6 trucos para despejar tu nariz taponada en cuestión de minutos

El vapor que se genera durante las duchas de agua caliente es un remedio muy eficaz para despejar la nariz taponada y conseguir un alivio inmediato

Los catarros son una constante en nuestras vidas, especialmente en las épocas en las que estamos expuestos a continuos cambios de temperatura, como en la entrada de la primavera o del otoño.

Los resfriados traen consigo malestar general que se ve incrementado cuando, además, tenemos la nariz taponada.

En primer lugar, no llega suficiente oxígeno a nuestro cuerpo y, en segundo lugar, si intentamos respirar por la boca, la calidad del mismo será deficiente.

Esta es la razón por la que encontrar un modo para despejar una nariz taponada es importante, ya que ayudará a mitigar las molestias de los procesos catarrales.

Así, presta mucha atención a los siguientes trucos para despejar la nariz.

1. Picante

Los alimentos picantes disuelven la mucosidad y, por tanto, te ayudarán a despejar tu nariz.

Para aprovecharte de sus propiedades, añade a tus comidas ingredientes como la  cebolla o el ajo, preferiblemente en crudo, condimentos como el wasabi o pimientos picantes, como el jalapeño o el chile serrano.

Con ello, además de añadir alimentos nutritivos a tu dieta, conseguirás tu objetivo.

2. Masajea tus senos nasales

 

Senos nasales

Los senos nasales son los espacios que se encuentran justo al lado del tabique nasal.

Aquí se acumula una gran cantidad de mucosidad, por lo que al aplicar un masaje circular en la zona, contribuirás a su disolución y a una  distribución menos molesta de la misma.

¿Cómo hacerlo?

  • Usa los dedos índice y corazón y coloca las yemas de los dedos sobre los senos, justo debajo de la oquedad ocular, y muévelos de manera circular.
  • Durante 20 ó 30 segundos, ocúpate de las zonas más cercanas a la nariz y, posteriormente, de las que están justo debajo de los ojos.
  • Por último, apoya los pulgares sobre las mejillas y haz movimientos circulares hacia afuera.

3. Controla la respiración

respiracion

¿Alguna vez se te han taponado los oídos y te has tapado la nariz para solucionarlo? Si es así, estarás bastante relacionado con esta técnica, aunque no es exactamente igual.

¿Cómo hacerlo?

  • Respira hondo y tápate la nariz. A continuación, con la nariz en la misma posición, intenta expulsar el aire mientras caminas hasta que empieces a sentir cierta incomodidad.
  • En este momento, quita las manos y respira la normalidad, siéntate y comprobarás cómo en unos minutos habrás conseguido despejar tu nariz.

4. La tradición manda: aplica una solución salina

En este caso tienes dos opciones: comprar el líquido en la farmacia o elaborarlo por tu cuenta en casa. En el caso de que optes por preparlo en casa, sólo tienes que hervir agua con sal y dejarla enfriar.

Una vez lista, usa una jeringa para verter el líquido por tus fosas nasales para que funcione como disolvente y despeje la nariz taponada inmediatamente.

5. La menta: enemiga de la mucosidad

Remedio para la congestión nasal

La menta se ha usado desde antaño en los catarros para aliviar cualquier problema respiratorio, debido a que contiene ácido acético y ácido ascórbico.

La potencia de estas sustancia es tan efectiva que con usar un par de veces los inhaladores de mentol o acercándote el clásico ungüento mentolado a las vías respiratorias, sofocarás tus problemas en unos minutos.

6. Date una ducha caliente

El vapor de agua traspasará tu sistema respiratorio, de manera que diluirá la masa que impide que te llegue la cantidad de aire necesaria.

Además, seguro que cierta cantidad de agua caliente se introducirá directamente en la nariz, con lo que conseguirás que se descongestione.

No tengas miedo de empeorar tu estado con esta ducha para despejar tu nariz. Cuando salgas del baño, sécate bien y no habrá problema. Además, ten en cuenta que debes librarte de los microbios que te producen los estornudos o la tos.

Toma buena nota de estos consejos ya que, lamentablemente, tarde o temprano todos terminamos necesitándolos.

Gracias a ellos, podrás  ganar bienestar cuando tú o alguien de tu entorno contraiga un resfriado. Merece la pena intentarlo.