Desodorante natural y casero para pies y zapatos

Mientras que los convencionales pueden ser antitranspirantes y resultar perjudiciales a largo plazo, este desodorante natural no tapona los poros y podemos adaptarlo a nuestros gustos personales

Elaborar un desodorante natural en casa es posible con la sencilla receta que te proponemos en este artículo. De este modo evitaremos los ingredientes tóxicos y perjudiciales para la salud que incluyen la mayoría de desodorantes convencionales.

Descubre qué ingredientes necesitas y cómo preparar este desodorante natural que te servirá tanto para el cuerpo como para quitar el olor de los zapatos.

Ventajas de los productos caseros

Ventajas de los productos caseros

Los productos de higiene y cosmética que utilizamos cada día incluyen muchas sustancias que son potencialmente tóxicas para nuestra salud: conservantes, detergentes, derivados del petróleo, etc.

Por este motivo es fundamental evitarlos lo máximo posible y optar por productos ecológicos o más naturales y respetuosos con nuestra piel y nuestra salud.

El problema es que estos productos más naturales suelen ser bastante más caros, por lo que, cada vez más, muchas personas están recuperando recetas antiguas y remedios caseros para sustituir sus productos diarios.

En este caso vamos a recuperar también un antiguo remedio para elaborar un desodorante natural muy eficaz y sin riesgos para la salud.

Ver también: 6 productos naturales de belleza e higiene

¿Por qué es importante un desodorante natural?

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. A través de los poros se crean canales directos a nuestro riego sanguíneo. Por este motivo, y para prevenir toxinas que puedan llegar a nuestro organismo, es muy importante elegir un desodorante natural sin ingredientes tóxicos.

Son muy perjudiciales los llamados desodorantes antitranspirantes ya que, al impedir el sudor, tampoco permiten que el cuerpo pueda sacar esas toxinas, las cuales se van acumulando en diferentes partes del cuerpo.

Tampoco son recomendables los que incluyen ingredientes como el aluminio, un metal pesado relacionado con la aparición de enfermedades neurodegenerativas.

Aunque la zona más delicada para aplicar un desodorante son las axilas, cualquier producto que apliquemos en nuestra piel debería ser lo más natural posible.

¿Qué es un desodorante para pies?

Qué es un desodorante para pies

En este artículo proponemos elaborar un sencillo desodorante natural que nos podemos aplicar en cualquier momento del día si nuestros pies suelen sudar u oler demasiado.

Este mismo producto también lo podemos aplicar en el interior de los zapatos durante la noche para absorber la humedad y neutralizar los olores.

Aunque la receta es parecida a la de un desodorante para axilas, en este caso potenciaremos un poco la concentración de los aceites esenciales, ya que tanto los pies como los zapatos suelen tener olores más fuertes.

Ingredientes

  • 100 g de arcilla blanca en polvo fino
  • 2 ½ cucharadas de bicarbonato de sodio (25 g)
  • 20 gotas de aceite esencial de limón
  • 20 gotas de aceite esencial de menta
  • 20 gotas de aceite esencial de canela o bien una cucharada sopera de canela en polvo (10 g)

Aunque muchas personas usan talco como desodorante o como base para otros productos caseros, en esta receta preferimos optar por la arcilla, cuyos beneficios para la salud son numerosos.

El talco podría taponar los poros y ser perjudicial a largo plazo.

El talco

Podemos añadir o variar los aceites esenciales según nuestros gustos personales, respetando la proporción de las cantidades.

Hemos elegido el de limón por su aroma refrescante y su poder limpiador y astringente. La menta también nos aporta frescor, mientras que la canela lo equilibra con su poder estimulante y calorífico.

Esta combinación de ingredientes también mejora la circulación en la planta de los pies y, como consecuencia, en las piernas.

Para una persona muy friolera que quiera potenciar el calor en los pies podemos sustituir el aceite de menta, que es refrescante, por el de jengibre, que es muy calorífico.

Estos ingredientes los podemos comprar en herbolarios y tiendas de productos dietéticos y naturales.

Te recomendamos leer: Jengibre: 9 razones para incluirlo en tu dieta

¿Cómo lo preparamos?

Pondremos todos los ingredientes en un bote en el que quede bastante espacio para poder agitarlos y que los aceites esenciales impregnen bien todo el polvo.

Este desodorante no tiene problemas de conservación ni caducidad, a pesar de que con el tiempo va perdiendo el aroma. Si nos dura mucho podemos ir añadiendo gotas de los aceites esenciales y agitar un poco el bote.

  • Lo aplicaremos en los pies antes de ponernos los calcetines, todas las veces que deseemos durante el día.
  • Para los zapatos aplicaremos un poco en el interior y lo dejaremos toda la noche.