Deseo volver a ser feliz

Para volver a ser feliz debes aprender a saborear cada momento de la vida. Olvídate del pasado y el futuro y disfruta el momento presente

Volver a ser feliz puede convertirse en todo un reto, pues los problemas cotidianos, las responsabilidades y vivir en “piloto automático” a veces se convierten en protagonistas de nuestra vida.

De repente, nos olvidamos de disfrutar, empezamos a postergar lo que deseamos hacer y tan solo nos movemos por inercia.

Lee: 6 palabras mágicas para disfrutar más de la vida

Es fácil dejarnos llevar por esta vida en la que todos los días son iguales, donde parecemos peces que nos mordemos la cola y en la que la sola idea de salir de nuestra “zona de confort” nos aterra.

Volver a ser feliz empieza por el presente

mujer-con-reloj

¿Somos conscientes de lo mucho que ignoramos el presente? Nuestra mente divaga de forma constante por el pasado o el futuro y, a veces, genera sensaciones de ansiedad o de preocupación que no nos aportan nada.

  • Hemos estado tanto tiempo acostumbrados a esta inercia que se nos hace muy complicado estar en el aquí y el ahora.

De hecho, si alguna vez intentamos hacer mindfulness, yoga o meditación nos hemos encontrado con un nerviosismo incontrolable de quien no es capaz de dejar de pensar, de empezar a sentir, de centrarse en el momento presente.

  • Muchas veces, centrarnos en el ahora lo tomamos como una pérdida de tiempo. No obstante, mantener nuestra mente ocupada de pensamientos inútiles no sirve de nada.

Un exceso de ideas preocupantes, de responsabilidades, culpas y remordimientos, pensamientos rumiantes, provocan que nos agotemos, que malgastemos nuestra energía.

Descubre: 4 claves psicológicas para vivir en el aquí y el ahora

Volver a ser feliz no es complicado, siempre y cuando tomemos esto como el primero de los pasos. El más importante, al que le dedicaremos más tiempo.

El presente es el principio del equilibrio, la dicha y la felicidad.

Hoy es un día importante

mindfulness

Hoy es un día importante para volver a ser feliz, por lo tanto, no lo malgastemos en aquello que nos hace la existencia más complicada.

¿Por qué nos seguimos poniendo excusas para no hacer lo que deseamos hoy mismo? ¿Y si mañana todo se terminase para nosotros?

Creemos que tenemos una vida larga, sin embargo esto puede no ser cierto y en el momento menos pensado nos sorprendemos de lo contrario.

A veces postergamos cosas que queremos hacer, mientras priorizamos otras. Es verdad que tenemos responsabilidades, pero también tenemos derecho a disfrutar.

El equilibrio es importante si queremos vivir plenamente. Así, debemos tocar todas esas áreas de nuestra vida en la que nos incluimos nosotros mismos.

Nuestro tiempo, nuestro ocio y nuestro placer.

Lee: Procrastinación: el error de dejarlo todo para “mañana”

Nos ponemos excusas porque “no es el momento” o “no me lo puedo permitir”. Quizás, sí puedas, pero piensas en el mañana, en acumular sin disfrutar.

No estamos diciendo que malgastes, pero sí que pienses en utilizar una pequeña parte para ti, en ti. Porque te lo mereces, ¿lo sabías?

Recuperar la sonrisa

mujer-caminando

Parece que el disfrute está penalizado y, en cambio, se premia la angustia, los deberes, todo aquello “bien visto”.

No nos extraña tanto que una gran parte de la población tenga depresión y, por el contrario, nos preguntamos cómo hacen algunos para disfrutar tanto de la vida, ¿es que no trabajan?

Estos pensamientos limitan nuestra manera de vivir y hacen que volver a ser feliz sea casi una quimera.

Recuperemos nuestra sonrisa. Si deseamos ir al cine, ¡saquemos un poco de tiempo para ir hoy mismo! No es una tontería, es lo que queremos. Hagámonos felices a nosotros mismos.

Abandonemos esas ideas que rumian en nuestra mente, que nos hacen estar preocupados durante días sobre algo que hemos dicho o hecho y que no tiene solución o cambio. Aprendamos a soltar, a no aferrarnos.

Dejemos de estar en “piloto automático” y saboreemos cada pequeña cosa que ya ha dejado de sorprendernos por ser una constante en nuestro día a día.

Deleitémonos con el sabor de la comida, ¡hemos olvidado centrarnos en esto! Fijémonos en las cosas que hay a nuestro alrededor, levantemos la cabeza, dejemos de mirar tan solo al frente.

Hombre-autoobservandose

Antes de irte empieza a aplicar esto: Hoy decido no amargarme por nada

Nos daremos cuenta de cuán ciegos estamos y de cómo permitimos que la vida pase ante nuestros ojos como si no valiese nada.

¿Empezamos a darle el valor que se merece? ¿Es hoy el día de volver a ser feliz o lo dejamos para mañana?

Te puede gustar