Descubre los trastornos del sueño más comunes

Muchas veces nos levantamos por la mañana cansadas sin saber muy bien por qué. Tenemos la sensación de que hemos dormido, pero sin embargo, no hemos obtenido un verdadero descanso. ¿A qué se debe? Descubre si sufres alguno de estos trastornos del sueño.

1. Síndrome de las piernas inquietas

Sindrome de Piernas Inquietas SINTOMAS

Es uno de los tipos de trastorno del sueño más habituales. Es posible que conozcas a alguien o incluso que tu pareja o tú lo sufráis, ya que afecta por igual a hombres y mujeres. Pero ¿De qué se trata? Son personas que, cuando están dormidas empiezan a mover de pronto las piernas como si estuvieran andando. Dan golpes repentinos que pueden o bien despertarlos o bien hacer que despierten muy cansados por este esfuerzo imprevisto.

Por el día se sufren molestos hormigueos y pesadez de piernas. Y no es agradable, porque va acompañado de una sensación molesta en las piernas, como si se tuvieran insectos o como si algo desagradable nos apretara los miembros inferiores. Normalmente el síndrome de las piernas inquietas tiene tratamiento y se les acompaña en ocasiones con suplementos de hierro.

2. Sonambulismo

como-conciliar-el-sueño

Son muchas las personas que sufren sonambulismo. Es una parasomnia donde las actividades motoras no quedan inhibidas durante el sueño, al contrario. Podemos levantarnos, andar, deambular e incluso hablar mientras seguimos inconscientes, es decir, dormidos. Sucede durante las fases 3 o 4 del sueño, en la etapa denominada sueño lento o sueño de ondas lentas (SOL), ahí donde aún no han aparecido los sueños tal cual, es pues una fase anterior. Según datos casi el 20% de la población lo sufre, y es más intenso en las épocas que experimentamos mayor estrés y ansiedad. Otro dato a tener en cuenta es que es hereditario, hay más de un 60% de probabilidades de que alguno de nuestros padres lo sufran y que, a su vez, lo hereden nuestros hijos.

3. Apnea del sueño

apnea3

Aunque en un principio no es grave, es un trastorno del sueño a tener en cuenta. En ocasiones esos clásicos ronquidos nocturnos esconden algo más serio a tener en cuenta, y es que, la apnea, lo que hace en verdad es producir “pequeños colapsos” en nuestras vías respiratorias, el aire deja de salir con normalidad y se obstruye, ocasionándonos una momentánea pérdida de oxígeno. Es decir, nos ahogamos. Esto, a nivel cerebral es algo a tener en cuenta y que a largo plazo puede ser muy negativo. Nos levantaremos cansados e incluso con cefaleas, un cansancio que puede ser muy acusado si por ejemplo nuestra apnea es grave. ¿Y sabes cuándo se considera grave? Cuando esas pausas se producen más de 30 veces en una hora. Debemos tenerlo en cuenta.

4. Narcolepsia

desmayo-desmayarse-narcolepsia-dormir-caida

La narcolepsia es un trastorno del sueño grave que puede alterar nuestra calidad de vida. Podemos sufrirlo de diferentes modos, en primer lugar experimentando una somnolencia excesiva durante el día obligándonos a tener que dormir casi en cualquier sitio. Otras veces, las más graves, cualquier esfuerzo por ejemplo, nos puede provocar un ataque de sueño casi inevitable, e incluso desmayos. Son personas que no pueden evitar pasar gran parte del día durmiendo. Puede aparecer a cualquier edad, incluso podemos experimentar unos primeros años con alteraciones algo más comunes como apenas del sueño. Pero hay que tener en cuenta que a pesar de dormir mucho, no se descansa y los pacientes siguen estando muy agotados cuando despiertan.

Durante la noche, pueden sufrir incluso alucinaciones, situaciones en las que no pueden diferenciar los sueños de la realidad, e incluso muchos padecen las clásicas parálisis del sueño, terribles instantes en que, a pesar de ser conscientes de que estamos viviendo una pesadilla, somos incapaces de reaccionar e incluso de movernos, experimentando así dicho sueño en toda su cruenta realidad.

5. Terrores nocturnos

Pesadillas

No, no son simples pesadillas. Se trata de algo más serio que, en muchas ocasiones requiere de tratamiento médico y psicológico. Puede que pienses también que es un trastorno del sueño que solo sufren los niños, pero tampoco es así, ya que alcanza también a muchos adultos. Pero ¿de qué se trata? son esas ocasiones en que nos despertamos muy alterados tras sufrir una pesadilla, nos despertamos con la respiración acelerada, taquicardias  e incluso abrimos los ojos gritando y dando puñetazos con la clara sensación de que estamos siendo atacados.

Ocurren casi del mismo modo que el sonambulismo, ya que se consideran “alteraciones del despertar” o parasomnias que se dan justo en las primeras horas del sueño, en la fase 3 o 4 del movimiento ocular no rápido (NREM). Se conoce también a los terrores nocturnos como Sindrome Eserenol, y como decimos, ocasionan a las personas mucha ansiedad a la hora de ir a dormir, puesto que la vivencia de esas experiencias son muy intensas, tanto para ellas como para las personas que viven a su lado, puesto que las ven reaccionar con pánico cada vez que despiertan, una sensación negativa que puede arrastrarse durante todo el día.

Si tienes alguno de estos trastornos del sueño de forma recurrente, no dudes en consultar con tu médico puesto que afectan a tu calidad de vida.