¿Qué hacer después de un ataque al corazón?

Brunilda Zuñiga 25 septiembre, 2016
Aunque no tiene por qué ser grave, un ataque al corazón no deja de ser una señal de aviso de nuestro organismo, por lo que debemos empezar a cuidarnos

Sufrir un ataque al corazón es siempre un evento que llega de imprevisto y nos cambia la forma de ver la vida para siempre.  

Un infarto agudo de miocardio es una situación de gran peligro y puede dejar daños severos al corazón, conducir a un paro cardíaco e incluso llevarte a la muerte.

Un ataque al corazón es siempre una emergencia médica y sobrevivir a uno es cuestión de tener un buen estado de salud y de una actuación rápida.

Gracias a los grandes avances de la medicina, y un poco de suerte, existe la posibilidad de que tengas una buena oportunidad de vivir durante mucho tiempo con un buen estado de salud.

Presta atención a tu cuerpo

Descubre el hospital donde se permite a las mascotas visitar a sus dueños

Una vez que la emergencia médica ha sido tratada, tu trabajo apenas comienza. Existen muchas cosas que debes hacer para poder optimizar tu salud cardiovascular a largo plazo.

Por desgracia, en este crucial momento es donde tú o tus médicos tenéis más probabilidades de perder el control.

Una vez que ya te han dado de alta después de tener un ataque al corazón “sin complicaciones”,  que, por lo general, es un par de días después de haber sufrido el ataque, existen algunos cuidados vitales que solemos ignorar.

Ten en cuenta que debes estar muy atento. Quizás el ataque al corazón fue causado por una ruptura repentina de una placa aterosclerótica en una de tus arterias coronarias.

Si es así, entonces la ruptura produjo una obstrucción en la arteria y causó que alguno o todos los músculos del corazón suministrados por dicha arteria quedasen dañados de forma permanente.

Te recomendamos leer: Batidos para destapar las arterias

Ten en cuenta estos 3 factores importantes:

  • Tienes una disfuncionalidad en la arteria coronaria (DAC), que es una condición médica crónica y progresiva.
  • Una parte de tus músculos cardíacos ha quedado dañada y la parte sana restante está trabajando quizás hasta el doble para poder tomarle relevo.
  • Ahora tienes tejidos cicatrizándose en los músculos cardíacos afectados. Esto puede estar generando una rigidez más alta de lo normal en tu corazón.

Ahora que conoces estas cosas, es obvio que tienes mucho trabajo aún por delante, pero lo vale si quieres una buena calidad de vida.

Trabaja en compañía de tu médico de cabecera

escuchar al medico

Teniendo en cuenta estos hechos, existen 3 cosas principales a las que debéis prestar atención, tanto tú como tu médico, al día siguiente del ataque:

  • Toma todas las medidas de prevención para evitar otro ataque al corazón. Considera que debes reducir los riesgos tanto inmediatos como a largo plazo.
  • Evalúa con precisión el alcance de los daños y sigue al pie de la letra las prescripciones y el tratamiento que tu médico te indicó para prevenir una insuficiencia cardíaca.
  • Infórmate acerca de los riesgos de la muerte súbita y si es necesario tomar terapias preventivas.

Tu médico y tú debéis trabajar como aliados en cada una de estas áreas de enfoque para asegurar tu supervivencia a largo plazo después de un ataque al corazón.

Lee también: Según un estudio, una proteína del corazón nos ayudaría a diagnosticar antes el párkinson

Factores de control

Fumar

Mientras trabajas en los puntos anteriores, también debes tener en cuenta esta lista de precauciones:

  • Infórmate correctamente. Verifica si has sido instruido de manera adecuada sobre las señales de advertencia y síntomas de un ataque al corazón y las acciones que debes emprender si vuelves a experimentarlos.
  • Si fumas, toma en cuenta muy seriamente dejar de hacerlo. De ser necesario, busca programas de ayuda para abandonar el hábito.
  • Alimenta tu corazón. Asegúrate de haberte instruido correctamente en cómo llevar una dieta saludable que sea amigable con tu corazón y te ayude a cuidarlo.
  • Controla tu peso. Habla con tu médico sobre tu peso actual y toma consciencia sobre si debes adelgazar y cuánto debes hacerlo.
  • Cuidados fundamentales en las siguientes 4 a 6 semanas. Estas son las etapas más cruciales de cuidado. Por esto debes hablar muy claramente con tu médico sobre cómo debes actuar y qué tanta actividad física debes tener.

Toma en cuenta el retomar la actividad física. Pregunta cuándo podrás conducir nuevamente, cómo reiniciar el ejercicio, cuándo retomar la actividad sexual, aclara todas tus dudas y sigue cada recomendación al pie de la letra.

  • Vigila la salud de tus arterias. Evalúa su estado y evita complicarlo. Para ello debes controlar tus niveles de estrés.
  • Conoce qué exámenes se te deben practicar. Asegúrate de que se te realicen estudios como el de talio, cateterismo cardíaco, ecocardiograma e insuficiencia cardíaca.

Al menos uno de los anteriores se debe hacer con el fin de medir la fracción de eyección.

  • Conoce tus niveles. Ten en cuenta tus niveles de colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL, triglicéridos, presión sanguínea, glucosa en sangre y fracción de eyección.
  • Tus medicamentos. Apréndete los nombres de tus medicinas y las dosis prescritas para ti.

Si acabas de pasar por un ataque al corazón es importante que te tomes las cosas con calma por unos días. El día después de este evento lo debes pasar en reposo para evitar cualquier contratiempo.

Es buena idea que pienses en aquello que te ha llevado a este estado, pero no te culpes ni preocupes en exceso. Estas dos actitudes no ayudan en nada.

Comienza a crear un plan para tener una vida más sana de ahora en adelante y trata de hacerte a la idea de que muchas cosas cambiarán.

Te puede gustar