Descubre las 6 razones por las que no estás perdiendo peso

David Sanchez · 22 septiembre, 2018
¿Sabías que no dormir lo suficiente puede hacer que se altere tu metabolismo y dificultar la pérdida de peso? Procura dormir 8 horas seguidas, sin interrupciones.

Si llevas bastante tiempo a dieta y no observas resultados a largo plazo, lo más probable es que sea porque estás haciendo algo mal. Damos un repaso a las principales razones por las que no estás perdiendo peso.

1. No comer lo suficiente

Aunque parezca mentira, uno de los motivos por los que no estás perdiendo peso que pueden pasar más desapercibidos es el hecho de no estar comiendo suficiente. Comenzar a seguir una dieta para perder peso no implica restringir en exceso el gasto calórico. De hecho, esto es algo que no se debe hacer, ya que aumentará el riesgo de sentir ansiedad y de no controlar las ingestas de comida.

Por ello, la medida adecuada es calcular la cantidad de calorías que necesitamos durante el día a día, y asegurarnos de no excederlas. De esta forma, para seguir una dieta correctamente y poder perder peso de una manera eficaz, será esencial comer de forma adecuada.

Lee este artículo: Cómo hacer una dieta equilibrada para adelgazar

2. Comer delante de la televisión o del ordenador

Otra razón muy habitual por la que mucha gente no consigue perder peso es por comer de forma distraída. Comer delante de la televisión o del ordenador, mientras jugamos a un videojuego o vemos alguna serie o alguna película hace que no controlemos bien las cantidades que ingerimos. Esto se debe a que la distracción a la que está sometido nuestro cerebro le impide gestionar adecuadamente el sentimiento de saciedad.

En este sentido, debemos intentar centrarnos únicamente en comer. Además, hacerlo junto a amigos o familiares puede hacer que ralenticemos el ritmo al que comemos, haciendo que nuestro cuerpo se sienta saciado con más rapidez.

3. No hacer suficiente ejercicio

Otro problema habitual por el que no estás perdiendo peso es que sobreestimas tu gasto calórico durante el ejercicio. Es posible que un paseo alrededor del barrio no baste como ejercicio físico para toda la semana.

Podemos consultar con un profesional acerca de qué tipo de ejercicio nos conviene más según nuestras necesidades y según los objetivos que queremos alcanzar. De esta forma, sabremos si necesitamos aumentar la cantidad de ejercicio diario que debemos realizar para poder perder peso.

4. Olvidar la dieta durante los fines de semana

Hay mucha gente que se permite ciertos lujos durante la dieta. Por un lado, esto es algo bastante recomendable. Seguir una dieta, especialmente si es alguna bastante estricta, puede aumentar nuestro nivel de ansiedad frente a los antojos de comida. Por ello, nunca está de más darnos un pequeño capricho como premio por nuestros esfuerzos a lo largo de una semana.

El problema está cuando esas licencias que nos permitimos hacen que la dieta resulte contraproducente. Si seguimos adecuadamente una dieta sana y equilibrada durante la semana, pero aprovechamos el fin de semana para comer exclusivamente comida basura, estaremos perjudicando a los principios de la dieta y a nosotros mismos.

5. Tu rutina de ejercicios es poco variada

Otro motivo por el que quizá no estás perdiendo peso es que sigues una rutina de ejercicios que apenas cambia. Si haces esto, corres el riesgo de que tu cuerpo se acostumbre a esos ejercicios y desarrolle la memoria muscular para hacer ciertos movimientos. Con el tiempo, tu cuerpo se habrá adaptado al ejercicio y se volverá más eficiente ante esas actividades, haciendo que el gasto calórico sea menor.

Si quieres sacar el máximo provecho a las horas de ejercicio físico, procura variar tu rutina cada varias semanas. De esta manera, podrás “confundir” a tus músculos para que no se adapten a un tipo de ejercicios concreto.

No te pierdas: 9 errores que no te permiten dormir

6. No dormir lo suficiente

Por último, un descanso adecuado será esencial para poder perder peso. Si no encuentras tu problema en ninguno de los puntos anteriores, quizá la razón por la que no estás perdiendo peso es porque no duermes correctamente. Los adultos deben dormir aproximadamente 8 horas diarias. De lo contrario, podemos alterar nuestro metabolismo, haciendo que nos sea mucho más difícil quemar calorías durante el día a día.

En definitiva, cuando no vemos resultados positivos tras varias semanas o meses de dieta, es probable que sea porque estamos dentro de alguno de los puntos de esta lista. Si quieres perder peso de manera correcta y moderada, sigue una alimentación sana y combínala con un buen descanso y con la práctica de ejercicio físico regular. Así podrás conseguir unos hábitos menos sedentarios que te ayudarán enormemente en tu día a día.