Descubre las propiedades depurativas de la calabaza - Mejor con Salud

Descubre las propiedades depurativas de la calabaza

¿Sabías que, además de ser ricas en minerales y ácidos grasos omega 3, las semillas de la calabaza son un remedio muy eficaz para combatir los parásitos intestinales?

La cabazada es una verdura dulce con muchas propiedades para la salud. Es antioxidante, rica en vitaminas, minerales y fibra y baja en calorías, y está recomendada para prevenir muchas enfermedades. Explicamos sus beneficios depurativos y damos algunos consejos para cocinar este alimento delicioso y medicinal.

Propiedades nutricionales

La calabaza contiene un 90% de agua y muy pocas calorías e hidratos de carbono. En cambio, tiene altos contenidos de fibra.

  • Vitaminas: contiene vitamina A y vitamina C principalente, además de las vitaminas E y las del grupo B (entre ellas, el ácido fólico).
  • Minerales: es rica en potasio, calcio, magnesio, hierro y zinc, entre otros.
  • Una de sus características principales es un contenido en betacarotenos. Son ellos los que le aportan el color naranja (los también tiene la zanahoria, por ejemplo).
  • Ácidos linoleico, aspártico, oleigo y palmítico.
  • Aminoácidos.

calabaza KnaPix

¿A quién se recomienda?

En base a estas propiedades, la calabaza está altamente recomendada en casos de:

  • Sobrepeso: debido a que es baja en calorías, es diurética, depurativa y contiene fibra.
  • Exceso de apetito: ya que un 90% de su contenido es agua y contiene fibra. Además, su dulzor hace que no tengamos tanta necesidad de consumir otros dulces dañinos para la salud.
  • Estreñimiento: gracias a su contenido en fibra.
  • Problemas oculares: pues su contenido en vitamina A beneficia a la salud ocular y ayuda a prevenir cataratas.
  • Prevención del cáncer: su contenido en licopenos ayuda a prevenir el cáncer de próstata, pulmón, estómago y vejiga.
  • Embarazo: por su contenido en vitaminas y minerales, entre ellas, el ácido fólico.
  • Problemas de la piel, como eczemas. Además, protege de los rayos del sol.
  • Desequilibrios del azúcar, como la diabetes e hipoglucemia. En este caso recomendamos consumir diariamente una crema de calabaza especiada con un poco de canela, que también es un regulador del azúcar (además, le dará un sabor delicioso).
  • Exceso de mucosidad, sobre todo, en niños, ya que ayuda a expectorar.
  • Problemas del aparato digestivo: la calabaza protege el estómago del exceso de acidez y la gastritis.
  • Problemas de próstata: el consumo de la calabaza y sus semillas ayuda a prevenir y mejorar problemas de próstata.
  • Parásitos intestinales: las semillas de calabaza son un remedio muy antiguo para prevenir y eliminar parásitos intestinales. Deberán tomarse a diario al menos 30 semillas, que, combinadas con las propiedades laxantes de la calabaza, serán un remedio muy eficaz en niños y adultos.
  • Enfermedades inflamatorias, como la artritis o el asma: la calabaza ayuda a reducir el dolor y la inflamación.

¿Cómo la cocinamos?

A la hora de comprar una calabaza buscaremos una que sea firme y con la piel intacta. Las calabazas se conservan bien mucho tiempo, algunas incluso medio año. Si es verano, las guardaremos mejor en una nevera y las consumiremos en breve.

calabaza

Las calabazas se pueden hornear, cocinar, cocer, entre otros.

Uno de los grandes impedimentos para consumirla es la dificultad para pelarla. En ese caso recomendamos ponerla a cocer un rato cortada en trozos. Una vez la piel se reblandezca, será mucho más fácil quitarla.

Las semillas de la calabaza

Las semillas de la calabaza merecen una mención aparte, porque son un alimento muy nutritivo y con unos beneficios excelentes para la salud.

semillas de calabaza Food Thinkers

  • Son ricas en magnesio
  • Son ricas en zinc
  • Contienen ácidos grasos Omega-3
  • Son un alimento excelente para la próstata
  • Pueden mejorar la diabetes
  • Son muy beneficiosas durante la menopausia para mejorar sus síntomas
  • Contienen triptófano, que nos ayuda a descansar
  • Tienen efectos antiinflamatorios
  • Son un remedio natural para los parásitos intestinales

¿Y cómo las tomamos?

Las podemos comer directamente crudas o ligeramente tostadas. También es posible preparar una bebida: habrá que molerlas con agua, dejarlas reposar unos 10 minutos y luego colarlas. Las podemos endulzar con un podo de miel o estevia, añadiendo una pizca de canela.

Para aquellas personas a las que no les gusta demasiado el sabor de estas semillas podemos preparar un paté vegetal o una salsa pesto. Solo necesitamos moler bien las semillas con aceite de oliva, hojas frescas de albahaca, dos dientes de ajo y queso parmesano. Esta salsa nos permitirá acompañar platos de pasta o arroz. También podemos untarla en tostadas.

Imágenes por cortesía de KnaPix, Lady_fox y Food Thinkers