Detección de problemas en catéteres venosos centrales

También denominadas como dispositivos de acceso venoso central o líneas centrales, los catéteres venosos centrales consisten en una herramienta médica de gran relevancia en el ámbito de los accesos vasculares.

Los catéteres venosos centrales consisten en una herramienta médica de gran relevancia en el ámbito de los accesos vasculares. Es utilizada para administrar medicamentos, así como productos sanguíneos, fluidos o nutrientes directamente en la sangre del paciente.

Un segundo uso también muy generalizado de los catéteres venosos centrales es el de extracción de sangre que se utiliza para realizar pruebas a la persona.  Estas herramientas también pueden denominarse como dispositivos de acceso venoso central o líneas centrales.

Cabe mencionar los importantes avances que se han producido a lo largo de los últimos años en medicina. Todos ellos enfocados a la mejora y el desarrollo de estos dispositivos.

Existe una gran variedad de tipos de catéteres venosos centrales. Los más conocidos y comunes son el puerto y la línea PICC. El procedimiento que debe seguirse para el correcto funcionamiento del dispositivo, así como los cuidados y precauciones que deben tomarse, depende del tipo de acceso que esté siendo utilizado.

Independientemente, es imprescindible que todos los procesos se realicen siempre de manera protocolizada.

Concepto y características de los catéteres venosos centrales

Sangre venosa.

Los catéteres venosos centrales son una forma eficaz y muy utilizada de acceso vascular. En concreto, hay una serie de situaciones en las que están especialmente indicados como método a seguir por los profesionales. Estas situaciones son las siguientes:

  • En pacientes con contraindicación de diálisis peritoneal que además presentan imposibilidad para realizar fístulas arteriovenosas.
  • Que exista una gran dificultad o imposibilidad para realizar un acceso vascular adecuado. Esto suele estar debido a una falta de desarrollo venoso o mal lecho arterial.
  • En caso de que el paciente sufra un fracaso renal agudo o crónico en el que se precise de forma urgente una hemodiálisis.
  • Si el paciente debe recibir hemodiálisis por períodos cortos en espera de trasplante renal de donante vivo.
  • En el caso de que concurran circunstancias especiales. Estas pueden ser el deseo expreso del paciente, una contraindicación expresa del profesional médico debido al estado cardiovascular, o determinadas enfermedades malignas.

Cabe mencionar que existen diferentes opiniones profesionales enfocadas a clasificar los distintos catéteres venosos centrales. Sin embargo, hay una especialmente relevante que diferencia entre los tunelizados y los no tunelizados.

Tanto unos como otros requieren prácticamente los mismos cuidados básicos de enfermería, aunque después presenten ciertas diferencias.

Los catéteres venosos centrales tunelizados son aquellos que tienen el objetivo de ser utilizados durante más de cuatro semanas. Los no tunelizados, en cambio, están enfocados a ser utilizados durante un tiempo inferior a tres o cuatro semanas.

Quizá te interese: ¿Qué es un angioma venoso?

Cuidados y precauciones en su utilización

En primer lugar, se debe mencionar que los objetivos de las precauciones que se toman con los catéteres venosos centrales están siempre dirigidos a obtener el mayor rendimiento posible en las prácticas que se estén realizando.

Así mismo, se pretende minimizar los factores de riesgo que pueden surgir de las posibles complicaciones. En el caso de que estas complicaciones se produzcan, lo importante es ser capaz de detectarlas precozmente.

Tanto la detección precoz de estas complicaciones como la minimización de los riesgos podrán desarrollarse adecuadamente sin problemas. Para ello, debe realizarse una buena observación, valoración y planificación de los cuidados por parte de los profesionales.

De hecho, el correcto desarrollo por parte del personal sanitario de su trabajo es lo más importante de cara a que el acceso vascular vaya a funcionar bien.

Independientemente, gracias a los últimos avances tecnológicos y la evolución de la medicina moderna, se puede hablar de una cada vez mayor permeabilidad y supervivencia de catéteres venosos centrales. Cabe mencionar la aparición de materiales más biocompatibles, gracias a los cuales se facilita la realización de estos objetivos.

Descubre: Efectos secundarios de la digoxina

Así mismo, existen ciertas conductas que deben llevarse a cabo siempre por los profesionales. Estas permiten y facilitan el correcto desarrollo de cualquier manipulación, conexión, desconexión y sellado de catéteres venosos centrales. Así, entre otras medidas, según las medidas universales de asepsia:

  • Son obligatorios el uso de campo, bata y guantes estériles en todo momento.
  • Tanto los profesionales que realicen el trabajo, así como el paciente, deben usar mascarilla.

Cabe mencionar que el concepto de asepsia consiste en la ausencia de materia séptica, un estado sin infección. Esto quiere decir que se elimina y evita cualquier sustancia que pueda causar putrefacción, así como cualquier germen patógeno.

  • Hamilton, H., & Bodenham, A. R. (2009). Central Venous Catheters. Central Venous Catheters. https://doi.org/10.1002/9780470750186
  • O’Grady, N. P., Alexander, M., Dellinger, E. P., Gerberding, J. L., Heard, S. O., Maki, D. G., … Underwood, M. A. (2002). Guidelines for the prevention of intravascular catheter-related infections. American Journal of Infection Control. https://doi.org/10.1067/mic.2002.129427
  • Bourgeois, F. C., Lamagna, P., & Chiang, V. W. (2011). Peripherally inserted central catheters. Pediatric Emergency Care. https://doi.org/10.1097/PEC.0b013e31821dc9b6
  • Walker, G. M., & Hajivassiliou, C. A. (2016). Central venous access. In The Surgery of Childhood Tumors. https://doi.org/10.1007/978-3-662-48590-3_38