Descubre qué necesitas cuando vas a una clase de yoga

La mayoría de las personas tenemos una idea demasiado simple de lo que es el yoga. La imagen que ofrece es la de un grupo de personas realizando algo parecido a una sesión de estiramientos o meditación. No obstante, hay algunas cosas que debemos saber sobre esta interesante disciplina si hemos decidido empezar a practicarla.

En este artículo compartimos cuál es el material básico para hacer yoga, así como algunas cosas que no debemos olvidar antes de ir a clase. La esterilla personal es tan importante como la actitud adecuada si queremos sacarle el máximo provecho a esta actividad.

Qué necesitas en una clase de yoga

1. La esterilla

El único material imprescindible para tu clase de yoga es la esterilla. Algunos gimnasios o centros tienen el suelo de un material parecido. No obstante, por higiene te recomendamos que uses tu propia esterilla, la cual podrás llevar contigo allá donde vayas.

La esterilla, que se enrolla y no pesa casi nada para una mayor comodidad, te permitirá realizar todas las posturas con más facilidad. Por este motivo, es importante que te asegures de que sea antideslizante, ya que no todas lo son.

2. La ropa adecuada

Aunque hay mucha libertad a la hora de vestir, recomendamos elegir ropa cómoda y ligera. Aunque no lo creas, en una clase de yoga también se puede sudar. No obstante, en otros casos de posturas más relajadas también podríamos tener frío, por lo que podemos llevar siempre una chaqueta o manta.

Hay gente que prefiere la ropa ancha y suelta, mientras que otros optan por camisetas estrechas y mallas. Lo importante es que los tejidos nos permitan realizar bien los movimientos de estiramiento sin apretarnos, a la vez que nos ayudan a mantener una buena temperatura.

clase de yoga

3. Otros materiales

Algunos tipos específicos de yoga pueden requerir material adicional. Lo más habitual son unos pequeños bloques como apoyo para determinadas posturas, así como cuerdas o bandas. Si se realiza meditación, también se podría usar un pequeño banco.

No obstante, lo único fundamental suele ser la esterilla. Por este motivo, antes de empezar tu práctica de yoga pregunta a los monitores qué vas a necesitar. De este modo te asegurarás de que no te falte de nada en tu primera clase.

4. Agua

Conviene recordar siempre lo importante que es beber agua durante la práctica de ejercicio. Las personas que ignoran este consejo pueden sufrir problemas de deshidratación y desmineralización. A largo plazo, nuestro organismo se puede resentir en gran medida por la falta de agua, en especial, si practicamos deporte de manera habitual.

El yoga también requiere beber agua antes, durante y después, más allá de si sudamos o no. El agua interviene en el buen funcionamiento de la musculatura y favorece la eliminación de toxinas, la cual es muy importante en este tipo de disciplina.

Si nos cuesta mucho beber agua podemos empezar por infusiones, jugos caseros, bebidas isotónicas, aguas saborizadas o limonada casera. Con el tiempo, podemos combinarlas con agua natural para irnos acostumbrando a beber de manera continuada.

5. Paciencia

Muchas personas creen que el yoga es fácil. Al ver algunas de sus posturas puede parecer un ejercicio monótono y sencillo. Sin embargo, el yoga requiere una gran flexibilidad, precisión y resistencia. Y el nivel de dificultad va aumentando a medida que avanzamos.

Por este motivo, en nuestra primera clase de yoga debemos armarnos de paciencia. Es posible que el primer día todo nos cueste y que incluso al día siguiente estemos doloridos. Pero los alumnos más avanzados demuestran que, con paciencia, también lo lograremos.

clase de yoga

6. Actitud

Al asistir a nuestra clase de yoga debemos tener en cuenta que no es solamente una actividad física. Esta disciplina busca lograr un bienestar psíquico y emocional que nos ayude a estar mejor con nosotros mismos. En este sentido, se ha descubierto su efecto positivo para tratar determinadas enfermedades:

  • Estrés mental
  • Sobrepeso
  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Enfermedades coronarias
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Por este motivo, podemos aprovechar la sesión de yoga para desconectar de la jornada y procurar no pensar en nada. La capacidad de dejar la mente en blanco es el primer paso para tener una actitud positiva y combativa en la vida. Es la mejor medicina preventiva.