Cómo desengrasar tu estufa con 5 soluciones ecológicas

Carolina Betancourth 9 febrero, 2018
Además de desengrasar la estufa o fogón, con estas soluciones también nos aseguramos de desinfectarla sin poner en peligro nuestra salud por el uso de químicos nocivos

La estufa o fogón es uno de los elementos de la cocina que más nos cuesta limpiar. Aunque le damos varios usos al día, a veces preferimos dejar pasar cierto tiempo antes de tratar de remover esos residuos de grasa y alimentos.

En la actualidad hay muchos productos desengrasantes que pueden facilitar esta tarea; no obstante, algunos están elaborados con compuestos químicos agresivos que pueden ser dañinos para la piel, la salud respiratoria y el ambiente.

Por suerte, para no tener que correr tales riesgos, hay soluciones ecológicas de origen natural que se pueden preparar en casa por un módico precio.

En esta ocasión queremos compartir 5 interesantes opciones para que no dudes en probarlas la próxima vez que decidas limpiar la superficie de este electrodoméstico.

¡Toma nota!

1. Zumo de limón

limon

Muchos de los productos desengrasantes comerciales tienen como principal ingrediente activo el zumo de limón. Esto se debe a que sus ácidos naturales actúan como astringentes, por lo que facilitan la eliminación de estos residuos.

Ingredientes

  • El jugo de 2 limones
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

  • Extra el zumo de los limones y dilúyelo en tres tazas de agua caliente.

Modo de uso

  • Sumerge una esponja en el producto y frótala sobre la superficie de la estufa.
  • Deja que actúe 2 minutos y retira los residuos con un paño de microfibra.
  • Repite la operación hasta que todo quede impecable.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 formas de utilizar limón para embellecer tu piel

2. Vinagre de manzana

Por su alta concentración de ácidos orgánicos, el vinagre de manzana se puede emplear alternativamente como agente para remover la grasa y mugre de la estufa.

Sus propiedades antisépticas eliminan las bacterias que se acumulan en esta superficie y, a su vez, neutralizan los olores desagradables.

Ingredientes

  • 2 tazas de vinagre de manzana (500 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre de manzana en una taza de agua y ponlo a calentar.

Modo de uso

  • Cuando alcance una temperatura apta, que no te cause quemaduras, sumerge una esponja en el líquido y frótala sobre la estufa.
  • Repite el procedimiento hasta que la superficie quede desengrasada.

3. Vinagre blanco

vinagre-blanco

No podemos dejar de mencionar al vinagre blanco como aliado para la limpieza del hogar. Además de ser un excelente desinfectante, sus compuestos ácidos le confieren propiedades que eliminan los restos de grasa y comida.

Es ideal para quitar la grasa quemada que se forma sobre las parrillas de la estufa, dejándolas con un aspecto brillante y limpio.

Ingredientes

  • 1 taza de vinagre blanco (250 ml)
  • ½ taza de agua (125 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre blanco en media taza de agua tibia y envásalo en un frasco con pulverizador.

Modo de uso

  • Rocía el líquido sobre la superficie de la estufa y frótalo con una esponja o paño.
  • Si la grasa está demasiado pegada, utiliza el vinagre sin diluir.

4. Vinagre blanco y limón

Si las soluciones anteriores no fueron suficientes para remover toda la grasa y suciedad, es conveniente combinar vinagre con limón para obtener una fórmula más potente.

La unión de estos ingredientes penetra sobre los residuos que se acumulan en la estufa, ablandándolos para retirarlos fácilmente.

Ingredientes

  • 1 taza de vinagre blanco (250 ml)
  • El jugo de 2 limones

Preparación

  • Vierte el vinagre blanco en una botella con pulverizador y mézclalo con el jugo de los limones.
  • Agita el frasco para que los ingredientes queden bien integrados y procede a usarlo.

Modo de uso

  • Rocía el limpiador sobre la estufa y déjalo actuar 3 o 5 minutos.
  • Pasado este tiempo, frótalo con una esponja o paño de microfibra.
  • Repite el procedimiento hasta obtener los resultados deseados.

Ver también: 6 usos espectaculares que le puedes dar al vinagre blanco

5. Bicarbonato de sodio

bicarbonato-sodio

Este producto cuenta con un efecto abrasivo que permite despegar la grasa que se retiene en la estufa. Su aplicación directa ablanda los residuos adheridos y deja la superficie limpia y libre de bacterias.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (27 g)
  • 1 cucharadita de aceite de limón (5 g)

Preparación

  • Combina el bicarbonato de sodio con el aceite de limón hasta obtener una pasta.

Modo de uso

  • Rocía el producto sobre la superficie de la estufa que deseas limpiar y frótalo con un cepillo o esponja.
  • Espera que actúe 5 minutos más y remueve los residuos con un paño húmedo.
  • Realiza la limpieza, por lo menos, 2 veces a la semana.

¿Notas tu estufa sucia o pegajosa? ¿No consigues remover la grasa con jabón? Anímate a probar estas soluciones caseras y comprueba que puedes dejarla impecable sin esforzarte demasiado.

 

 

 

 

Te puede gustar