El desmotivador, un vampiro emocional errante - Mejor con Salud

El desmotivador, un vampiro emocional errante

El desmotivador se muestra amable con sus víctimas hasta que estas caen en sus redes. Entonces empieza con su batería de quejas y comentarios pesimistas que pueden terminar hundiéndonos
desmotivador

El desmotivador es una persona que se encuentra en todas partes. Está ahí para hacer temblar a tu autoestima, para derribarla.

Este tipo de individuo se entra dentro del grupo de los vampiros emocionales. ¿Por qué? Porque termina absorbiendo tu propia energía.

Sin darte cuenta, terminas agotado, sin fuerzas para nada y con una sobredosis de negatividad a tus espaldas.

Lee: 7 personas tóxicas que debes alejar para ser feliz

¿Cómo puedes detectar a un desmotivador? Piensa en lo que contesta cada vez que le preguntas cómo está.

Si su respuesta siempre es negativa como “tirando”, “la verdad es que muy mal”, “uf, no sabes lo que me ha ocurrido”, no hay duda: es un vampiro emocional.

El desmotivador se alimenta de tu motivación

mujer víctima de un vampiro emocional

Aunque suene extraño, la persona desmotivadora se alimenta de la motivación de los demás.

No le interesan aquellas personas que estén en su misma situación, sino que se acerca a quienes parecen seguros de sí mismos, a los que todo les vaya bien.

 

Su objetivo es aplastarlos con sus comentarios pesimistas, aunque al principio sus intenciones no estén nada claras.

¿Cómo actúa un desmotivador? Para empezar, siempre tiene una sonrisa en su rostro, gracias a la que atrae y atrapa a las personas que les interesa.

No obstante, si eres un gran observador, te darás cuenta de que, cuando nadie le mira, nunca sonríe.

Las personas que son vampiros emocionales saben mostrarse muy amables y elocuentes. Con sus palabras atrapan a sus presas.

Descubre: 5 tipos de vampiros emocionales

Sin embargo, cuanto más te tenga entre sus redes, más dejará de ser esa persona tan agradable para convertirse en todo un depredador emocional.

El problema es que, en la mayoría de las ocasiones, no te darás cuenta de lo que está ocurriendo. Sabrás que te sientes mal cuando estás con él, pero lo achacarás a algún problema tuyo.

Esto es porque el depredador ha conseguido que te conviertas en su gran amigo.

Su forma de proceder

hombre-riéndose-de-su-amigo

Cuando un depredador ha conseguido tu amistad y, por tanto, tu confianza, empieza a sentirse más seguro de sí mismo en tu compañía.

No obstante, esto tiene una gran consecuencia y es que empieza a poner en práctica todos los recursos que tiene a su alcance para así desmotivarte.

Aquí te dejamos algunos ejemplos:

  • Siempre te dirá que su vida está yendo cuesta abajo, haciendo que te sientas mal y que veas la vida de un manera muy pesimista.
  • En el momento en el que le confieses una idea, te la echará abajo incidiendo en aquellos aspectos más difíciles o que te supondrán un reto.
  • Siempre estará mencionándote tus limitaciones, aquello que no puedes hacer o que, de hacerlo, saldrías perdiendo porque no serías capaz.

Un desmotivador disfruta, se siente mejor si ve cómo sus palabras empiezan a tener el efecto buscado en ti. Le encanta que te vuelvas pesimista, porque eso significa que dejarás de hacer o intentar cosas.

De hecho, nuestra actitud ante la vida es fundamental y esa es una carta que el desmotivador juega muy bien.

Lee: Empezar bien el día es cuestión de actitud: 5 claves que cambiarán tu vida

Si eres pesimista, hay muchas posibilidades de que las cosas te vayan mal. En cambio, con el optimismo, cualquier problema puede verse como una oportunidad, no como una desgracia, y todo se resolverá de una forma mucho más eficaz.

¿Puedo defenderme de un vampiro emocional?

hombre-con-maleta

Lo cierto es que no es que puedas defenderte de un vampiro emocional, sino que, por tu bien, es necesario que lo hagas.

Si alguien te está haciendo sentir mal, si cada vez que estás con esa persona notas cómo tus niveles de energía caen hasta sus mínimos, es una señal de alerta.

La primera opción sería alejarse de esa persona, tomar distancia.

Así también te brindarías la posibilidad de ver la situación desde una determinada perspectiva, lo que te ayudaría a terminar con esa relación tan tóxica.

La segunda opción, en el caso de que la primera sea imposible por los motivos que sean, es no permitir que tu autoestima decaiga. Si el desmotivador solo te indica lo negativo, tú insiste en lo positivo.

Antes de irte no te pierdas: 6 tipos de relaciones tóxicas que deberías evitar

Tienes que ser muy fuerte y estar muy seguro de ti mismo.

De hecho, puede ser toda una oportunidad estar ante este tipo de persona para reafirmarte y darte cuenta de la gran autoestima que tienes y lo fuerte que eres.