Descubre los daños que trae la mala utilización de los audífonos y su uso adecuado

13 mayo, 2018
Un uso inadecuado de los audífonos o auriculares puede acarrear problemas auditivos y afectarnos también a otros niveles si no tenemos en cuenta el tiempo de exposición o el volumen, entre otros factores

Escuchar música es un gusto común entre muchas personas y hasta sirve de terapia. No obstante, no a todos les gusta el mismo tipo, ni es conveniente oírla en todos lados. Por eso, la ciencia desarrolló un dispositivo: los audífonos o auriculares.

¿Te has preguntado cuáles son los daños que trae la mala utilización de los audífonos? A continuación te acercamos las claves que debes conocer para que escuchar música a través de audífonos no acabe repercutiendo a tu salud. Presta atención y sigue estas buenas prácticas.

Auriculares

Ahora los hay de todos tipos, tamaños, formas y colores. Principalmente, a los jóvenes les gusta llevar sus audífonos a todas partes. No obstante, el uso incorrecto de los audífonos puede tener efectos negativos en el aparato auditivo y también en la salud del organismo en general.

Cómo usar un audífono adecuadamente

1. Cuidado con el volumen

El uso de audífonos con un elevado volumen en prolongados periodos puede llegar a causar daños de manera irreversible en el aparato auditivo, causando problemas auditivos considerables. Hoy en día, los casos de pérdida auditiva van en aumento.

Con el uso de audífonos se puede generar una potencia de sonido de hasta 100 decibelios (dB), de forma directa, un valor excesivo para exponer al oído humano. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el oído humano solo debe recibir como máximo una exposición diaria al ruido que no supere los 85 dB.

De la misma forma desde la OMS aseguran que el sonido que sobrepasa los 120 dB, aunque no cause una pérdida completa de la audición, puede ir provocando un daño gradual e irreversible en el aparato auditivo. Por eso, es recomendable el uso de audífonos con un volumen adecuado por un máximo de media hora al día.

2. Haz un buen uso de manera constante

Además de causar un daño directo en el aparato auditivo, el mal uso de audífonos ocasiona daños de forma indirecta en el organismo. Escuchar música a un volumen superior al adecuado puede causar:

  • Daños cardíacos
  • Trastornos de sueño
  • Falta de concentración
  • Pérdida de la memoria
  • Dificultad para aprender
  • Depresión

Lo más delicado es que los daños ocasionados por el mal uso de audífonos se van presentando de forma progresiva sin que la persona lo note. Por eso es importante tomar en cuenta cómo debe ser el uso adecuado de los audífonos.

3. Audífonos de buena calidad

En primer lugar, se deben seleccionar audífonos acorde a las orejas y preferencias de cada persona. Existen audífonos ergonómicos que se insertan directamente en el canal auditivo, así como también hay del tipo más grande, como  orejeras, que se colocan fuera de la oreja cubriéndola en toda su extensión.

Para ambos casos existen diversos tamaños y materiales. Cuando los audífonos son grandes se bloquea y se concentra el sonido de forma adecuada para que no se tener la necesidad de subir el volumen de forma excesiva.

Si decides escoger audífonos pequeños que se introducen dentro del canal auditivo, trata de no introducirlos presionándolos. Escoge unos que tengan una almohadilla que se ajuste perfectamente en la entrada del canal para que no tengas presionarlos para así evitar una lesión.

4. Tiempo de exposición

escuchando música en el sofá

Otro punto que se debe tener en cuenta es el tiempo que se pasa escuchando sonidos o música con los auriculares, ya que también se ocasiona daño si se pasan largas horas con los audífonos puestos en los oídos.

Lo recomendado es utilizarlos durante 30 minutos al día, para así evitar problemas de ansiedad, estrés y falta de concentración, entre otros. Para comprender mejor cómo cuidar tus oídos, puedes ver su anatomía y fisiología.

5. Limpieza de los audífonos

La limpieza también es de mucha importancia en el uso de los auriculares. Es importante que sepas que los audífonos son aparatos de uso personal, aunque parezca algo simple. No deben prestarse y deben recibir la limpieza adecuada cada vez que los vayas a utilizar.

Por medio de ellos, se pueden pasar de forma rápida y directa microorganismos dañinos, que pueden causar graves infecciones al sistema auditivo.

No olvides que cada vez que vayas a utilizarlos tus audífonos debes limpiarlos con productos de limpieza que sean suaves y no dañen el dispositivo. Asimismo, después de cierto tiempo, se recomienda sustituir las almohadillas por unas nuevas.

Te puede gustar