Descubre cómo tratar el hígado graso naturalmente

Además de los tratamientos médicos y la adopción de una dieta y hábitos sanos, algunos remedios naturales también pueden servirnos como complemento para combatir el hígado graso

La esteatosis hepática, una afección conocida popularmente como hígado graso, es uno de los problemas que pueden afectar el buen funcionamiento del hígado y los órganos que dependen de su salud.

Se produce por la acumulación de grasa en las células hepáticas, ya sea por un mal funcionamiento del metabolismo o por el deterioro que sufre el órgano debido al consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

En un principio, cuando la enfermedad es leve, trascurre de manera asintomática; sin embargo, conforme se agrava, los pacientes experimentan una serie de síntomas que afectan su calidad de vida.

Por fortuna, además de los tratamientos médicos, hay varios remedios de origen natural que pueden apoyar su proceso de recuperación sin producir efectos secundarios.

En esta oportunidad queremos repasar algunas de sus señales de alerta y varias soluciones caseras para hacerle frente naturalmente.

¡Descúbrelas!

¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

Hands of lying woman on her belly during massage

Los pacientes con hígado graso suelen ignorar que tienen la enfermedad debido a la falta de síntomas contundentes. Pese a esto, poco a poco se dan algunas manifestaciones clínicas que permiten sospechar su desarrollo:

  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Piel y ojos amarillos (ictericia)
  • Pérdida repentina del apetito
  • Pérdida de peso notoria
  • Sensación de pesadez y gases después de comer
  • Malestar general
  • Náuseas y mareos
  • Problemas de concentración

¿Quieres conocer más? Lee: Qué debo comer si tengo un hígado graso

Remedios para tratar el hígado graso naturalmente

Por las complicaciones que puede presentar, es importante consultar al médico en caso de identificar varios síntomas de los mencionados. El diagnóstico se puede confirmar con:

  • Pruebas sanguíneas
  • Ecografías
  • Biopsias hepáticas

Una vez confirmado, el médico sugiere un cambio radical en el estilo de vida, sobre todo en cuanto a la alimentación. El objetivo es revertir el impacto negativo que sufre el hígado por el exceso de grasa.

De modo complementario, hay varios remedios naturales que ejercen efectos positivos en el tratamiento. A continuación te compartimos en detalle los más efectivos para que no dudes en probarlos.

Bebida de ortiga y llantén

bebida-ortiga

Por su alto contenido de compuestos antioxidantes y antiinflamatorios, la bebida de ortiga y llantén sirve como aliada para estimular las funciones metabólicas en caso de hígado graso.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de ortiga (5 g)
  • 1 cucharadita de llantén (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega la ortiga y el llantén en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida y déjala refrescar 10 minutos.
  • Fíltrala con un colador y tómala.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza después de cada comida principal.

Infusión de diente de león

Valorado en la medicina alternativa por su efecto desintoxicante, el diente de león es un buen complemento contra los síntomas causados por la esteatosis hepática.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hojas de diente de león (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega el diente de león en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la infusión, deja que se refresque 10 minutos y cuélala.

Modo de consumo

  • Tómala 2 o 3 veces al día, durante un mínimo de 3 semanas.

Té verde

te-verde

La bebida depurativa elaborada con té verde es una de las mejores soluciones para estimular el metabolismo de las grasas ante problemas del hígado.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de té verde (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora el té verde en una taza de agua hirviendo.
  • Cubre la bebida y deja que repose 10 minutos a temperatura ambiente.
  • Pasado el tiempo aconsejado, cuélala.

Modo de consumo

  • Toma 2 tazas de infusión de té verde al día.
  • Repite el tratamiento 2 o 3 semanas seguidas, hasta sentir una mejoría.

Licuado de rábano y lecitina de soja

El rábano es uno de los remedios tradicionales para controlar los síntomas del hígado graso. Estimula el metabolismo y disminuye la acumulación de células grasas.

Ingredientes

  • 2 rábanos picantes
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharadita de lecitina de soja (5 g)

Preparación

  • Pica los rábanos y procésalos en la licuadora con el agua y la lecitina.

Modo de consumo

  • Tras obtener una bebida homogénea, consúmela al instante.
  • Tómalo en ayunas durante 3 semanas seguidas.

Visita este artículo: Cómo regenerar el hígado con cardo mariano y rábanos

Vinagre de sidra de manzana

vinagre-manzana

Los compuestos orgánicos de vinagre de sidra de manzana resultan ser efectivos contra la acumulación de grasa en el hígado. Su consumo apoya la pérdida de peso y optimiza el proceso de regeneración celular.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana sin refinar (15 ml)
  • 1 vaso de agua (250 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre de manzana en un vaso de agua tibia.

Modo de consumo

  • Ingiere la bebida 2 veces al día, antes de la comida y la cena.
  • Tómalo durante 4 semanas.

Recuerda que debes seguir los consejos médicos para lograr una óptima recuperación del hígado. Evita consumir alcohol y adopta hábitos saludables.

 

 

Te puede gustar