Cómo se usa un desfibrilador en un caso de emergencia

Edith Sánchez 2 abril, 2018
El desfibrilador es un aparato fácil de usar, ya que prácticamente funciona solo. Así mismo, da las instrucciones necesarias sobre cómo proceder en caso de ser necesario.

La utilización de un desfibrilador puede representar la diferencia entre la vida y la muerte. Se estima que su uso incrementa la posibilidad de supervivencia entre un 49% y un 75%, si tiene lugar en los cinco minutos posteriores a un paro cardíaco. De ahí que sea muy importante saber cómo se usa un desfibrilador.

Se ha establecido que hasta el 85% de las muertes por paro cardíaco se deben a una falla en la fibrilación ventricular. En otras palabras, cuando tiene lugar una detención de la circulación de la sangre. Por lo tanto, si el paciente no es atendido rápidamente, sin lugar a dudas fallecerá. Y la mejor manera de atenderlo es con un desfibrilador.

Cualquier persona puede aprender a utilizar un desfibrilador. Por eso actualmente este tipo de aparatos se encuentran fácilmente en diversos espacios como gimnasios, instituciones educativas e incluso en estaciones de transporte. Enseguida veremos qué es y cómo se usa un desfibrilador.

Qué es un desfibrilador y qué puede hacer

Qué es un desfibrilador y qué puede hacer

El desfibrilador es un aparato que se emplea cuando alguien sufre un paro cardíaco. Su función es la de ayudar a recuperar los signos vitales, mediante una descarga eléctrica. Existen tres tipos de desfibriladores. Estos son:

  • Monitor desfibrilador. Se emplea con finalidades terapéuticas. Solo puede ser utilizado por personal de salud autorizado.
  • DEA o Desfibrilador Externo Automático. Este puede evaluar el ritmo cardiaco, detectar arritmias asociadas a la desfibrilación y administrar descargas eléctricas para normalizar el ritmo cardiaco. Realiza todas esas acciones automáticamente.
  • DESA o Desfibrilador Externo Semiautomático. Es similar al anterior, pero requiere de una persona para manipular los botones de activación.

En principio, solo el personal capacitado puede emplear este tipo de aparatos. Sin embargo, en una situación de emergencia, cualquier adulto está autorizado a utilizarlos si no hay personal sanitario cerca. Por eso todos deberíamos saber cómo se usa un desfibrilador.

Ver también: Luxación de hombro: causas y primeros auxilios

Pasos previos

Pasos previos

Lo primero que se debe hacer cuando se sospecha que hay un paro cardíaco es conservar la calma. La parte más difícil de todo el proceso es precisamente determinar si el paciente requiere una desfibrilación. Lo usual es que la persona se desmaye súbitamente. Si eso ocurre, hay que seguir unos pasos lógicos.

Lo primero es verificar si realmente está inconsciente. Es bueno hablarle para ver si responde. También intentar despertarla sacudiéndola o gritándole, a menos que se trate de un niño el cual, en ningún caso, debe sacudirse.

Lo siguiente es verificar si la persona respira y si tiene pulso. Si no es así, hay que llamar inmediatamente a emergencias o pedirle a alguien que lo haga.

Lo que sigue es realizar una RCP o Reanimación Cardiopulmonar, mientras se tiene listo el desfibrilador.

Esta maniobra consiste en hacer 30 compresiones cardíacas y luego dos respiraciones boca a boca. Estas últimas no deben durar más de un segundo. Lo correcto es hacer 100 compresiones por minuto. En cuanto sea posible, se debe acudir al DEA o DESA.

Lee también: 6 consejos para prevenir un ataque al corazón

Cómo se usa un desfibrilador

Cómo se usa un desfibrilador

En realidad el desfibrilador, en especial si es un DEA, prácticamente funciona solo. Solo hay que tener unas nociones básicas de cómo se usa un desfibrilador para emplearlo. El primer paso es verificar que la persona no esté mojada o en contacto con el agua. Luego se enciende el DEA y este da las instrucciones sobre cómo actuar.

Luego hay que dejar al paciente con el torso desnudo y retirar cualquier objeto metálico que tenga en su cuerpo. Después se le ponen los parches adhesivos o electrodos sobre el pecho. La máquina indicará en qué puntos deben colocarse. Es muy importante que no haya absolutamente nada entre estos parches y la piel de la persona afectada.

Lo que sigue es presionar el botón “Analizar” (Analyze). El DEA hará una evaluación de la situación e indicará si es necesario aplicar una descarga eléctrica o no. Cuando ocurre esto último, aparecerá un mensaje de “no se recomienda una descarga” (No shock advised). En ese caso deben seguir aplicándose las maniobras de reanimación (RCP) hasta que llegue la ayuda calificada.

Si, en cambio, el aparato recomienda aplicar una descarga eléctrica, debe presionarse el botón “descarga” (Shock). Si hay personas cerca, es necesario pedirles que se retiren a distancia prudencial.

Luego se debe aplicar RCP por dos minutos y repetir todo el ciclo hasta que llegue el personal sanitario. Obviamente, si la persona comienza a respirar y recupera el conocimiento, también se debe suspender el uso del DEA.

Te puede gustar