Se descubren 97 zonas del cerebro que no se conocían hasta ahora

Valeria Sabater 28 julio, 2016
Si bien este tipo de procesos no son nuevos para los científicos lo que sí resulta novedoso es poder observar de qué forma se relacionan las diferentes partes del cerebro ante los estímulos

El cerebro sigue siendo, a día de hoy, ese gran desconocido del que descubrir cosas poco a poco para maravillarnos más aún, para profundizar en el órgano más poderoso del ser humano.

Ahora bien, es muy posible que el enunciado de este artículo te haya llamado la atención… ¿Cómo es posible que se hayan descubierto 97 zonas nuevas en el cerebro? Es más… ¿Cuántas áreas existen en total?

La respuesta es sencilla. Hemos de comprender que el cerebro no está formado por pequeñas piezas de un puzzle separadas entre sí. En realidad, es un complejo tejido neuronal donde lo que importa es la forma en que unas áreas se conectan con otras.

Es ahí donde está la magia y de lo que nos habla este interesante estudio publicado recientemente en la revista Nature.

Nuestro cerebro es un mapa fascinante

Conocer el mapa del cerebro es una herramienta de poder llena de posibilidades. Pensemos, por ejemplo, en todas las personas que sufren un daño cerebral a causa de un accidente o de un aneurisma.

Lee también en qué se basa el nuevo tratamiento capaz de paliar las migrañas crónicas.

Saber qué problemas va a tener esa persona en función del área que ha sido afectada nos abre nuevas posibilidades de rehabilitación. Tener la seguridad, por ejemplo, de que estimulando otras zonas podemos conseguir que se recuperen ciertas capacidades antes perdidas es, sin duda, un gran motivo de esperanza.

Veamos más datos sobre el descubrimiento.

El Proyecto Conectoma Humano

9 hábitos que matan las neuronas y afectan la salud cerebral

El estudio se ha llevado a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, dentro de lo que se conoce como The Human Connectome Project (HCP), que tiene como finalidad el conocer con mayor profundidad el mapa cerebral humano.

A través de distintas pruebas de diagnóstico (como las resonancias magnéticas) en un grupo de 210 personas, de edades comprendidas entre los 20 y los 40 años, se pudieron conseguir nuevas e interesantes informaciones acerca de la “arquitectura cerebral”.

  • Las pruebas de diagnóstico actuales superan en definición y precisión a las que teníamos hace 15 años. De ahí, que muchos de los datos que se tenían hasta el momento queden invalidados ante las informaciones actuales.
  • Se definieron en total unas 180 zonas, pero de estas, 97 eran completamente nuevas, pequeñas estructuras de las que hasta el momento, no se conocía su funcionalidad.
  • Lo que se descubrió es la forma en que unas se conectan con otras, un fascinante “cableado” interno que permite saber, por ejemplo, qué hace que podamos reaccionar ante ciertos estímulos, cómo procesamos la información, o cómo tomamos decisiones en función de ciertos peligros percibidos.

Descubre 9 cosas que le ocurren a nuestro cerebro cuando empezamos a ejercitarnos

Nuestros circuitos cerebrales, una estructura perfecta

Los neurólogos nos revelan que nuestros circuitos cerebrales son como un tejido perfecto donde domina el orden, donde la mayoría de conexiones funcionan en paralelo.

  • La capa exterior del cerebro, la corteza, es la más especializada, la que refleja nuestra evolución como ser humano. Es aquí donde se concentran los procesos de decisión y de razonamiento más afinado.
  • Las estructuras más profundas, primitivas, están relacionadas con las emociones y los instintos. Es una arquitectura perfecta donde estas 97 áreas recién descubiertas se vinculan con nuestros movimientos, nuestra vista, el lenguaje y el procesamiento sensorial.

Curiosidades sobre estas nuevas áreas

cerebro

Neurólogos como el profesor Matthew F. Glasser nos indican que aún es pronto para llegar a conclusiones definitivas pero, de momento, lo que se ha podido ver a través de diversas pruebas al respecto de estas nuevas áreas cerebrales, es lo siguiente:

  • Hay una zona, la llamada 55b, que solo se ilumina cuando las personas escuchamos una historia, un relato o una experiencia personal que nos cuenta un amigo o conocido. Algo así nos demuestra el poder que tiene la comunicación en la transmisión de historias.
  • Otra área tiene que ver con la visión y el movimiento. Antes de que vayamos a generar un movimiento, nuestro cerebro ha hecho un mapa mental para valorar si ese paso que vamos a dar es el adecuado en vista del entorno físico en el que estamos.
  • Disponemos también de esa área con la cual, si el mensaje que recibimos es musical, se encenderán nuestras emociones y se consolidarán mucho mejor los recuerdos.
  • Tenemos otra área con la que interpretar qué posición o movimientos ejecutan las personas que nos rodean para identificar así posibles amenazas.
  • Existen zonas que nos permiten procesar varios estímulos a la vez, y no de forma aislada, para decidir así qué tipo de movimiento deberíamos hacer según los requerimientos del entorno.

Descubre también lo que tu forma de andar dice de ti

En conclusión, para muchos científicos este tipo de datos no son nuevos porque, de algún modo, este tipo de procesos ya se sabían. Lo que se desconocía era el modo en que unas zonas interactúan con las otras.

Estaremos pendientes de nuevas informaciones para compartirlas contigo.

Te puede gustar