Descubre cómo la cúrcuma ayuda en la recuperación de pacientes con alzhéimer

Aunque está comprobado que la cúrcuma puede mejorar la condición de los pacientes con alzhéimer, debemos tener en cuenta que cada caso es diferente y que no se trata de una especia milagrosa

La cúrcuma es una de las especias más conocidas dentro del catálogo de ingredientes naturales para proteger el cuerpo y mejorar la salud.

Proviene de la India y sus aplicaciones gastronómicas y medicinales se han extendido hacia muchos lugares del mundo a lo largo de la historia.

Sus principales propiedades se le atribuyen a un bioactivo conocido como curcumina que, además de ser el responsable de su color característico, participa en más de 150 actividades terapéuticas.

Esto se debe a su acción antiinflamatoria y antioxidante que interviene en funciones vitales para el cuerpo, disminuyendo los riesgos de cáncer y otras patologías crónicas.

De hecho, estudios aseguran que tiene el poder de cruzar la barrera hematoencefálica, lo cual es prometedor para la prevención y tratamiento de los trastornos neurológicos.

Uno de los más destacados sugiere que menos de un gramo de cúrcuma al día, tomado durante tres meses, puede favorecer a los pacientes con alzhéimer.

¿Cómo ayuda la cúrcuma a los pacientes con alzhéimer?

Cómo ayuda la cúrcuma a los pacientes con alzhéimer

La enfermedad de Alzheimer está catalogada como la forma más común de demencia y se caracteriza por la pérdida de la función cognitiva.

En el mundo existen más de 26 millones de pacientes con esta enfermedad y se estima que para el año 2050 la prevalencia se cuadruplicará, a tal punto de que 1 de cada 85 personas la padecerá.

Por ahora no existe una cura y los tratamientos con medicamentos convencionales no son del todo efectivos para el control de los síntomas.

Debido a esto, muchos están centrando sus investigaciones en los efectos de control que tienen ingredientes naturales como la cúrcuma.

Ver también: La cúrcuma, una especia con propiedades milagrosas

Esta especia natural ha dado resultados positivos sobre los pacientes diagnosticados y todo apunta a que tiene el poder de mejorar su condición.

En un estudio titulado “Efectos de la cúrcuma sobre la enfermedad de Alzheimer con síntomas conductuales y psicológicos de demencia”, que fue publicado a finales del año pasado, los científicos describieron a tres pacientes con esta patología.

Sus síntomas conductuales mejoraron tras recibir 100 mg de curcumina al día por 12 semanas.

Según la información divulgada:

“Los tres pacientes mostraron irritabilidad, agitación, ansiedad y apatía, dos pacientes sufren de incontinencia urinaria. Les fueron prescritas cápsulas de polvo de cúrcuma y comenzaron a recuperarse de estos síntomas sin ninguna reacción adversa en los apartados de síntomas y laboratorio clínico”.

Finalizados los tres meses de análisis los investigadores concluyeron que tanto los síntomas de los pacientes como la carga de sus cuidadores disminuyeron significativamente.

Propiedades de la cúrcuma contra el alzhéimer

Propiedades de la cúrcuma contra el alzhéimer

Según los análisis de los estudios realizados con respecto a esta especia y el alzhéimer, la curcumina es la responsable de provocar los efectos positivos en los pacientes.

Esta sustancia activa aumenta el aclaramiento de la placa patológica beta-amiloide y, en combinación con la vitamina D3, su proceso neurorrestaurador es aún mayor.

  • El bajo peso molecular de la especia y su estructura polar hacen que la curcumina traspase con facilidad la barrera hematoencefálica.
  • Ahí se une con los beta-amiloides, una proteínas anormales que se han hallado en el cerebro de los individuos con esta enfermedad.
  • Por otro lado, sus poderosas cualidades antiinflamatorias y antioxidantes reducen los síntomas que se producen por el exceso de inflamación en el cerebro y la oxidación celular.

La curcumina interfiere en la expresión de más de 700 genes e inhibe tanto la actividad como la síntesis de la ciclooxigenasa-2 (COX2) y la 5-lipooxigenasa (5-LOX), enzimas que modulan la inflamación.

Te recomendamos leer: ¿Qué es el Alzheimer? ¿Cómo afecta la nutrición en la enfermedad?

¿Cómo incluir cúrcuma en la dieta?

Cómo incluir cúrcuma en la dieta

La cúrcuma se puede agregar en pequeñas cantidades a muchos platos habituales como las sopas, los guisos y los arroces.

También puede añadirse en los batidos de frutas y vegetales para darles un “extra” de antioxidantes.

En tiendas herbolarias se puede conseguir extracto y suplementos de cúrcuma, los cuales pueden variar en cantidad de curcumina y calidad.

Una solución rápida y sencilla para aprovechar al máximo sus propiedades es a través de la preparación de un té.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (10 g)
  • 1 litro de agua

¿Qué debes hacer?

  • Agrega la cucharada de cúrcuma en polvo en un litro de agua hirviendo y déjalo reposar.
  • Cuando esté fría, sirve una taza del té y consúmelo dos veces al día.
  • De forma opcional se puede endulzar con un poco de miel.

El consumo habitual de cúrcuma no solo disminuye los efectos del alzhéimer en pacientes diagnosticados, sino que ayuda a evitar el riesgo en las personas sanas.

Eso sí, aunque es una especia beneficiosa, recordar que no se debe ingerir en cantidades excesivas y tampoco se deben esperar resultados milagrosos.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar