Jugos para ayudar a desinflamar el hígado, el páncreas y los riñones

Valeria Sabater · 22 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 28 mayo, 2019
Los jugos naturales son una alternativa a las bebidas industriales que, lejos de proporcionarnos salud, solo suponen una gran cantidad de riesgos.

Hay personas que consideran que necesitan desinflamar el hígado y cuidar mejor de la salud de su páncreas y riñones. Para ello, intentan mejorar sus hábitos de vida y, de forma complementaria, consumir bebidas naturales, llenas de nutrientes y fibra.

Está claro que estas bebidas no son, por sí solas, un tratamiento infalible contra las enfermedades hepáticas, renales y pancreáticas. Sin embargo, pueden ayudar a complementar la dieta y a prescindir del consumo de bebidas industriales, que al estar cargadas de azúcar, sodio y otras sustancias, pueden perjudicar la salud.

Hacer algo tan sencillo como beber cada día jugos naturales puede ayudarnos a mantener un estilo de vida saludable, pero no debemos apoyarnos solo en este para gozar de salud. Para que el cuerpo se mantenga sano, es necesario poner en práctica varios hábitos de vida, como consumir suficiente cantidad de agua al día, comer frutas y verduras a diario, eliminar las grasas saturadas… entre otros.

Los jugos que te proponemos a continuación son ricos en varios nutrientes, que pueden contribuir con la salud de todos los sistemas del cuerpo, incluyendo el hígado. A su vez, podrían ayudar a mantener un buen tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento.

¡Vamos con las recetas!

Jugo de aloe vera, limón y clorofila

Cómo preparar este licuado de aloe vera

Ingredientes

  • El zumo de 1 limón
  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de clorofila (10 g)
  • 3 cucharadas de pulpa de aloe vera (45 g)

Preparación

  • Extrae la pulpa del aloe vera, lávala con abundante agua para quitarle la capa amarilla (savia) y resérvala.
  • Exprime el limón para obtener su zumo.
  • Coloca todo en la licuadora y procesa hasta homogeneizar.
  • Sirve y consume al momento.

Descubre: ¿Las frutas ayudan a eliminar toxinas?

Jugo de remolacha, zanahoria y naranja

Remolacha y zanahorias

Ingredientes

  • 1 remolacha
  • El zumo de 1 naranja
  • 2 zanahorias grandes
  • 1 vaso de agua (250 ml)

Preparación

  • Lava todos los ingredientes para, después, cortar a trocitos tanto la remolacha como la zanahoria.
  • Extrae el zumo de naranja y viértelo en la batidora junto con la remolacha, las zanahorias y el vaso de agua.
  • Procesa hasta obtener una bebida homogénea.
  • Sirve y bebe siempre en las primeras horas del día, como parte de tu desayuno o merienda.

Jugo de apio, zanahoria y ajo

Batido de apio

Ingredientes

  • 2 zanahorias
  • 1 rama de apio
  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • Opcional: 1 diente de ajo fresco

Preparación

  • Lava y escurre bien tanto el apio como las zanahorias.
  • Pela las zanahorias y córtalas en trozos pequeños.
  • Corta el apio en trozos pequeños también.
  • Coloca todo en la licuadora y procesa hasta homogeneizar.
  • Consume al momento.

Lee más: Desintoxicar el páncreas de modo natural

Jugo de manzana con linaza

Por su contenido de fibra y nutrientes, la manzana es una de las mejores frutas más recomendables.

Ingredientes

  • 2 manzanas rojas
  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de linaza en polvo (5 g)

Preparación

  • Lava bien las manzanas y quítales las semillas. No hace falta que les quites la piel.
  • Corta las manzanas en rodajas (o en cubitos).
  • Procesa todo en la licuadora hasta homogeneizar.
  • Si la mezcla queda muy espesa, agrega un poco más de agua y vuelve a procesar.
  • Consume con moderación como parte de tu desayuno o una merienda después de tu sesión de entrenamiento.

Te interesa: 3 formas de preparar licuados veganos

Nota final

De todos estos sabrosos zumos, escoge el que más te llame la atención o el que mejor te siente. Recuerda que también puedes preparar tus propias recetas, con los ingredientes que más te gusten. ¿Ya sabes cuál vas a prepararte?

Por último, pero no menos importante, ten en cuenta que lo ideal es que consumas estas bebidas con moderación y siempre dentro de una dieta equilibrada. Nunca como sustituto de comidas principales.