Descubre por qué tus hijos deberían pintar mandalas

Valeria Sabater·
16 Abril, 2020
Además de favorecer la concentración, los mandalas también pueden ser muy beneficiosos para los niños con necesidades especiales, ya que le ayuda a relajarse.

Desde hace algunos años se ha puesto de moda pintar mandalas. Principalmente, porque se trata de una actividad relajante, que ayuda a despejar la mente y a disminuir el estrés. Sin embargo, también ayuda a desarrollar la creatividad y trabajar otras áreas de la mente.

Tanto niños como adultos pueden disfrutar de esta sencilla actividad que, no tiene ninguna norma, más que disfrutar, dejando volar la imaginación y realizando diferentes composiciones de colores.

Como esta actividad se ha incorporado al ámbito escolar como recurso educativo, para potenciar la concentración de los alumnos, a continuación te comentaremos más acerca de las razones por las que tus hijos deberían pintar mandalas.

Pintar mandalas: el arte del círculo

mandala

Carl Gustav Jung (médico y psicólogo suizo) decía que un mandala (que en sánscrito significa ‘círculo’) nos recuerda esa figura esencial –y trascendental– que representa el equilibrio y la perfección.

También señaló que, para los budistas, el mandala, a través de su forma circular, ayuda a ‘estructurar’ el interior. En líneas generales, entienden que dentro del círculo acontece la fantasía, el movimiento y la magia, y que fuera de él, estaría el caos.

Por ello, pintar mandalas invita a crear, imaginar y encontrar armonía ‘en el desorden’. Esto supone un beneficio para personas de cualquier edad en momentos de estrés o tensión emocional.

Descubre: Colorear dibujos como terapia equilibrante

Una estrategia para potenciar la concentración

Mandalas

Si a la fascinación natural de los niños por los colores y por el ejercicio de colorear en sí le añadimos el atractivo visual de los mandalas, de inmediato se consigue una combinación idónea para estimular diversos procesos cognitivos.

  • Cuando pintan, los niños guardan silencio y se concentran. Sin embargo, existen mandalas de mayor o menor complejidad, y cuanto mayor sea la diversidad, mayores serán los procesos cognitivos que apliquen: atención, flexibilidad, imaginación, etc.
  • Un mandala es una actividad que debe completarse para que pueda brindar beneficios. De hecho, los niños lo saben, y esperarán a terminarlo para poder enseñártelo con orgullo.
  • En cierta forma, pintar mandalas también motiva al niño a esforzarse por completar la actividad y obtener un buen resultado, lo cual es muy positivo en diversos aspectos.

Descubre: Cómo desarrollar la inteligencia emocional del niño

Aliados para niños con necesidades especiales

A día de hoy, son muchos los educadores y pedagogos que hacen uso de los mandalas en las aulas de educación especial, como terapia de apoyo.

Son un recurso muy útil para ayudar a los niños con síndrome de Down o autismo. Les permite relajarse, controlar los movimientos estereotipados y encontrar un canal de expresión más que fabuloso.

Por otro lado, los niños con TDAH (trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad) disfrutan mucho con este ejercicio, porque les permite reforzar el capacidad de logro, a la vez que los relaja y les permite reducir la ansiedad.

Beneficios de pintar mandalas

Pintar mandalas es una actividad que brinda un gran beneficio a nivel madurativo para la salud cerebral de los niños por las siguientes razones:

  • Potencia la coordinación mano-ojo.
  • La ‘pinza inteligente’ de esos dedos permite que mejore también muchas de esas conexiones cerebrales que los niños de entre 2 y 8 años deben potenciar de forma gradual, pero constante.
  • Por extensión, la actividad facilita la motricidad fina y el aprendizaje de otras actividades como la escritura, así como la forma de manipular diversos objetos, como los zapatos, por ejemplo.
  • Ayuda a mejorar la concentración. Esto ayuda a que estén más dispuestos a prestar atención en el día a día y, por lo tanto, podrán discriminar mejor los estímulos.

¿Es correcto integrar el arte de pintar mandalas a la rutina?

pintar mandalas

Pintar mandalas no debe ser una obligación ni una actividad que deba realizarse en un horario determinado. De lo contrario, dejaría de potenciar la creatividad y promover la relajación.

Si bien todo dependerá de cada niño, en general, no es recomendable ponerlos a pintar justo después de los deberes. Es importante que haya una pausa, para que el niño no interprete la actividad como otro deber más.

Por otra parte, hay que tener en cuenta lo que se haya trabajado en clase. Por ejemplo, si el niño pintó mandalas en su clase, no es recomendable que lo vuelva a hacer en casa el mismo día –a menos que así lo quiera– para que no se sature.

Para mantener el interés por la actividad es recomendable variar el diseño de los mandalas. De esta manera, el niño no se aburrirá con facilidad y se sentirá más motivado a completar el coloreado.

Hay que permitirles a los propios niños elegir los mandalas que más les interese colorear. Existen láminas con animales, estrellas, árboles y mucho más, además de los diseños más tradicionales.

Es recomendable procurarles también diseños de mandalas que no sean adecuados para su edad y, poco a poco, ir aumentando la complejidad de los diseños. De este modo, la actividad resultará interesante.

¿Mejor con lápices o rotuladores?

Como comentábamos al principio, no existe ninguna norma a la hora de realizar esta actividad. Ni siquiera en lo que a herramientas se refiere. Todo dependerá de los gustos y los elementos que cada quien tenga disponibles. 

Para concluir, recuerda que en internet puedes encontrar diversos lugares en los que puedes descargar de forma gratuita diversos diseños de mandalas para colorear.

  • Carsley, D., Heath, N. L., & Fajnerova, S. (2015). Effectiveness of a Classroom Mindfulness Coloring Activity for Test Anxiety in Children. Journal of Applied School Psychology31(3), 239–255.
  • Curry, N. A., & Kasser, T. (2005). Can coloring mandalas reduce anxiety? Art Therapy. https://doi.org/10.1080/07421656.2005.10129441
  • Henderson, P., Rosen, D., & Mascaro, N. (2007). Empirical study on the healing nature of mandalas. Psychology of Aesthetics, Creativity, and the Arts. https://doi.org/10.1037/1931-3896.1.3.148
  • Duskova, K. (2002). How to use your eyes. Art Bulletin. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004