Descubre todas las maneras de comer y usar la avena

Elena Martínez 17 enero, 2015
Para las personas con problemas de intolerancia a la lactosa, la leche de avena es una alternativa muy saludable.

La avena es el cereal por excelencia. Es muy nutritivo, rico en fibra, y a la vez un alimento ideal para mantener un peso equilibrado. Además, podemos comerlo de múltiples maneras y a la vez usarlos para nuestra salud y belleza diaria.

Descubre en este artículo todos estos consejos de alimentación, salud y cosmética con avena: la puedes comer en el desayuno o en la cena, beber, usar como mascarilla facial o bien para prepararte un baño que te dejará la piel muy nutrida.

Un supercereal

La avena es un cereal altamente nutritivo y también muy rico en fibra, vitaminas y minerales, que nos aporta los siguientes beneficios:

  • Aporta energía y vitalidad.
  • Regula el sistema nervioso, combate el insomnio, la ansiedad y el nerviosismo.
  • Es muy saciante y reduce la ansiedad por comer dulces.
  • Combate el estreñimiento.
  • Reduce la hipertensión arterial, el colesterol y los triglicéridos.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Aumenta las defensas.
  • Elimina la mucosidad en enfermedades pulmonares.
  • Tiene propiedades diuréticas.
  • Mejora la fertilidad y tiene propiedades afrodisíacas.
  • Gracias a su contenido en mucílagos es ideal para tratar dolencias como la gastritis, la colitis, las úlceras gástricas, la acidez, etc.

avena JaBB

Alternativa a la leche

La bebida de avena es una de las alternativas más saludables, económicas y deliciosas a la leche de vaca. No sólo para las personas intolerantes a la lactosa, sino también para quienes quieren una alternativa que reúna todas las propiedades anteriores.

La podemos comprar o bien elaborarla en casa, y si no nos convence el sabor la podemos batir con un poco de cacao, canela, plátano, esencia de vainilla, etc.

Un desayuno completo

El mejor momento del día para consumir avena es en el desayuno. Te ofrecemos diversas alternativas:

  • Avena cocida con bebida de avena: A modo de arroz con leche, pero usando exclusivamente la avena, puedes cocer unos minutos este cereal en su propio jugo, añadiéndole canela y una pizca de jengibre. Está especialmente recomendado para los días fríos, ya que nos aportará mucha energía y calor.
  • Batido de jugo de avena, plátano, cacao y nueces: Es altamente nutritivo y tiene un sabor delicioso.
  • Desayuno completo: Ideal para no tener hambre en unas cuantas horas. Mezclaremos 2 cucharadas de avena molida junto con un poco de queso fresco, semillas, jugo de limón, un puñado de frutos secos o frutas deshidratadas y una cucharada de miel. También le podemos añadir un poco de fruta fresca.

batido robin lee

Que no falte en la cena

Gracias a sus propiedades relajantes, podemos añadir una pequeña cantidad de avena en la cena para ayudarnos a combatir el insomnio y mejorar nuestro descanso. La mejor manera es preparar una crema de verduras y añadir un puñado de copos de avena por persona. Podemos sustituir los productos lácteos o la patata por la avena, que también le dará cremosidad y consistencia.

Mascarilla para piel delicada

Quienes tienen pieles delicadas que se enrojecen o se irritan con facilidad encontrarán un gran remedio en la avena, un cereal que aportará suavidad y protección a nuestra piel.

Herviremos dos cucharadas soperas de copos de avena en un vaso de agua durante 10 minutos. Dejaremos reposar y lo batiremos hasta conseguir una crema, la cual aplicaremos sobre nuestro rostro a modo de mascarilla. La dejaremos actuar 15 minutos y nos lavaremos bien la cara.

Baño para la dermatitis

La avena es un cereal que también contiene mucílagos, los cuales nos ayudan a suavizar la piel. Es especialmente beneficiosa cuando sufrimos picores. Si los sufrimos en diferentes zonas del cuerpo te proponemos preparar un baño.

Pondremos a hervir medio kilo de avena en copos durante 3 minutos y posteriormente batiremos bien la mezcla. El resultado será una leche espesa de avena que añadiremos al agua de la bañera.

Este baño lo podemos completar usando una “esponja de avena”. Pondremos tres puñados de copos de avena dentro de una tela porosa, tipo gasa, y la ataremos con un lazo. Esa bolsita la usaremos como una esponja para masajear suavemente nuestro cuerpo, ya que en contacto con el agua caliente irá soltando sus nutrientes.

Imágenes por cortesía de JaBB, robin lee y Dennis Wong

Te puede gustar