Descubre la flor que alivia dolores musculares y cura moratones

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 16 febrero, 2019
Los pétalos de árnica pueden ayudarnos a reducir los dolores y las inflamaciones fruto de algún golpe, así como los típicos moratones. No la aplicaremos si hay heridas abiertas

Existe una flor muy conocida por tener en sus pétalos una composición capaz de reducir inflamaciones y aliviar el dolor. ¿Sabes de qué planta estamos hablando? De la flor de la planta árnica.

Hoy en nuestro espacio te invitamos a conocer todos los beneficios de esta bonita flor, y a que elabores tu propio remedio medicinal. ¿Te animas?

El árnica

Suele crecer en las montañas altas o en praderas donde el clima es más bien frío. Se dice también que en la antigüedad los pastores solían hacer tinturas con esta flor para curar sus heridas y la de los animales. Y que incluso fumaban sus hojas para curar bronquitis o aliviar la tos.

Dejando a un lado las costumbres populares, podemos decir que a día de hoy la flor de la planta árnica se utiliza de modo habitual para hacer cremas y ungüentos. Con ellos se pueden tratar los típicos moratones, así como aliviar cualquier dolor muscular.

El cultivo de esta flor está ahora muy controlado. Es por ello por lo que te será fácil encontrarla seca en cualquier tienda natural, lista para que te prepares tus propias tinturas y tratamientos.

Las propiedades de la flor del árnica

Preparados con la flor del árnica

Lo primero que te llamará la atención de la flor de árnica es su aromática fragancia. Es un olor fuerte pero agradable, al igual que su sabor si preparamos una infusión con sus hojas.

Descubre también los beneficios de las Flores de Bach

¿Por qué la flor de árnica es tan beneficiosa para tratar el dolor?

La razón básica por la cual sus pétalos son capaces de aliviar dolores y resolver procesos inflamatorios se debe a la presencia de ácido gálico en su composición:

  • El ácido gálico actúa como un potente antioxidante capaz de inhibir sustancias químicas como las citoquinas y las histaminas que inician los procesos inflamatorios. Researchgate, una red académica dirigida a investigadores, recogió un  interesante trabajo publicado en abril de 2014 y llevado a cabo por varios expertos, donde se explicaba los grandes beneficios del ácido gálico para reducir el dolor muscular.
  • Es un ácido fenólico natural que puede disolverse en agua y sigue manteniendo así sus propiedades.
  • El ácido gálico también está presente pero en menos cantidades en los arándanos, las nueces y las manzanas.

Otros componentes curativos

  • La flor contiene aceites esenciales adecuados para reducir la inflamación.
  • Contiene además carotenoides, arnicina, saponina, esteroles e isoquercitina.
  • En la antigüedad se elaboraba tintura de arnica (tinctura arnicae) para cicatrizar y desinfectar heridas. Hoy en día ya podemos encontrar en nuestras farmacias cremas con esta misma composición para tratar estos problemas.

Algunas notas importantes

  • Existen medicamentos que contienen también extracto de árnica para facilitar la circulación sanguínea. No obstante, jamás deberemos usar esta planta con dicho fin. Es decir, de tener algún problema cardíaco serán siempre nuestros médicos quienes nos indiquen las pautas que debemos seguir.
  • No es recomendable tomar árnica en forma de infusión, al menos de modo regular. Podemos beber alguna infusión de modo puntual, pero no a diario.
  • El té de árnica puede ocasionar taquicardias, dolor de cabeza e incluso intoxicación. Lo más prudente es utilizar los beneficios de la flor del árnica de forma tópica. Es decir, a través de cremas, tónicos para la piel, con baños, con masajes…

¿Para qué es adecuada la flor de árnica?

Lee también cuáles son los mejores relajantes musculares.

  • Para trata golpes y contusiones: Si no tenemos heridas abierta o ampollas, y solo presentas el típico moratón o el dolor por el golpe, una crema o tintura a base de pétalos de árnica resuelve de modo eficaz el dolor y la inflamación.
  • Reduce el dolor por esguinces y luxaciones y favorece su rápida recuperación.
  • Alivia el sufrimiento por artritis reumatoide.
  • Reduce la incidencia de las estrías del embarazo si nos hacemos masajes o aplicamos crema con flores de árnica.
  • Adecuado para curar eczemas de le piel y acné (pero recuerda, siempre que no haya herida abierta)
  • Podemos elaborar champús naturales.
  • Si hacemos gárgaras curará las aftas de la boca.

Remedio casero de flor de árnica

Ungüento de cera de abejas y árnica

¿Qué necesito?

  • 4 cucharadas de flor de árnica seca (20 g)
  • ³⁄4 de alcohol de 96º (150 ml)
  • ¼ de vaso de agua (50 ml)
  • Un recipiente de cristal de 200 ml

Lee también 10 remedios caseros contra los moretones

¿Cómo preparo mi tratamiento a base de flor de árnica?

  • Tal y como te hemos señalado al inicio del artículo, encontrarás flor de árnica seca en cualquier herbolario o tienda natural.
  • Para preparar esta tintura solo tendrás que rellenar ese recipiente de cristal con las flores secas en primer lugar. Y, después, introducir el agua y los 150 ml de alcohol de 96º.
  • Intenta que no quede aire en el recipiente. Si falta más cantidad para llegar hasta arriba, añade unas cuantas flores más.
  • Cierra el frasco herméticamente y déjalo en un lugar oscuro y a temperatura ambiente durante 20 días.
  • Pasado ese tiempo, cuela el contenido para quedarte solo con la tintura de alcohol que has conseguido. Guárdalo de nuevo en el recipiente de cristal. Además, pon una etiqueta para que puedas identificarla con rapidez, dejándolo fuera del alcance de los niños.
  • Cada vez que te des un golpe o que tengas un dolor muscular, solo tendrás que aplicar un poco de esta solución en una gasa sobre la zona afectada. ¡Verás qué buen resultado te ofrece!
  • Iannitti, T., Morales-Medina, J. C., Bellavite, P., Rottigni, V., & Palmieri, B. (2016). Effectiveness and Safety of Arnica Montana in Post-Surgical Setting, Pain and Inflammation. American Journal of Therapeutics. https://doi.org/10.1097/MJT.0000000000000036
  • Knuesel, O., Weber, M., & Suter, A. (2002). Arnica montana gel in osteoarthritis of the knee: An open, multicenter clinical trial. Advances in Therapy. https://doi.org/10.1007/BF02850361
  • Shiffman, M. A. (2012). Arnica montana. In Aesthetic Medicine: Art and Techniques. https://doi.org/10.1007/978-3-642-20113-4_28