Cómo hacer un desodorante de pies casero y un tratamiento relajante

Valeria Sabater 23 noviembre, 2015
Además de ayudarnos a eliminar el mal olor y relajarnos con estos preparados caseros nos aseguramos de cuidar de nuestra salud y no emplear ingredientes que puedan sernos perjudiciales

A todos nos molesta el mal olor de los pies. Muchas veces no lo podemos evitar, ya que hemos de pasar mucho tiempo con un determinado tipo de calzado muy cerrado.

Además, se le suma el hecho de que la planta de los pies contiene un gran número de glándulas sudoríparas.

En ocasiones, el sudor de los pies se combina con el olor del material del propio zapato, con lo cual, la incomodidad aumenta. Ahora bien, existe otro aspecto que no podemos descuidar: las bacterias.

Es pues necesario que hagamos uso de algún producto que nos ayude no solo a combatir el mal olor, sino que, además, logre establecer una “atmósfera” saludable donde combatamos los hongos y bacterias.

Por ello, te invitamos a conocer cómo puedes elaborar tu propio desodorante de pies casero. ¿Te animas a tomar nota?

Cómo hacer un desodorante casero para los pies

Masajear-los-pies

Para preparar este desodorante para pies casero vamos a utilizar tres ingredientes naturales básicos para:

  • Combatir hongos y bacterias.
  • Desinfectar.
  • Aportar un frescor duradero.
  • Equilibrar el pH de la piel de los pies.

Descubre cómo tratar la sudoración excesiva

Los tres ingredientes básicos para nuestro desodorante de pies van a ser las hojas de menta, el bicarbonato y el aceite del árbol del té.

Son elementos fáciles de conseguir y que no suelen ocasionar reacciones alérgicas. Conseguirás un tratamiento eficaz que podrás usar cada día. Te explicamos cómo elaborarlo.

Ingredientes

  • ½ litro de agua
  • 5 cucharadas de bicarbonato de sodio (50 g)
  • 7 gotas de aceite esencial del árbol del té
  • 5 cucharadas de hojas de menta (50 g)

Utensilios

  • Una olla
  • Una botella de medio litro con vaporizador

Preparación

  • Vamos a empezar haciendo la infusión con hojas de menta. Para ello, ponemos a hervir el medio litro de agua con los 50 gramos de menta fresca.
  • Deja que infusione a lo largo de media hora para, después, permitir que repose otra media hora más. Pasado ese tiempo, cuela el contenido y quédate solo con el agua.
  • Ahora, en la misma olla con el agua de menta, añadimos ya los 50 gramos de bicarbonato y esas 7 gotas de aceite del árbol del té y lo removemos todo con ayuda de una cuchara.
  • ¿Siguiente paso? Muy fácil. Llevamos todo este preparado a una botella con vaporizador.
  • Deberemos agitar bien la botella antes de usar. A continuación, nos lo aplicaremos en los pies limpios y secos cada día. Permite que se seque y verás qué buen resultado te ofrece.
  • Para conseguir un efecto más potente, no dudes tampoco en vaporizar esta agua en el interior de tus zapatos para que haga efecto durante toda la noche.

Lee también 5 tratamientos para el acné

Cómo hacer polvos desodorantes y relajantes para los pies

polvos-de-talco

Ya te hemos indicado cómo preparar un desodorante de pies casero. Ahora te invitamos a descubrir una segunda opción igual de interesante: elaborar polvos desodorantes y relajantes.

¿Y por qué te puede interesar tener en casa unos polvos desodorantes? Por todas estas razones:

  • Hay mucha gente que utiliza los polvos de talco como desodorante para pies. Es un riesgo. El uso continuado e intenso del polvo de talco puede ocasionar irritación pulmonar crónica o aguda, o lo que se conoce como talcosis.
  • Los polvos de talco son en realidad un compuesto mineral de silicato de magnesio, muy útil para tratar irritaciones y eliminar el mal olor, pero peligroso para nuestros pulmones cuando lo inhalamos.
  • Podemos elaborar en casa una opción igual de eficaz para eliminar el mal olor de los pies, pero sin correr ningún riesgo. Seguirán siendo polvos, por lo tanto absorberán la humedad y, además, combatirán hongos y bacterias.

Ingredientes

  • 2 ½ cucharadas de maicena o almidón de maíz (25 g)
  • 1 ½ cucharadas de bicarbonato de sodio (15 g)
  • 3 gotas de aceite esencial de árbol del té
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

Utensilios

  • Un bol
  • Un frasco de cristal de 100 g de capacidad
  • Una cuchara

Te recomendamos leer las propiedades curativas del limón

Preparación

  • Para elaborar nuestros polvos desodorantes y relajantes para pies comenzaremos colocando la harina de maíz en el cuenco de cristal para mezclarla con los 15 gramos de bicarbonato de sodio. Remueve bien.
  • ¿Segundo paso? Muy fácil. Una vez tengas bien mezclados los ingredientes anteriores añade las 3 gotas de aceite esencial de árbol del té y las otras 5 de lavanda.
  • Nos interesa ante todo el aceite del árbol del té por sus propiedades antisépticas, bactericidas, antifúngicas y desodorantes.
  • Remueve bien de nuevo todos los ingredientes con la  ayuda de una cuchara. Es una mezcla muy refrescante y de buen olor que te agradará mucho usar cada día.
  • Ya lo tienes listo. Ahora va a ser muy importante el modo en que conserves estos polvos desodorantes para pies.
  • Puedes elegir un frasco de plástico o cristal, pero siempre será más útil este último material. Cuida de cerrarlos bien y mantenerlos en un lugar donde no les dé el sol.

Este último puedes utilizarlo al llegar a casa tras darte tu baño diario. Ambos te serán muy útiles.

Te puede gustar