Descubre si eres una persona racional o intuitiva

Valeria Sabater 14 septiembre, 2014
Las corazonadas son hechos basados en razonamientos ya realizados con anterioridad. Si bien están relacionados con nuestra personalidad, no siempre nos garantizan la respuesta adecuada

Puede que seas de esas personas que suelen tener corazonadas. Sensaciones e intuiciones que, en un momento dado, te impulsan a tomar una decisión. O puede que seas un poco más racional, y pienses en detalle las cosas antes de decidirte. Te damos unas pistas para que conozcas qué te caracteriza más.

Personas intuitivas y personas racionales

No es excluyente. Es decir, todas las personas tenemos intuiciones de vez en cuando, y todas, obviamente razonamos nuestros problemas y pensamos las cosas antes de decidir. Pero no podemos negar que unos somos más impulsivos que otros, unas personas se dejan llevar por sus corazonadas con más frecuencia, mientras otras, más cautas, le dan más vueltas a las cosas antes de dar el gran paso.

Estas formas de actuar y de decidir, están a menudo relacionadas con nuestra personalidad. Pero algo interesante que debes saber es que, el llevarse por ejemplo por la intuición no es del todo irracional. En absoluto. Los expertos nos indican que, en realidad, muchas de nuestras decisiones las tomamos de acuerdo a corazonadas, a sensaciones. Pero estas no se deben en absoluto a actos espontáneos. Te explicamos por qué a continuación:

1. Las personas intuitivas

la-intuicion

Corazonadas, presentimientos… todos sabemos lo que es. Son esas sensaciones repentinas que nos indican que quizá, es mejor ir por un determinado camino. Que esa persona no va a ser una buena influencia para nosotros y que es mejor evitarla… por ejemplo.

Estos pálpitos a menudo no son aceptados como algo realmente razonable, puesto que para muchos parten de las propias emociones, de los sentimientos. Y no de un acto cerebral, de la lógica y la deducción. Pero no es así. Las corazonadas son en realidad juicios rápidos de valor hechos por nuestra personalidad y experiencias anteriores. Todo lo que va aconteciendo en nuestra vida lo vamos guardando, almacenado junto a la sensación que ello nos provoca. De este modo, cuando nos enfrentamos a cualquier estímulo, aparecen esas sensaciones súbitas que nos dicen “haz esto, ve por aquel camino, elije a esa persona, atrévete, o da marcha atrás…” Son hechos basados en razonamientos ya tomados con anterioridad. Relacionados además con nuestra personalidad.

Todo ello se esconde tras el complejo mundo de las intuiciones, esas sensaciones súbitas que acontecen en nuestra mente sin que sepamos muy bien por qué. Y en efecto, hay personas que siempre se dejan llevar por ellas, que les hacen caso. Que las atienden y obedecen a eso que muchos llaman instinto.

Pero ojo, hay que tener en cuenta que, al ser tan rápidas esas sensaciones y esos pálpitos escondidos tras nuestros corazones, no siempre nos dan la respuesta correcta o adecuada. No siempre funcionan. De ahí, que otras personas sean más cautas, y a pesar de tener estos “feelings”, prefieren dejarlos a un lado y ser más prudentes. Serían pues perfiles más racionales.

2. Las personas racionales

Concentracion

El pensamiento racional se apoya en la información consciente. En lo que tenemos ante nosotros, en lo que podemos ver y tocar. En lo que podemos comparar a través de otras informaciones, de otras lecturas.

Las decisiones en las personas racionales son mucho más lentas y más cautas. No es que dispongan de menos recursos, es que son más reflexivas y quizá un poco más inseguras. Pero esto, en ocasiones también es bueno, porque nos obliga a tener que pasar por una especie de “control de calidad” antes de tomar una decisión. Son personas también que temen cometer errores, y que buscan siempre la respuesta correcta y la decisión más adecuada.

Es desde luego un tipo de perfil más prudente, pero en ocasiones las personas no disponemos de tanto tiempo para tomar una decisión. Y más aún, en ocasiones, no podemos obtener todas las informaciones que desearíamos antes de decidir algo. No podemos por ejemplo saberlo todo de una persona antes de decidir si queremos o no queremos enamorarnos de ella. Simplemente ocurre, y es por ello que, en realidad, la mayoría de las personas somos intuitivas. La emoción siempre tiene más poder que la razón. Las personas somos criaturas enteramente emocionales.

Lo ideal es que supiéramos mantener un equilibrio. No precipitarnos a la hora de tomar decisiones ni tampoco, ser tan cautos. La inseguridad acaba derivando a menudo en una especie de sufrimiento existencial, así que lo ideal, sin duda, es equilibrar la balanza a ambos lados.

¿Estás de acuerdo? ¿Cómo te ves a ti misma, más intuitiva o más racional?

Te puede gustar