostada de pan de centeno con queso bajo en grasas, y media naranja cortada a trocitos con 5 fresas.

Aspectos que debemos tener en cuenta sobre las naranjas

A pesar de que son un alimento tan saludable, también existen algunas pautas no muy saludables que debemos tener en cuenta:

  • Las naranjas son buenas para la salud, pero debemos consumirlas con moderación. Más de tres al día y de forma regular puede causarnos efectos secundarios negativos.
  • El exceso de fibra afectará a la digestión y nos causará diarrea, dolor estomacal y ardor.
  • Si sufres acidez estomacal o reflujo, tampoco serán adecuadas.
  • Si consumes muchas naranjas elevarás el nivel de potasio en tu organismo y ello puede ser negativo si sufres de problemas renales.

Así pues, ¡consume naranjas siempre con moderación, y mejor de forma natural que en jugo!